back to top

38 Cosas dolorosas y terribles que la mayoría de las chicas han experimentado

Nada te irrita más que un tampón seco.

publicado

1. Cuando te pones un tampón pero no quedó lo suficientemente dentro, de forma que queda este pequeño pedazo que irrita un poco, y estás tratando de sostener una conversación en el trabajo pero en todo lo que puedes pensar es en tu pequeño tampón irritante que tiene un pedacito irritante que te irrita.

2. ¡Sacar un tampón seco! ¡Santa madre de Dios!

3. Cuando duermes con una toalla sanitaria que no es lo suficientemente larga y un poco de flujo de sangre de alguna forma llega hasta tu trasero por la noche, se sale de la toalla y mancha tus pantalones.

4. Cuando la siguiente noche dices: "NO LO HARÁS ESTA VEZ, MANCHA EN EL TRASERO", y acomodas la toalla mucho más atrás esta vez, entonces QUIÉN LO IBA A DECIR un chorro de sangre viaja AL OTRO LADO y mancha tus pantalones por delante. Y entonces tú te preguntas, "¿Cómo?"

5. Cuando has salido por la noche y crees que luces fabulosa, pero luego vas al baño y te das cuenta que tienes lápiz de labios por toda la cara y dientes.

6. Cuando subes las escaleras frente a un chico y de pronto estás demasiado consciente del hecho de que tu trasero está en su cara.

7. Cuando te pones algo de rímel y te queda un grumo, así que usas el cepillo de nuevo para tratar de quitarlo, pero luego hay dos grumos y luego lo haces de nuevo hasta que tienes grumos infinitos.

8. Cuando hay un misterioso pedacito de piel seca y puntiaguda a un costado de tu uña, así que intentas arrancarlo, pero solo empieza a jalarse cada vez más atrás en lugar de arrancarse, y continúa así HASTA QUE DE PRONTO TODA LA UÑA SE HA RASGADO Y TU ESTÁS GRITANDO DE AGONÍA.

9. Agarrar tu uña con la navaja al depilarte.

10. Arrancarte un pedazo de rodilla mientras te depilas.

11. Quitarte una sección de tu tobillo al depilarte.

12. Cuando una persona en la calle te detiene e incómodamente te dice, "Eh, lo siento, pero creo que tu falta se atoró", así que te tocas y te das cuenta que le estás mostrando tu trasero a todos.

13. Cuando tus vellos púbicos se atoran en la parte con pegamento de una toalla sanitaria y no hay nada que puedas hacer sino arrancarlos, sola en un cubículo del baño, llena de tristeza y arrepentimiento.

14. Cuando voluntariamente usas tu dinero ganado con esfuerzo para que alguien arranque el vello de tu cuerpo, y sospechas que es debido al patriarcado, pero lo haces de todas formas.

15. Cuando tus medias empiezan a bajarse cada vez más hasta que estás casi segura de que la entrepierna está más abajo que tu vestido. Pero tienes compañía educada, así que no puedes revisar y adoptas una especie de postura amplia como héroe de acción para impedir que baje más.

16. Cuando tienes gases durante tu periodo, pero también tienes que trabajar. Y luego se te sale uno silencioso y apestoso. Y solo te alejas y esperas que se culpe a alguien más porque una chica linda y bonita nunca podría producir ese monstruo.

17. Intentar arrancar algo de piel seca de tu labio y en cambio, solo terminar arrancando todo un pedazo de piel. QEPD labio.

18. Salir a una cita y darte cuenta de que tienes un enorme vello en la barbilla, como un monstruo de tres pulgadas de largo, y no hay nada que puedas hacer al respecto hasta encontrar un baño. ¿Tu acompañante ya se dio cuenta? Probablemente.

19. Que tu cabello se atore en el cinturón de seguridad.

20. Cuando envuelves una toalla sanitaria y la colocas en la basura de una casa compartida, pero luego regresas después y de alguna forma se desenrolló y se salió del papel de baño en que la habías envuelto, y ahora está justo ahí A LA VISTA DE TODOS en todo su sangriento esplendor.

21. Limpiar tu trasero en la ducha y encontrar un cabello largo entre tus glúteos.

22. Y luego jalarlo y darte cuenta que está enredado a otro.

23. Y otro.

24. Y luego buscar más a profundidad y encontrar toda una bola de cabellos misteriosa. ¿Cuánto tiempo llevas ahí, bola de cabellos? Nadie lo sabrá nunca.

25. Que una pestaña caiga directamente en tu globo ocular.

26. Cuando crees que te has quitado todo el maquillaje, pero a la mañana siguiente encuentras una cosa negra y pegajosa en tu ojo. La jalas y solo sigue saliendo y saliendo de su escondite en la cuenca de tu ojo.

27. Ir a que te arreglen las cejas y que te arranquen un pedacito de piel.

28. Ponerte un vestido ajustado y que tu piel se atore en el cierre.

29. Llevar lápiz labial en el bolsillo de tu abrigo o bolso y no darte cuenta hasta DÍAS después que la tapa se cayó y se embarró por todas partes.

30. Salir con zapatos nuevos y no darte cuenta hasta que es demasiado tarde de que están ARRANCANDO LA PIEL DE TU TALÓN. Así que haces lo mejor posible para ignorar la sensación de la piel arrancándose de tu tobillo y como la sangre se junta en tu zapato, lol.

31. Que tus medias se corran de camino al trabajo.

32. Tirar una base de maquillaje costosa y escuchar como se rompe el frasco. Y luego tener que limpiarlo todo.

33. Que tu cabello se atore en la parte de atrás de la secadora de cabello.

34. Cuando un hombre viejo y repulsivo dice: “Bueno, eres una jovencita adorable” u otra cosa similar de forma asquerosa y horrible, de como lo diría un abuelo.

35. Enviar un mensaje de texto a la persona equivocada. Un mensaje de texto malo. Un mensaje de texto sexy.

36. Cuando llevas a alguien a tu casa y quieres desnudarte pero tu vestido es demasiado ajustado y tienes que torcerte de forma terrible para quitártelo y se queda atorado a la mitad, y solo estás ahí parada con tu trasero al aire y tu cabeza atorada en el algún punto alrededor de la cintura y no dejas de decir "¡Lo siento, lo siento, jaja, un segundo!".

37. Echarte un gas durante el sexo. ¡Sí sucede, chicas! Solo sucede. Esos peditos simplemente se escapan a veces. Déjalos vivir.

38. Cuando el ginecólogo dice, "¡Solo sentirás un pequeño pellizco!".

Este post fue traducido del inglés.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss