back to top

La junta electoral cree que vivir en Rusia no es excusa para que este hombre no sea mesa el 20D

"Ni Rusia ni Rusio" - La junta electoral.

publicado

Entre Moscú y Manoteras hay unos 4.000 kilómetros de distancia.

Es un viaje de unas 40 horas en coche y más de 5 en avión.

Así que cualquiera diría que vivir en Rusia es un motivo de peso para no acudir a la mesa electoral en las elecciones del 20 de diciembre.

Publicidad

Cualquiera menos la junta electoral, que no lo considera una excusa válida en el caso de Javier, un periodista madrileño que vive en Moscú.

VIVIR en RUSIA no es justificación suficiente para no estar en mesa electoral.Olé los cojones de la junta electoral😂

Según nos cuenta Javier, cuando llegó a Rusia a finales de octubre no tuvo tiempo de ir inmediatamente al consulado porque tenía que buscar piso y poner en regla sus papeles. Aparte, su trabajo como periodista en un medio del país también le quitó tiempo.

"En cualquier caso, darnos de alta en el extranjero nos hace más mal que bien a los españoles. Primero, porque perdemos automáticamente la cobertura sanitaria. Chan, chan, después de 10 años currando y pagando impuestos, basta ser residente de otro país un sólo día para quedarse sin sanidad".

Publicidad

Javier se puso en contacto con la junta electoral por correo electrónico y en persona mediante su padre. En ambos casos, presentó lo siguiente:

"Fotos del pasaporte español, del registro de entrada en Rusia, del visado de trabajo ruso con traducciones y las fechas bien visibles, la de entrada y la de finalización (18 de junio de 2016); fotocopia del permiso de trabajo en ruso, foto de mi tarjeta de acceso al trabajo y el impreso de solicitud de excusa rellenado con todo explicadito".

"Es normal que me tocase estar en las elecciones si aún no había avisado del cambio de residencia. Lo que no es normal es mandarles mil pruebas de que ya no vivo allí y que aún así lo rechacen"

Aunque según la carta "no cabe ulterior recurso" ("parece un palabro de la hora chanante", se ríe Javier), el periodista acudió al consulado, donde le han dado un certificado de residencia que ha enviado de nuevo a la junta. Por el momento, no ha tenido respuesta.

Una visita exprés está descartada y no solo por lo complejo -y caro- del viaje, sino porque ese fin de semana le toca trabajar. Es decir, que podría enfrentarse a una multa de 800 euros y a entre 3 meses y un año de cárcel por no acudir a la mesa en las elecciones. "Sé que es más grave para la Fiesta de la Democracia esto que reformar mi casa con dinero negro o pasar a ser consejero de una eléctrica o una teleco tras años legislando para ellas".

Estamos en redes sociales: