Ir directo al contenido
    20 ago. 2018

    21 Trucos para cuidar un poquito más al planeta sin cambiar tu vida entera

    Rechaza, reduce, reusa y recicla. Repite.

    1. El primer paso es aprender a vivir con la filosofía de las "Cuatro Rs": rechaza, reduce, reusa y recicla.

    Katarzynabialasiewicz / Getty Images

    - Rechaza: todo lo que te ofrezcan y no necesites.

    - Reduce: el consumo de lo que necesitas, pero causa impacto negativo en el planeta.

    - Reusa: sácale el mayor provecho a lo que tengas.

    - Recicla: todo lo que sea posible.

    2. Cambia tu cepillo de dientes de plástico por uno de bambú.

    Kuzmik_a / Getty Images

    A diferencia de los cuatro billones de cepillos de plástico que terminan anualmente en las basuras, o matando peces en el mar, el cepillo hecho de bambú es biodegradable (y se verá más estiloso decorando el baño de tu casa).

    3. Compra una botella para el agua hecha de vidrio o acero inoxidable.

    Leopatrizi / Getty Images

    Invierte en una botella de agua que pueda acompañarte a todos lados, de esta forma te mantendrás hidratado/a, darás tu granito por conservar el planeta y, seguramente, ahorrarás más dinero a largo plazo.

    Las de acero inoxidable mantienen el agua fría por HORAS y no pesan, mientras que las de vidrio son geniales para tenerlas en tu escritorio.

    4. Lleva una taza reusable cuando vayas a comprar café.

    Getty Images

    Solo debes pedir que, en lugar de que te sirvan el café en una taza desechable, lo hagan en la taza que les llevas. También deberías hacerlo en tu oficina, donde lo ideal es que tengas tu propia taza en el escritorio, y evitar usar las de cartón.

    5. Llegó la hora de decirle adiós a los popotes/pajitas/pitillos de plástico y comprar uno reciclable.

    Michellepatrickphotographyllc / Getty Images

    Puedes comprar los que están hechos de bambú, acero inoxidable, papel, silicón, vidrio especial, o simplemente no usar ninguno, y listo. Es muy importante renunciar a este producto de plástico y aquí te explicamos por qué.

    6. Ten *siempre* una bolsa reusable en tu cartera.

    Paylessimages / Getty Images

    Aquí te dejamos 18 razones para no usar bolsa de plástico NUNCA MÁS EN TU VIDA. Te recomendamos usar bolsas de tela o de cualquier material reciclable, pero, por favor, cuando te ofrezcan una bolsa plástica di "no, gracias".

    7. Tampoco metas las frutas y vegetales es las bolsas delgadas que te ofrecen en los mercados, no es necesario ni obligatorio.

    Guruxoox / Getty Images

    Puedes arrojarlas directamente al carrito/cesta, o meterlas en tu propia bolsa de tela extra y sacarlas cuando las vayas a pagar.

    8. Usa Ecosia más que Google.

    Via ecosia.org

    Se trata de un buscador gratuito que planta árboles cuando lo usas. Cada búsqueda que realices, al igual que en Google, arroja unos cuantos links de publicidad al comienzo, con ese dinero generado ellos se encargarán de regalarle plantas al planeta. Solo ten en cuenta que necesitas hacer 45 búsquedas para que planten un árbol.

    9. Seca tus platos con pañitos de tela, no con toallas de papel absorbente.

    Ninuns / Getty Images

    Aporta en la salvación de millones de árboles al reducir el uso de toallas de papel para secar y/o limpiar. Al mismo tiempo, como todo es cuestión de equilibrio, es importante que seas consciente con el uso de agua caliente al momento de lavar los paños de tela.

    10. Cuando compres comida a domicilio, pide que no te den cubiertos.

    Rickszczechowski / Getty Images

    También ayudaría un montón que lleves en tu carro o bolso cubiertos de bambú, para usarlos cuando vayas a comer en un sitio que ofrezca cubertería de plástico.

    11. Compra las legumbres, hierbas y frutas sin envoltura, en lugar de aquellas pre-empaquetadas.

    Boggy22 / Getty Images

    Por ejemplo, en vez de comprar lechugas para ensalada en bolsas, compra el ramo entero.

    12. Cambia las grandes cadenas de supermercados por los mercaditos independientes, orgánicos y/o al aire libre.

    Zoranm / Getty Images

    No solo estarás comiendo más saludable, sino que obtendrás productos sin tanto empaquetaje y desperdicio.

    13. En vez de usar envoltura de plástico para conservar tus alimentos, hazlo en casa usando tela con cera de abeja.

    Via amazon.com

    Ok, puede sonar complicado si es primera vez que lo lees, pero no lo es. A diferencia de la envoltura de plástico desechable que usan en muchas casas, la tela encerada, en inglés conocida como bee's wrap, no solo nos ayuda a reducir la cantidad de plástico que generamos, sino que evita que nuestra comida esté en contacto con tóxicos.

    Aprende a hacerla tú mismo/a aquí.

    14. Cambia o alterna los tampones y/o toallas sanitarias, por una copa menstrual.

    Nensuria / Getty Images / Via amazon.com

    Al igual que un tampón o toalla, la copa retiene el flujo menstrual, pero lo que la diferencia de los demás productos es que no causa irritaciones ni contiene químicos tóxicos, es hipoalergénica, es reutilizable, protege de infecciones y está hecha a base de silicona, no de plástico.

    15. Pide que todas tus cuentas te lleguen paperless, o sea, nada impreso.

    Marchmeena29 / Getty Images

    Menos papeles que 1.) van a causar desorden en tu espacio personal. 2.) son productos derivados de árboles que no merecían terminar así.

    16. Usa barras de jabón en lugar de jabón líquido.

    Dolgachov / Getty Images

    ¿La razón? No vienen en botellas de plástico y, si los compras artesanales, no solo huelen divino, sino que son más saludables para tu piel.

    17. Compra un infusor de té, y evita consumir el que viene en bolsitas.

    Vwpix / Getty Images

    Si sabes de té, amarás el sabor de esta opción.

    18. Haz café como tu abuelita: sin cafeteras que usen filtro.

    Gangis_khan / Getty Images

    Y si no quieres despedirte de tu cafetera eléctrica, al menos usa filtros reusables y no de papel.

    19. Compra ropa, accesorios y objetos de decoración de segunda mano.

    Lechatnoir / Getty Images

    Lo vintage está de moda, y ayudar al mundo también debería estarlo.

    20. Lava con agua los productos antes de lanzarlos en la basura de reciclaje.

    Nextser / Getty Images

    Si los lanzas con restos de producto, van a generar bacterias y contaminarán todo haciendo imposible el proceso de reciclaje.

    21. Y algo importante: antes de comprar cualquier cosa piensa muy bien si lo necesitas y si tendrá un impacto positivo en tu vida.

    Djedzura / Getty Images

    Compra de forma responsable: consume marcas sustentables, lee las etiquetas de todo, y reusa lo más que puedas.

    ¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor contigo? ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!



    Si no puedes ver la casilla anterior, suscríbete aquí.