back to top

16 Trucos para comer un poquito más saludable sin estar a dieta intensa

Sustitutos deliciosos, para comer bien y mantenerte en forma.

publicado

1. En lugar de comprar pan blanco, compra pan de grano entero.

Olgakr / Getty Images

Ojo, no todo el pan que es marroncito o que se vende como integral es el más saludable: debes asegurarte que sea whole grain, bajo en azúcar y sodio y sin, o con un mínimo de, harina.

Publicidad

3. Cambia los huevos fritos por huevos ponchados o hervidos.

Mizina / Getty Images

Los huevos hervidos son súper fáciles de hacer: los lanzas en agua con un poco de sal y listo. Sin embargo, si te sientes gourmet, los huevos ponchados (también llamados escalfados) son súper deliciosos. Aquí te dejamos cómo lograrlos.

4. Dale un giro inesperado a tus comidas: cambia el arroz por coliflor.

Alleko / Getty Images

Seguro que esta opción no te la veías venir. Pues es un platillo súper creativo y delicioso para comer de forma saludable sin sacrificarte demasiado: corta el coliflor y cocínalo como arroz.

5. Para que nunca te falten snacks saludables: ten siempre en la nevera bolsitas con tiras de zanahoria, apio, pimentón y/o pepino.

Olena Beisiuk / Getty Images

Si las comes solas es formidable, pero como la vida no puede ser tan aburrida, algunas veces las puedes mojar en hummus.

6. Si tienes antojo de papitas o golosinas, opta por comer palomitas de maíz hechas con aire caliente (sin aceite).

Towfiq / Getty Images

Compra las palomitas más orgánicas y saludables que encuentres y cocínalas en el microondas o con una máquina especial y sin aceite.

7. Cómprate un utensilio para cortar los vegetales en espiral, y prepáralos de vez en cuando como sustitutos de la pasta.

Olgamiltsova / Getty Images

Le llaman Spiralizer y básicamente son máquinas que te ayudan a cortar en tiritas a los pepinos, las zanahorias, el betabel, entre otros. La idea es que luego los prepares como una pasta, con salsa, queso y todo lo sabroso.

Publicidad

9. Siempre ten uvas congeladas en la nevera, y cómetelas como si se tratara de caramelos.

Creative-family / Getty Images

Estas delicias son la salvación para esos momento en los que estás haciendo un maratón de Netflix y se te antoja comer algo dulcito.

10. Algunas veces, aventúrate y cambia las tortillas o panes por lechuga.

Cjm1 / Getty Images

Ok, obviamente nada es más rico que un taco en su tortillita caliente, pero algunas veces podemos refrescar nuestro menú sirviendo nuestras cenas o almuerzos encima de una hoja de lechuga. Vale la pena probar.

11. Siempre que vayas a un restaurante, resiste la tentación de pedir refrescos y opta por agua.

Pcholik / Getty Images

Si necesitas más que un sencillo vaso con agua, pide mucho hielo y rueditas de limón. Puntos extra si te pueden echar menta, lo amarás.

Publicidad

15. Elige el chocolate negro por encima del chocolate de leche.

Eva-katalin / Getty Images

El chocolate negro tiene menos grasa y azúcar agregada. Eso sí, asegúrate que tenga al menos 65% de cacao... y claro, cómelo con moderación.

Patrocinado