back to top

6 consejos de Cristian Alarcón y la revista Anfibia sobre periodismo

“El periodismo es provocación. Si no provoca está muerto"

publicado

El reportero Emiliano Gullo se metió de rappitendero para escribir la crónica de un capitalismo salvaje que viaja en dos ruedas, con un mochilón naranja a la espalda y sin prestaciones sociales ni seguro de vida. Los repartidores de Rappi son “microempresarios porque disponen de su tiempo”, cuenta Emiliano mientras pedalea-pedalea-pedalea por las calles de Buenos Aires, Argentina. “Walmart fue pionera en los eufemismos para calificar a sus empleados cuando aterrizó en el país en pleno menemismo. Los repositores recibíamos un chaleco azul con una placa que decía: ‘Asociado’”. En la economía digital son rappitenderos o conductores de Uber o repartidores de Amazon. Son la advertencia sin eufemismos de que “el futuro no es bueno”.

Photoalejandralopez

La crónica de Emiliano Gullo se publicó en la revista Anfibia, que se edita en Buenos Aires con el auspicio de la Universidad Nacional de San Martín. El director de Anfibia es Cristian Alarcón, una vaca sagrada del nuevo periodismo latinoamericano, una escuela de periodismo que gravita desde Cartagena de Indias con la guía espiritual de Gabriel García Márquez. Anfibia tiene un objetivo concreto: provocar a los lectores, a las nuevas audiencias, “con las herramientas de lo narrativo, lo literario y lo poético” mezcladas con los saberes de la academia y la potencia de las artes, de acuerdo con Alarcón.

Este periodista nacido en Chile y formado en Argentina está de visita en México, un país que considera su segunda, su primera, ¿su tercera casa? Es difícil decirlo en el caso de un cronista que ha viajado por toda América Latina para reflexionar sobre una realidad común y al mismo tiempo llena de matices y particularidades regionales. Alarcón es un cronista que comparte asiento en la primera fila del periodismo latinoamericano al lado de las mexicanas Alma Guillermoprieto y Alejandra Xanic, la chilena Mónica González y los argentinos Martín Caparrós y Leila Guerriero. Con esas credenciales y el producto de sus crónicas, ensayos y experimentos, Anfibia se inscribe en una tradición de publicaciones-leyenda como Gatopardo y Etiqueta Negra que intenta romper las fórmulas tradicionales.

Alarcón vino a México a ofrecer un taller de periodismo y para participar en las mesas de diálogo y discusión del 6º Foro Latinoamericano de Medios Digitales y Periodismo, que se desarrolla en la Ciudad de México. BuzzFeed News Mexico lo visitó en el departamento de la colonia Condesa que le dio cobijo esta semana para hacerle algunas preguntas sobre el oficio. ¿Qué es el periodismo? ¿Qué sentido tiene? ¿Para quién se escribe el periodismo? Estos son 6 consejos de Cristian Alarcón para hacer periodismo hoy.

¿Qué es el periodismo Anfibio?

Vea este vídeo en Youtube

youtube.com

1. El periodismo mira a los jóvenes

—¿Qué le dice la crónica de Emiliano Gullo sobre Rappi a un joven de 15 años que cursa tercero de secundaria? “Le dice que se gaste todas sus energías en sentirse vital, joven y poderoso ahora, porque el futuro no es bueno”, dijo Alarcón.

La idea de Alarcón parte de dos rupturas propiciadas por las nuevas herramientas de la comunicación digital:

  1. “La comunicación a través de las pantallas, a través del chat permanente, nos abre la oportunidad de pensar en un nuevo periodismo, un real nuevo periodismo, que no tiene por qué preocuparse por las estructuras canónicas y tradicionales de la gran narrativa latinoamericana, sino por su eficiencia narrativa a la hora de estar al servicio de las nuevas generaciones”.

  2. “Los acontecimientos que se comunican, incluso las rebeldías y los episodios de quebrantamiento de límites se transmiten por el Snapchat o por alguna de las redes sociales. Los jóvenes, y sobre todo los adolescentes, nos piden desesperadamente que los escuchemos y los miremos y les abramos el camino para una participación que no terminan de encontrar en la política, en la cultura, en la producción de sentido”.

Rappi Anfibia

Vea este vídeo en Youtube

youtube.com

2. El periodismo es provocación

“El periodismo es provocación. Si no provoca está muerto, si no produce estertores, picazones, comezones, temblores, contradicciones, paradojas, si el periodismo no se vuelve inasible, si no molesta profundamente a los poderes, si no propone caminos, miradas y perspectivas diferenciales y singulares a sus audiencias el periodismo se convierte en un objeto más del sistema, que no hace otra cosa que reproducir exactamente lo que quieren que se reproduzca los grandes poderes fácticos que controlan la economía y la política del mundo”.

Dice que la derecha tienen militantes pero no intelectuales y él quiere ocupar ese lugar. Ahora combate la “ideología de género” y sus intervenciones públicas cautivan a seguidores centenialls. Perfil de Agustín Laje, la derecha de la derecha. https://t.co/GgnoqwhD38

3. El periodismo rompe los moldes

“El periodismo es producir nuevos sentidos. Lo permanente es la transformación de nuestras sociedades y las escenas en las que ciudadanos y ciudadanas se entregan a diversas causas en defensas de sus derechos, en reclamo de sus derechos y en sus avatares cotidianos. El sentido del periodismo es poder volver a mirar todas estas escenas y producir nuevos relatos basados en la investigación, relatos capaces de brindar la posibilidad de una interpretación singular de lo que ocurre”.

4. El periodismo es empatía y conversación

“El periodismo siempre se hace para el otro. Por eso el oficio sigue teniendo una característica que lo vuelve único y es la interpelación al otro. En un ejercicio que suelo hacer con mis estudiantes de primer año de la Universidad de La Plata nos preguntamos qué es lo que tiene que tener un periodista para ser un buen periodista. Vamos desde la curiosidad a la voluntad, de la voluntad al compromiso y de ahí a la conciencia del sí mismo, para poder apelar a la idea de consciencia del otro, consciencia del otro que protagoniza nuestras historias y consciencia del otro que se va a hacer de nuestras historias. El periodismo es ejercicio universal de encontrarnos con otros para producir, diría yo hoy, algo tan importante como la conversación. El periodismo es el encuentro con un otro que se suma a una conversación propuesta”.

5. El periodismo no son millones de clics; es sonar en la conversación social

—¿Cómo mides el éxito de Anfibia? “Mi gran descubrimiento es sonar en la conversación social, estar presente en la conversación social y ser deseable”, dijo Alarcón. “No se trata solamente de la viralización; por supuesto que la concreción final es cuando ves que estás en número 1 en Twitter, pero Twitter no es todo. Twitter es una porción muy pequeña de la audiencia posible”.

Este periodista mide el éxito de Anfibia a partir de dos cuestiones:

  1. “La primera cuestión es cómo circulamos hacia abajo en las redes sociales reales, no virtuales. Somos insumo de los maestros. Cuando nos dimos cuenta que un porcentaje alto de nuestros lectores son maestros de escuelas primarias, secundarias y de los primeros años de las universidades algo en nosotros hizo clic. Un texto que publiquemos que reflexione sobre la tarea docente se viraliza. Parte importante del problema de la educación es que todo programa envejece año tras año y la única manera que tienen los docentes de actualizarlos es buscar materiales que estén escritos en una clave que les permita ser comprendidos por sus alumnos”

  2. “La segunda cuestión es en la medida en que seamos insumo para la producción de contenidos televisivos y radiales. Anfibia es, creo, uno de los medios de referencia de cualquier productor de un programa exitoso en la radio y en la televisión argentinas. Le proveemos a todo el sistema de medio de voces autorizadas para contar lo que otros medios no pueden contar y para analizar lo que otros medios no pueden analizar. Hay programas que se construyen casi absolutamente con el contenido de Anfibia, con nuestros antropólogos, nuestros sociólogos, nuestros cientistas políticos”.

6. El periodismo es experimentación

“Si el periodismo no es experimental no tiene ningún sentido para mí. Yo cada vez que te digo algo, me siento culpable respecto a maestros míos. Cuando yo te digo cosas —Alarcón se refiere a lo dicho en esta entrevista— debo estar sonando como un argentino soberbio de mierda. Pero pienso en Mónica González, que sigue en sus trece investigando; pienso pienso en Martín Caparrós, que sigue con sus textos y no se aparta de ellos; pienso en Leila Guerriero, que no hace más que reivindicar la crónica tradicional y decir que allí todavía le queda por explorar; pienso en los compañeros mexicanos que trabajan en la cuestión del narco y están atrapados en la lógica de la narrativa ‘narco’ o desde la víctima o desde el victimario, pero que no pueden salir de allí; pienso en muchos a los que respeto y no querría sonar descalificando a esos trabajos, pero para mí, en la experiencia que nos dimos en los últimos seis años —los años que tiene Anfibia—, si el periodismo no es experimental no tiene mucho sentido”.

Periodista. Desde 2010 edita la versión digital de El Economista en la Ciudad de México. Maestro en Transparencia y Protección de Datos Personales por la Universidad de Guadalajara. Tiene especialización en derecho de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información. Contacto: soto.galindo@gmail.com https://twitter.com/holasoto http://economicon.mx

Contact José Soto Galindo at inigo.arredondo+economicon@buzzfeed.com.

Got a confidential tip? Submit it here.