back to top

El gobierno checheno presuntamente está secuestrando y asesinando a hombres gays

Sin embargo, el gobierno checheno niega que ni siquiera existan hombres gays en Chechenia. "No es posible arrestar u oprimir a personas que simplemente no existen en la república", declaró a Interfax un portavoz.

publicado
El líder de Chechenia, Ramzan Kadyrov
Natalia Kolesnikova / AFP / Getty Images

El líder de Chechenia, Ramzan Kadyrov

El sábado, un periódico ruso informó de que las autoridades locales de Chechenia están detrás de la desaparición de más de 100 hombres gays en esta república de mayoría musulmana.

Esta revelación vino de Novaya Gazeta, un periódico privado conocido por sus investigaciones. Según el periódico, un gran número de hombres habrían sido detenidos, incluidas dos personalidades de la televisión local. Al menos tres habrían sido asesinados, afirmó el periódico, aunque sin desvelar los nombres de las víctimas.

El autor del artículo señaló que había confirmado las desapariciones de fuentes procedentes del "Ministerio del Interior de la República de Chechenia, dentro del gobierno federal, el departamento del FSB (la inteligencia nacional) en Chechenia, la oficina del fiscal y, por último, activistas LGBT locales".

Según Noveya Gazeta, desde principios de marzo se respira una atmósfera antigay en Chechenia. Fue entonces cuando el grupo a favor de los derechos de los gays con base en Moscú GayRussia.ru puso en marcha una iniciativa para solicitar permisos para organizar manifestaciones por los derechos de los gays en toda Rusia. Este intento estaba destinado al fracaso, según Nikolai Alexeyev, organizador del proyecto, pero los permisos denegados se recopilaron para enviarlos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, como prueba de la supresión de los derechos de los gays en Rusia.

La decisión de incluir en la inciativa a Kabardino-Balkaria, otra república de mayoría musulmana del norte del Cáucaso, provocó protestas tras su difusión en los medios locales y desencadenó la actual serie de desapariciones en Chechenia.

Según Noveya Gazeta, la policía chechena calificó la operación como "neutralización preventiva" de personajes indeseables.

El presidente checheno, Ramzan Kadyrov, puede dirigir Chechenia sin muchas restricciones por parte del gobierno federal, siempre que mantenga la región, que intentó independizarse en la década de 1990, leal a Moscú. Ha conseguido hacerlo de tres maneras: usando el dinero federal para reconstruir la prácticamente destrozada capital, Grozny; adaptándose a las costumbres locales, por ejemplo, obligando a las mujeres a usar el hijab en espacios públicos, para controlar a los potenciales extremistas; y participando en las violaciones de los derechos humanos de las que se le acusan, para mantener a la población a raya.

Tras la publicación del artículo de Novaya Gazeta, el gobierno de Chechenia ha ido más allá, y ha negado que esos hombres hayan desaparecido; para empezar, rechazó la idea de que existan hombres gays en Chechenia.

"No es posible arrestar o reprimir a personas que simplemente no existen en la república", declaró el portavoz de Kadyrov, Alvi Karimov, a Interfax. "Si existiera ese tipo de gente en Chechenia, los órganos encargados de hacer cumplir la ley no tendrían nada que hacer, porque sus propios parientes les enviarían a algún lugar del que no es posible volver".

Karimov se estaba refiriendo a la idea de que, en la profundamente conservadora república, los parientes de los gays arrestados practicarían un "asesinato por honor" para librarse de la humillación. Novaya Gazeta especuló sobre que algunos de los gays detenidos habrían sido puestos en libertad por falta de pruebas, pero con la esperanza de que sus familias hicieran justo eso.

Ekaterina Sokirianskaia, la directora rusa de proyecto del International Crisis Group, confirmó a The Guardian que estaba al tanto de las desapariciones denunciadas. "He sabido lo que está pasando en Grozny, fuera de Grozny y entre personas de muy distintas edades y profesiones", declaró. Pero advirtió de que aún no es un caso completamente verificado. "Es prácticamente imposible obtener información de las víctimas o sus familias, pero la cantidad de indicios que estoy recibiendo de diversas personas hacen que sea difícil no creer que las detenciones y la violencia estén ocurriendo realmente".

Aunque, aparentemente, el gobierno federal no está detrás de los arrestos, el presidente ruso Vladimir Putin ha convertido su oposición a los derechos de los gays en una de las bases de sus políticas nacionales e internacionales. En 2013, Rusia aprobó una legislación que prohibían la "propaganda gay". Se presentó como una forma de proteger a los niños del país y evitar que aprendieran sobre la homosexualidad, pero, en la práctica, se ha convertido en algo genérico que se usa para perseguir a las personas LGBT.

Este artículo ha sido traducido del inglés.