back to top

10 Cosas para tener en cuenta cuando vas de compras a Avenida Avellaneda

Prepárate mentalmente para la experiencia Flores.

publicado

La zona:

avenida-avellaneda.com.ar

Se conoce como Avenida Avellaneda a la zona comercial del barrio de Flores en la cual se agrupan muchísimos locales de ropa que abastecen a la gran mayoría de los negocios minoristas del país. En realidad, no es sólo la Avenida en sí sino también las calles aledañas. Arranca en Avellaneda y Nazca, y llega aproximadamente hasta Joaquín V. Gonzalez. Al tener todos los locales mayoristas, y una oferta enorme de productos, el precio es muchísimo más bajo que en cualquier otro lado, por lo cual, aún comprando para uno solo, sigue siendo una opción muy económica.

2. Muchos locales que no venden por menor, hacen la excepción los sábados.

media.giphy.com

Muchos locales venden sólo por mayor y presentando el CUIT. Otros, venden por menor los días sólo los días sábados. Dato 1: si ves el cartel en la puerta que dice "Sólo venta mayorista", ni te molestes en entrar. Dato 2: si vas con un par de amigos, las compras con mínimo de prendas van a ser más provechosas.

Publicidad

3. En casi ningún local te dejan probarte la ropa.

media2.onsugar.com

Dato: llevá tus medidas anotadas y un centímetro para asegurarte que no vas a comprar algo que no vas a poder usar. Para jeans, camisas o camperas te conviene llevar uno de tu casa y medirlo sobre la prenda para evaluar si es el corte y tamaño que mejor te queda.

4. Cada local tiene su propia política de cambios.

i.imgur.com

Algunos sólo permiten cambiar las prendas por fallas de fábrica. Otros por talle, por modelo y otros tienen política de no cambiar nada ni aceptar devoluciones. Dato: pedi una tarjeta en cada local que visites y anota atrás qué fue lo que compraste. En caso de devolverlo, o querer volver a comprar algo similar va a ser de mucha ayuda. (Les recuerdo, es gigante y hay un local al lado del otro, muchos con las mismas prendas).

5. Caminar cómodamente por la vereda es un mito urbano.

larazon.com.ar

Entre los manteros, los puestos de comida callejeros y la gente con enormes changos llenos, es muy difícil caminar por la vereda. La única solución es la paciencia y andar con cuidado porque, mal que nos pese, las grandes multitudes como esta atraen pungas y arrebatadores. Esta es una de las zonas con más casos, así que conviene estar atentos.

6. No es conveniente ir en auto.

i.imgur.com

Por la cantidad de gente que va, buscar un lugar para estacionar es casi imposible. Hay muchos colectivos que pueden acercarte y zonas aledañas en Flores y Caballito que permiten estacionar en la calle sin problemas, así que para evitar el tiempo (y el estrés) de estacionar y sacar después el auto entre tanto caos, es mejor buscar una manera alternativa.

Publicidad

7. Venden DE TODO.

cookdiary.net

Más allá de la ropa, hay artículos para el hogar, zapatos, marroquinerías y hasta comida callejera, como ceviche. (Que se parece al de la foto más o menos lo que yo me parezco a Kim Kardashian).

8. No se acepta tarjeta ni de crédito ni de débito.

tumblr.com

Todo es sólo efectivo, y no hay muchos cajeros automáticos cercanos, por lo cual es mejor ser prevenido y llevar (bien guardado) lo que pensemos gastar. Lo bueno es que cuando se termina la plata, se termina. No podés seguir endeudándote aunque quieras. Punto para Avella.

9. Es mejor ir con un recorrido armado si vas a buscar cosas específicas.

tumblr.com

Los horarios de atención son desde las 8 am hasta las 17 aproximadamente, y hasta las 13 los días sábados, con algunas pocas excepciones. Dato: si querés economizar el tiempo, lo mejor es googlear dependiendo qué busques (ropa para niños, indumentaria deportiva, talles grandes, etc.) y armarte un recorrido para tener una guía.

10. Anda con paciencia.

media.giphy.com

Es un tumulto, pero sigue siendo beneficioso por la diferencia en precio. La gente camina lento, o te lleva puesto caminando, tardan en atenderte y es incómodo. Pero si vas con paciencia y te recordás que es un ahorro increíble, vas a volver feliz.