back to top

18 de los momentos más impactantes en la historia de los Juegos Olímpicos

Se necesita sudor, sangre y lágrimas para ser el mejor del mundo.

publicado

1. Derek Redmond y su padre cruzan la meta juntos.

Denis Paquin / AP

El británico Derek Redmond era un medallista de oro cuya aspiración era ganar en la prueba de 400 metros durante los Juegos Olímpicos de Verano de 1992 en Barcelona. Pero cuando estaba en el metro 175, ocurrió la tragedia. El tendón de la corva de Redmond se rompió por la presión y con él se fue su sueño de convertirse en un campeón olímpico.

Pero Derek Redmond no pensaba rendirse tan fácil. Después de negarse a subir a la camilla del equipo médico, Redmond se reincorporó y cojeó hacia la meta, decidido a terminar la carrera para la que tanto había entrenado. En un emotivo acto de rebeldía, el padre de Redmond se abrió paso entre el personal de seguridad mientras gritaba: "¡Es mi hijo el que está ahí y lo voy a ayudar!". Incrédula y asombrada, la multitud clamaba al ver a padre e hijo avanzar hacia la meta para finalizar la carrera.

2. Un gesto de orgullo y solidaridad.

AP

En medio de una generación de conflicto y segregación racial, dos deportistas olímpicos estadounidenses subieron al podio después de la prueba de 200 metros y se pronunciaron a favor de la libertad y la igualdad racial en los Estados Unidos.

Extendiendo sus manos enguantadas hacia el cielo, los atletas Tommie Smith (centro) y John Carlos bajaron la mirada mientras sonaba el himno nacional de los Estados Unidos, justo después de que Smith recibiera el oro y Carlos, el bronce en los Juegos Olímpicos de Verano de 1968 en México. Smith explicó más tarde que "lo llamaron poder negro. Yo lo llamé poder humano o grito de libertad".

3. Horror en la competición de levantamiento de pesas de 77 kg masculino.

Phil Walter / Getty Images

Con los ojos del mundo puestos sobre él, el levantador de pesas húngaro Janos Baranyai decidió levantar 148 kilogramos (326.3 libras) durante la competición de levantamiento de pesas de 77 kg masculino en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Cuando nadie lo esperaba, se le dobló el brazo derecho, rompiéndole los ligamentos y los músculos debido al peso.

Después de esa terrible experiencia, los doctores pudieron recuperar completamente el codo de Baranyai sin necesidad de intervenirlo.

4. Las mujeres se llevan el oro en los Olímpicos de Verano de 1928.

Central Press / Getty Images

A principios del siglo XIX, a las mujeres no se les permitía participar en la carrera de 100 metros. Todo cambió cuando se modificaron las reglas en los Olímpicos de Verano de 1928 en Ámsterdam, lo que le permitió a la atleta estadounidense Betty Robinson (centro) ser la primera mujer en la historia en ganar el oro en el evento. Las canadienses Bobbie Rosenfeld (izquierda) y Ethel Smith (derecha) ganaron plata y bronce, respectivamente.

5. El árbitro hace enojar al taekwondista equivocado.

Jung Yeon-je / AFP / Getty Images

Ángel Volodia Matos de Cuba no estaba muy feliz después de que el árbitro Chakir Chelbat lo descalificara de la competición por la medalla de bronce en taekwondo en la categoría de 80 kg masculino de los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Enfadado, Matos estalló de rabia, propinándole una fuerte patada al árbitro en la cara. De más está decir que Matos desde entonces tiene prohibido participar en CUALQUIER evento de la Federación Mundial de Taekwondo por el resto de su vida.

