go to content

19 fotografías de las últimas mujeres sobrevivientes chinas con pies vendados

La tradición, en su momento venerada y ahora prohibida, se perderá con estas mujeres. La fotógrafa Jo Farrell está documentando sus vidas y, claro, sus pies. ATENCIÓN: imágenes gráficas.

publicado

La fotógrafa británica Jo Farrell está documentando una tradición que va a desaparecer con las mujeres más ancianas de China: el vendado de pies.

El proceso de vendado de pies (también llamado "pies de loto") comienza antes de que el arco del pie pueda desarrollarse por completo, entre los 4 y 9 años de edad.

Después de ponerlos en remojo con hierbas de plantas y sangre de animal, los pies se doblan por la planta y se vendan con un vendaje de algodón.

Los dedos y el arco se romperían con fuerza. Desvendar. Volver a vendar. Volver a vendar más apretado. Y una vez más.

Lo mejor era que alguien que no fuera tu mamá lo hiciera: ellas los vendarían flojo seguramente por lástima.

Se cree que esta tradición tiene su origen en los bailarines de clase alta de la corte de la China imperial del siglo XX, antes de extenderse a las clases más bajas.

Al afectar a la capacidad de caminar, se vio como un símbolo de riqueza (la gente rica no necesitaba caminar o trabajar en los campos).

Hubo varios intentos de prohibir la tradición desde el 1600, pero no se prohibió hasta principios del siglo XX.

Farrell dijo a BuzzFeed: "Pregunté a mis compañeros si sabían de alguna mujer que todavía estuviese viva con los pies vendados y ellos dijeron que era muy poco probable".

"En todo momento, pregunté si alguien conocía a alguna mujer anciana. Un conductor me dijo que escuchó una conversación en la que se dijo que su abuela tuvo los pies vendados. Me dispuse a ir a conocer a su abuela (Zhang Yun Yinh, en la foto de arriba) a un poblado remoto de la provincia de Shandong".

"Dos de sus amigas también tuvieron los pies vendados, pero rechazaron formar parte del proyecto".

Jo Farrell

Los pies de Zhang Yun Ying con zapatos de loto. La última fábrica que realizó zapatos de loto cerró en 1999.

"Tengo algunas fotografías de ellas sentadas comiendo sandía y hablando. Publiqué las fotografías en un catálogo de exposición y las expuse en la Galería Hoopers de Londres en 2006.

Envié copias del catálogo a las mujeres de las fotos y cuando regresé a la provincia de Shandong en 2007, todas dijeron que querían salir en el siguiente libro".

"La abuela de mi traductor (Su Xi Rong, fotografiada) también tuvo los pies vendados y vivía a 60 kilómetros de allí. Fui a su casa y también formó parte del proyecto".

"Me di cuenta de que ella tenía los pies vendados, paré el taxi y corrí tras ella para preguntarle si podía ir a su casa para fotografiarle los pies".

"Esta generación de mujeres ha vivido tiempos increíbles: el vendado de pies, la Revolución Cultural, la invasión japonesa y la Gran Hambruna".

"La práctica del vendado de pies no solo fue considerada como algo hermoso, sino que además se consideró necesario para casarse y para tener una vida mejor".

"Pero esto es en gran parte porque los agricultores campesinos, durante estos tiempos difíciles, tuvieron que trabajar en el campo en lugar de ser sedentarios".

"Ellos siempre señalan, y creo que es con un sentido de orgullo, que sus pies eran mucho más pequeños".

"Al haber tenido los pies vendados durante 50 o 60 años, los pies se extendieron. No obstante, ellas lograron la belleza de su sociedad".

"Ellas no querían sentirse excluidas. Querían asegurarse de tener un buen futuro y un buen matrimonio con una familia pudiente".

El libro de Jo Farrell Living History (Historia viva) está disponible en la Galería de los fotógrafos y en su página web.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss