back to top

Este hombre no tenía dinero para comprar flores para el funeral de su esposa y la gente de Saltillo se unió para ayudarlo

Coahuila está lleno de gente chida.

publicado

Él es Don Ramón y ella, su esposa Doña Mary quien, tristemente, falleció el 30 de enero después de haber pasado varios días en el hospital.

La pareja vivía en Saltillo, Coahuila.
Twitter: @drahortensia

La pareja vivía en Saltillo, Coahuila.

Ese mismo día, una usuaria de Facebook compartió una fotografía desde la funeraria, en la que se ve a Don Ramón solito.

En ella informaba a sus amigos que Don Ramón y su familia no tenían dinero ni para comprar flores o café para el velorio, mucho menos para pagar los gastos funerarios.
facebook.com

En ella informaba a sus amigos que Don Ramón y su familia no tenían dinero ni para comprar flores o café para el velorio, mucho menos para pagar los gastos funerarios.

La gente pronto comenzó a contestar y a pedir información para poder apoyar a Don Ramón.

Había gente ofreciendo llevarles algo para cenar, otros querían cooperar para que pudieran pagar el funeral.

Incluso algunas personas se pusieron de acuerdo para llevarles despensa y ayuda a su casa.

En cuestión de horas, las donaciones y las flores para Doña Mary comenzaron a llegar.

Hubo personas que no conocían a la familia, pero decidieron ir a mostrarle su apoyo a Don Ramón y su hijo.

Incluso el departamento de policía de la ciudad llegó a ayudar.

Al final, ellos llevaron al panteón todas los arreglos florales que se habían donado.
facebook.com

Al final, ellos llevaron al panteón todas los arreglos florales que se habían donado.

Fue tanta la gente que se unió, que se logró pagar todo y hasta dejarles un guardadito a Don Ramón y su familia.

El hijo de Don Ramón tiene una discapacidad, y es para él muy difícil mantenerlo.
facebook.com

El hijo de Don Ramón tiene una discapacidad, y es para él muy difícil mantenerlo.

De acuerdo a una de las voluntarias, se juntaron 7 mil pesos.

Además de las despensas que la gente les llevó a su casa.
Facebook: sandra.pineda.188

Además de las despensas que la gente les llevó a su casa.

Esta es la prueba de que cuando la gente se une, pasan cosas increíbles.

CORRECCIÓN:

Una versión anterior de este post, decía que la historia había ocurrido en Torreón.