back to top

16 Problemas que sólo puede entender un inquilino argentino

La odisea de buscar un hogar alquilado ante la imposibilidad de ser propietario.

publicado

1. El dueño nunca se hace cargo de los arreglos.

2. Muchas veces, el inquilino debe pagar las expensas extraordinarias.

3. Los aumentos se hacen, incluso, cada seis meses.

4. El dueño nunca devuelve el depósito (aunque no haya roturas que deba arreglar).

5. Si el propietario ya tiene contratada una empresa de telefonía, no puede cambiarse por una mejor ni más barata.

6. Para ingresar, hay que dejar todos los ahorros: como mínimo, un mes de alquiler por adelantado, un mes de depósito y uno o dos meses de comisión para la inmobiliaria.

7. La garantía no puede usarse para más de un alquiler, ni ser de una propiedad ubicada en otro partido que donde se pretende alquilar.

8. Si un arreglo le corresponde al consorcio, el dueño no se hará cargo, aunque pasen años y ni siquiera haya agua en la propiedad.

9. La reducida oferta de propiedades en alquiler pone al inquilino en aprietos y lo obliga a aceptar condiciones abusivas.

10. Cada vez más, los contratos imponen que los impuestos también los pague el inquilino.

11. El inquilino no tiene voz ni voto en las reuniones de consorcio. El propietario no asiste a ellas jamás.

12. A veces, el inquilino suele convertirse en un emisario de mensajes entre el encargado y el propietario.

13. Ante el vencimiento del contrato, el inquilino se ve en la encrucijada de pagar el aumento exagerado que el dueño impone o desembolsar una fortuna en mudanza y requisitos para alquilar otra propiedad.

14. La letra chica del contrato siempre perjudica al inquilino.

15. Nunca nadie sabrá cuánta gente tiene la llave de una misma propiedad.

16. Y siempre pero siempre habrá un vecino que se destaque por sus ruidos molestos.