6. Un irlandés enojado intenta sabotear a un campeón.

Afp / AFP / Getty Images

En los Juegos Olímpicos del 2004 en Atenas, el atleta Vanderlei Lima de Brasil iba bien en su carrera por el oro en la final del maratón masculino. Luego, de repente, después de haber corrido durante dos horas sin parar, un irlandés trastornado llamado Cornelius Horan pasó la barrera de seguridad y atacó a Lima, empujándolo a un costado del camino y destruyendo su oportunidad de ganar el oro. Vanderlei Lima siguió adelante y terminó en el tercer lugar con la medalla de bronce.

7. El mejor se lleva el oro olímpico, luego se lo quitan.

Central Press / Getty Images

En los Olímpicos de Verano de 1960 en Roma, un atleta poco conocido llamado Cassius Clay se llevó a casa el oro en la competencia de boxeo de peso semipesado, venciendo al tres veces campeón europeo Zbigniew Pietrzykowski de Polonia y llevándose la victoria.

A pesar de haber ganado, Cassius Clay, más tarde conocido como Muhammad Ali, fue despojado de su medalla en 1967 por haberse negado a unirse a las filas de los Estados Unidos en la Guerra de Vietnam, debido a sus creencias religiosas.

8. El mejor vuelve a la gloria para encender la llama olímpica.

Michael Cooper / Getty Images

Treinta y seis años después de que Muhammad Ali se llevara el oro en Roma, fue invitado a hacer los honores de encender la llama olímpica durante la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos Centenarios de 1996 en Atlanta. Ali, que en aquel entonces tenía 54 años y era evidente su enfermedad de Parkinson, estuvo a la altura de la celebración por la que hoy es considerado uno de los momentos más emotivos en la historia de los Olímpicos.

9. El campeón de los Olímpicos de Verano de 1960 que corrió descalzo.

Central Press / Getty Images

Con 28 años de edad, Abebe Bikila de Etiopía era relativamente desconocido cuando entró a la final del maratón masculino en los Olímpicos de Verano de 1960 en Roma. Después de darse cuenta de que los zapatos que le dieron no le quedaban bien, Bikila llegó a la línea de salida completamente descalzo. Los oficiales, que no podían creer lo que veían, lo dejaron competir.

Corrió y ganó la medalla de oro con un nuevo récord olímpico de 2 horas, 15 minutos, y 16 segundos. Cuatro años después, en los Olímpicos de Verano de 1964 en Tokio, se llevó el oro por segunda vez, esta vez con zapatos.

10. Jesse Owens le cierra la boca a Hitler.

/ AP

En 1936, el Partido Nazi estaba promoviendo una agenda política basada en la eugenesia, el racismo y el odio. Para los nazis, los Olímpicos de Verano de 1936 en Berlín era el lugar perfecto para demostrar que la raza aria era superior a la de los demás competidores del mundo.

Hasta que el estadounidense Jesse Owens les demostró lo contrario al ganar cuatro medallas de oro en atletismo (100 m, 200 m, relevo 4x100 m y salto de longitud) ese año, un récord que se mantuvo durante 48 años. Al final, las cosas no le salieron bien a Hitler.

11. Adolorida pero no rendida, Kerri Strug se lleva el oro.

Iopp / AFP / Getty Images

En los Olímpicos de Verano de 1996, estaba en manos de la gimnasta Kerri Strug de 18 años ganar el oro para los Estados Unidos. Luego, pasó lo inesperado: en su primer salto terminó con un dolor agudo en el tobillo izquierdo por la rotura de dos ligamentos.

Aun así, Strug siguió adelante con un segundo salto, tuvo un aterrizaje perfecto y luego se desplomó del dolor. El entrenador la levantó en sus brazos y le dijo: "No te preocupes, estarás en el podio. Eso te lo aseguro". Gracias a Strug, el equipo estadounidense de gimnasia femenino se llevó el oro a casa ese año.

12. Polonia y el telón de acero.

Anonymous / ASSOCIATED PRESS

En los Olímpicos de Verano de 1980 en Moscú, la relación entre Polonia y la Unión Soviética era bastante tensa. Quien vivió las tensiones en carne propia fue el saltador de garrocha polaco Wladyslaw Kozakiewicz, que compitió en medio de los abucheos y protestas de la gran multitud soviética.

Así que cuando Kozakiewicz ganó el oro contra los soviéticos imponiendo un nuevo récord mundial, respondió con un gesto de agradecimiento. Los oficiales deportivos soviéticos exigieron una explicación de la obscenidad, a lo que el embajador de Polonia en Moscú respondió que Kozakiewicz siempre hace ese gesto cuando establece un nuevo récord mundial.

13. Un ganador de la vida y de los juegos.

Cameron Spencer / Getty Images

El medallista de oro Maarten van der Weijden de los Países Bajos es una prueba viviente del espíritu humano. Después de ser diagnosticado con leucemia en el 2001, ganar el oro olímpico puede haber sido lo que menos se imaginaba Van der Weijden. Pero luchó y venció al cáncer y en los Olímpicos del 2008 en Beijing, se llevó la medalla de oro en el maratón de 10 km masculino de aguas abiertas.

14. Confusa Guerra Fría en la cancha.

AFP / Getty Images

El equipo de baloncesto de los Estados Unidos estaba celebrando la victoria cuando le ganó 50-49 a la Unión Soviética en el juego final del torneo de baloncesto de los Olímpicos de 1972 en Múnich. Pero debido a detalles técnicos, los oficiales reiniciaron el reloj para darles a los soviéticos otra oportunidad de encestar; una cesta que cambió el marcador a 51-50 a favor de la Unión Soviética. Como forma de protesta contra la decisión, el equipo de los Estados Unidos se negó a asistir a la ceremonia de entrega de medallas.

15. Dos naciones divididas unidas por una bandera.

Timothy Clary / AFP / Getty Images

Durante el desfile de los atletas en la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos del 2000 en Sídney, Jang Choo Pak de Corea del Norte y Eun Soon Chung de Corea del Sur caminaron juntos mientras levantaban una bandera especial en representación de la península de Corea; un gesto de paz y unificación nunca antes visto entre dos naciones enemigas.

16. El hombre que nunca había nadado en una piscina olímpica.

Billy Stickland / Getty Images

Eric Moussambani de Guinea Ecuatorial no tenía ninguna experiencia profesional como nadador y solo había entrenado en piscinas de hoteles y en ríos. Luego se vio en una extraña posición cuando todos sus oponentes fueron descalificados por salidas nulas durante las eliminatorias de 100 m libre masculino en los Juegos Olímpicos del 2000 en Sídney.

Como muestra de su espíritu olímpico, Moussambani soportó los calambres y el dolor de nadar por primera vez en una piscina olímpica. Y a pesar de sacar un tiempo pésimo de 1:52.72, fue la primer persona en completar los 100 m libre en la historia de su país.

17. Un salto que desafió a la gravedad.

/ AP

Unas personas baten récords mundiales por unas cuantas pulgadas, pero hay personas como Bob Beamon que DESTRUYEN los récords mundiales con todo. En los Juegos Olímpicos de Verano de 1968 en México, Beamon logró unos sorprendentes 8.90 metros en su primer salto de longitud, un salto tan largo que ni los instrumentos de medición óptica alcanzaron a registrarlo. Los árbitros se vieron obligados a sacar una antigua cinta métrica para probar que Beamon había logrado lo imposible.

18. Se llevó TODO el oro.

Martin Bureau / AFP / Getty Images

El nadador Michael Phelps fue el centro de atención durante los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 después de ganar un total de ocho medallas de oro; un récord nunca antes logrado en los 112 años de historia de los Juegos Olímpicos modernos.

Mollie Shafer-Schweig / Via BuzzFeed

La ceremonia de apertura comienza el viernes, 5 de agosto, a las 7:30 p. m. ET (este)/6:30 p. m. CT (centro) en NBC. ¡Haz clic aquí para ver más contenido de los Juegos Olímpicos!

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss