back to top

22 Impactantes historias de terror que te asustarán demasiado

Mejor no leas esto de noche.

publicado

Todas estas son historias reales de los lectores de la página de Facebook de BuzzFeed Brasil.

1. El perro que ve espíritus.

"Mi perra tiene un odioso hábito de rasguñar la puerta en medio de a noche. Una tarde no paraba de rasguñar la puerta por alguna razón . Después de de llamarla cinco veces, tiré una almohada hacia la puerta para que se detuviera. Ahí fue cuando ladró... justo a mi lado. Había estado a mi lado todo el tiempo".

–Victória Koehler, vía Facebook

Publicidad

2. Figuras tenebrosas que descienden desde el techo.

"Cuando era pequeña, cada noche cuando se apagaban las luces e iba a dormir, dos figuras oscuras descendían del cielo cerca de la puerta hacia mi habitación. Caminaron tranquilamente hacia mi cama y cada uno se ponía de pie en cada lado de mi cabecera, mirándome. Cubría mi cabeza con la sábana, hasta que un día tuve el coraje de decírselo a mi madre. Puso una lámpara en mi habitación y me dijo que rezara y les pidiera que se fueran. Duermo con una lámpara encendida toda la noche hasta el día de hoy".

–Alba Eres, vía Facebook

3. El estudiante fantasma.

Arquivo Pessoal/ marianab4aa95a7f2

"Un día, durante un descanso en clases, un amigo mío puso su cabeza abajo y tomó una corta siesta. Tomé esta foto para mostrarle a otros amigos que estaban en otra sala de clases. Cuando tomé la foto, nadie en la sala estaba de pie, no había nadie detrás de mí que pudiera hacer sombra, y no había nadie caminando por la sala de clases.

Mariana, vía BuzzFeed

4. Acariciado por un espíritu.

"Mi padre murió en 1996, cuando tenía 10 años y mi hermano 12. Dormíamos en un camarote, y mi hermano tenía la cama superior mientras yo tenía la inferior. Una noche, me desperté en medio de la noche con alquien que acariciaba mi cabeza. Pensé que era mi hermano y lo ignoré. Cuando volví a dormir, la sensación regresó. Salí de la cama para encarar a mi hermano, pero él roncaba tranquilamente. Volví a la cama y la caricia comenzó una tercera vez. Nunca había rezado tan fervientemente en mi vida. Recé hasta que salió el sol la mañana siguiente".

Ernani, vía BuzzFeed

5. Manos de sangre y hueso.

"Cuando tenía unos ocho o nueve, mi madre trabajaba por las noches y compartíamos una cama de dos plazas. Un día sentí una extraña presencia en el dormitorio. Tenía mis ojos cerrados y cuando los abrí, vi manos envolviendo la cama por debajo. Las manos estaban hechas de sangre, huesos y piel colgante, e intentaban subirse a la cama. Me di la vuelta y había una "sombra" blanca tendida a mi lado. Logré, después de un laaaargo tiempo, levantarme y correr hacia la habitación de mi abuela. Ella no se atrevió a regresar a la habitación conmigo".

–Testimonio anónimo

6. Espíritu de la abuela.

Getty Images

"Mi abuela vivió con mi familia durante los últimos meses de su vida. Murió en el sofá en nuestra casa una noche de domingo. La siguiente semana, comencé a ver a alguien de blanco que atravesaba la casa de vez en cuando, y cuando iba a buscarlo, no había nadie. Mi hermana afirmó que en realidad había visto formas físicas. Estuvimos atemorizadas durante un buen tiempo, hasta que mi hermana y yo no podíamos dormir en nuestras habitaciones porque estábamos demasiado asustadas. Mi madre rezó, quemó el sofá en el patio, y nunca más volvimos a ver algo".

–Aline Rsd, vía Facebook.

Publicidad

7. El hombre con barba de blanco.

"Cuando tenía cinco o seis años, me desperté por un ruido en mi habitación. Cuando abrí mis ojos había un hombre había un hombre de pie al frente de mí, con una gran barba café, cabello oscuro y con ropa negra. Seguí mirándolo con miedo y retrocedí en la cama hasta que estaba de espalda a la pared. Luego sentí que el colchón se hundió a mi lado y comencé a llorar. Cuando miré de nuevo, él se había desaparecido, pero aún parecía como si alguien estaba tendido a mi lado en la cama. Le pedí que se fuera porque tenía miedo, y la cama volvió a la normalidad. Lloré hasta quedarme dormida, y todavía recuerdo el rostro del hombre hasta hoy. Nunca había conocido a alguien que se le pareciera, ni mis padres".

–Beatriz S. Carneiro, vía Facebook

8. El edificio embrujado.

instagram.com

"Trabajo en un antiguo edificio que fue construido en 1929. El espacio estuvo cerrado al menos 20 años antes de que nos mudáramos porque el dueño anterior había asesinado a su esposa y luego a sí mismo. Nos mudamos hace dos meses y prácticamente todos los días a exactamente las 12:08 p. m. suena el timbre de la puerta principal, pero nunca hay alguien ahí. Hemos mirado las grabaciones de seguridad y todo, y nunca hay alguien ahí.

El otro día estaba solo en la oficina tarde en la noche. Estaba de salida así que apagué todas las luces, cerré las ventanas, y activé la alarma. Cuando me volví a cerrar la puerta, la luz de la cocina estaba encendida (a pesar de que acababa de apagarlas). En otra ocasión, llegué en la mañana y la luz de la habitación principal se apagó sola. Incluso oí el sonido del interruptor bajando. Lo que rebalsó el vaso fue cuando vi mi rostro y el de alguien más junto a mí en el reflejo de la pantalla de mi computador. No había nadie cuando me di la vuelta.

Decidí hablar sobre estas cosas con la esposa del administrador del edificio, que había vivido en el edificio durante varios años. Ella me aseguró que el edificio es bastante tranquilo estos días, y que solía suceder un montón de acontecimientos extraños, y al menos ahora puede subir al ascensor por su cuenta. Solo me reí nerviosamente".

–Almiro Dias, vía Facebook

9. Hora de pesadillas.

"Mi madre siempre se quejó de que tenía un montón de pesadillas, pero nunca decía de qué trataban sus sueños. Un día mientras estábamos en el mall, sugerí que esperara en el patio de comidas mientras estaba comprando nuestra comida. Cuando regresé con nuestra comida, ella tenía una extraña expresión en su rostro, así que le pregunté si estaba bien. Ella dijo que estaba bien, así que terminamos nuestra comida y nos fuimos.

Mientras bajábamos por la escalera mecánica para irnos, me di la vuelta para hablar con mi madre, y casi me da un infarto porque detrás de ella había un hombre vestido anticuadamente sujetando uno de los hombros de mi mamá y mirándome con una expresión muy enojada. Miró el impacto en mi rostro de inmediato y me gritó, preguntándome qué andaba mal. Cuando le conté lo que había visto, comenzó a llorar y dijo, 'acabas de describir al hombre que intenta matarme cada noche en mis sueños'".

–Ana Carolina Paris, vía Facebook

10. La figura sin rostro.

giphy.com

"Cuando tenía 15 años, me quedé hasta tarde viendo una maratón de TV con mi hermana. En medio de la noche, después de mi hermana se había quedado dormida, vi que el mouse del computador que estaba cerca comenzó a moverse por sí solo. Llamé a mi madre a la habitación y dijo que probablemente era una rata que estaba tirando del cable debajo del escritorio, y que solo durmiera. De repente, juro que vi una figura negra sin rostro o características humanas detrás del librero. Miró hacia mi dirección y apuntó. ¡Casi me cago del miedo! Recuerdo haber dicho, '¿Quién eres?' ¡No te quiero en mi casa! ¡Nadie te quiere aquí! ¡Sal de aquí ahora!' La cosa se fue, y realmente lo escuché chocar con el armario antes de atravesarlo. El armario comenzó a balancearse, y la puerta se cerró de golpe e hizo un gran ruido".

–Weslley Rodrigo, vía Facebook

11. Mi amigo poseído.

"Una vez mi esposo y yo invitamos a unos amigos para comer pizza. Uno de mis amigos que siempre ha sido bien espiritual comenzó a sentirse enfermo en la cocina y se disculpó y fue a nuestro dormitorio. Una vez que estaba en la habitación, comenzó a moverse de un lado a otro y reírse en una voz que hizo que mi pelos se pusieran de punta. Salí corriendo de la habitación, temblando de miedo. Mi esposo entró a echarle un vistazo y volvió pronto diciendo que nuestro amigo quería hablar conmigo.

Entré a la habitación, donde mi amigo caminó hacia mí con sus ojos en blanco, hizo unos cuantos gruñidos y dijo, "esta es mi casa". Luego se arrodilló y besó mis pies, frotó su mano en mi panza, y me movió como si él estuviera sujetando a un bebé. Cuando se arrodilló de nuevo el teléfono sonó fuertemente y salió del trance. Alrededor de un mes después supe que estaba embarazada, lo que podría explicar el gesto que él hizo. Mi suegro había fallecido ocho meses antes de este incidente, lo que podría explicar el 'esta es mi casa'. Hasta la fecha todavía me aterra".

–Marielly Fresanso, vía Facebook

Publicidad

12. Golpeada por un fantasma.

giphy.com

"Hace cuatro años atrás me desperté en medio de la noche y había una mujer en un vestido negro parada al lado de mi cama. Cuando me senté, comenzó a acusarme de haber hecho cosas que no había hecho, diciendo que aparentemente le había robado alguien a ella. No sé qué estaba pasando por mi cabeza para discutir con un fantasma, pero a la larga decidí ignorarla y volver a dormir. Entonces ella me tiró fuera de la cama y a la vez atacaba mi cuerpo. De repente desapareció y tenía tanto miedo que no pude volver a dormirme. Todo se sintió tan real que de hecho estaba dolorida al día siguiente, especialmente alrededor de los tobillos donde me había agarrado mientras me tiraba desde la cama".

–Yasmin Fontes, vía Facebook

13. La broma diabólica.

"Una vez estaba jugando con un tablero de Ouija en mi habitación con una amiga. Intentamos prender algunas velas y, aunque suene loco, simplemente no prendían, sin importar cuánto tiempo mantuviera el fósforo cerca de ellas. Después de poco tiempo, logré prenderlas, y apagamos las luces y cerramos las ventanas. De la nada, la madre de mi amiga la llama, preguntando si todo estaba bien con ella. Al parecer ella de repente sintió una 'punzada de preocupación'. Después de que mi amiga calmara a su mamá, comenzamos a usar el tablero de Ouija, pero nada sucedió, aparte de las llamas de las velas que se movieron algo extraño. Más tarde en la noche después de que mi amiga ya se había ido a casa, sentí una sensación de estar siendo vigilada. Lo ignoré y me fui a dormir, pero tuve pesadillas sobre ser perseguida por una aterradora bestia con enormes garras, y cuando logré despertar vi que mis piernas estaban rasguñadas. No pude dormir más, así que tiré el tablero de Ouija a la basura, y dormí acurrucada a mi mamá durante dos semanas".

Barbara, vía BuzzFeed

14. El brillante anciano.

l-o-t-r.tumblr.com

"Cuando tenía unos 13 o 14 años, compartía habitación con mi hermana y había un espejo en la pared frente a mi cama. Me desperté por una fuerte luz una noche, como si alguien hubiera estado iluminando una linterna en mi rostro. Cuando abrí mis ojos vi a un hombre mayor vestido con una bata de hospital con una laaaaaarga barba frente al espejo. Era el anciano el que estaba brillando tan intensamente.

Él se ponía un collar de plumas y me vio mirando en el espejo. Estaba tan asustada que cuando se dio vuelta para mirarme, quedé inmovilizada. No podía llamar a nadie porque mi voz no salía y ni siquiera podía moverme. Cerré mis ojos y no los abrí de nuevo hasta que era hora de levantarme. Iba a la escuela luciendo un desastre porque pasé días sin mirarme en un espejo. Nunca me quedé sola en la habitación de nuevo o en cualquier lugar con espejos".

"PD: Hasta hoy no hay un espejo en mi habitación".

–Thaís Santos, vía Facebook

15. Silueta negra.

"Una vez pasé un fin de semana en la casa de mi abuelo cuando tenía ocho años. Estaba tendido en el sofá, y me dormí enseguida. Cuando desperté de nuevo, ya era de noche, y vi la silueta negra de un hombre sentado en el sofá cerca de mis pies, MIRÁNDOME DIRECTAMENTE. No podía ver su rostro, ni siquiera un rastro de sus rasgos... solo la silueta de un hombre fornido y calvo. Llamé gritando a mi mamá, y ella vino a ver qué estaba sucediendo. Le conté, pero no lo tomó en serio, pensando que solo había estado soñando todo el asunto. Pero sé lo que vi, y era muy real".

Guilherme, vía BuzzFeed

16. La leyenda del hombre sin cabeza.

Getty Images

"Cuando era adolescente, invité a algunas amigas a casa para una pijamada. Esa noche, a primeras horas de la mañana, me desperté con el sonido de alguien que me llamaba. Cuando abrí mis ojos, vi un hombre sin cabeza justo al frente de nuestro grupo. Usaba pantalones de vestir y zapatos café. Grité tan fuerte que desperté a mis padres y a las otras chicas. Al otro día, nadie salvo yo realmente recordaba lo que había sucedido. Todavía lo recuerdo hasta el día de hoy, y casi tengo 30 años".

Tatiane, vía BuzzFeed

Publicidad

17. La bailarina muerta.

"Cuando era una niña, caminé hacia mi habitación y vi lo que parecía una niña japonesa con mallas de ballet con rayas naranjas. Se había detenido en frente del espejo, mirándome de costado. Cuando miré de nuevo, la chica DESAPARECIÓ y corrí de la habitación, haciendo que mi mamá regresara conmigo.

Años después me confesó que había tenido miedo ese día, porque antes de que naciera, ella había dado clases de ballet en esa habitación. El uniforme negro y naranja había pertenecido a una niña que había sido su estudiante y que había fallecido".

Nicole, vía BuzzFeed

18. El dementor violento.

Warner Brothers.

"Una noche, me desperté repentinamente y vi una aparición, o quién sabe, que parecía un dementor de Harry Potter mirándome fijamente. Nos quedamos ahí, mirándonos por un rato. Luego el brazo del ser se estiró y comenzó a apretar mi muñeca. Sentí mucho dolor, y estaba desesperada para soltarme pero no podía. La única cosa que pude hacer fue cerrar mis ojos y dormir".

Jenny, vía BuzzFeed

19. Alucinación.

"Una tarde estaba sola en mi habitación haciendo tareas. De repente escuché el sonido de pasos que venían de abajo, así que me levanté para echar un vistazo. Antes de bajar las escaleras, oí el sonido de botellas quebrándose en el bar de mi papá abajo, lo que continuó por un momento. Conseguí llegar abajo, pero cuando alcancé el rellano pude ver las botellas y vaso rotos por todo el piso y podía escuchar a gente gritar en la casa, a pesar de que era la única persona en casa. Me encerré en mi habitación y permanecí ahí hasta que mis padres llegaron a casa. ¿Y adivinen qué? No había ni una botella o vaso roto, o alguien salvo yo en la casa".

Gil, vía BuzzFeed

20. La mano que mece la mesita de noche.

"Tenía una mesita de noche junto a mi cama, y una noche mientras estaba tendida en la cama, la mesita de noche comenzó a balancearse como si alguien la estuviera meciendo. La mesita de noche era extremadamente pesada, no había brisa alguna, y no me estaba apoyando en ella. Salí corriendo de la habitación y hasta el día de hoy nadie puede explicar qué sucedió".

Helena, vía BuzzFeed

21. El funeral siniestro.

Facebook: TheExorcistFOX

"En realidad una antigua profesora me contó esta historia. Cuando ella tenía casi 15, solía salir a explorar cascadas con sus amigos. Era un domingo y habían decidido ir a una cascada que estaba cerca de una pequeña granja. Todos estaban bajando por el camino cuando una larga fila de personas apareció frente a ellos, alejándose de la granja y caminando hacia la ciudad. Mientras se acercaban, se dieron cuenta que era una procesión de un funeral. Ellos pasaron a la procesión y pudieron ver que estaba compuesta de solo hombres que solo vestían de negro. Todos tenían sus cabezas bajas de tal forma que no era posible verles la cara. Cuando el grupo de amigos giraron para ver la procesión irse, esta se había desvanecido.

efsantos2005, vía BuzzFeed

22. El fantasma con la boca sucia.

"Mi abuelo paterno falleció, y después del funeral, toda nuestra familia regresó a la pequeña granja donde él había vivido con mi abuela porque no queríamos dejarla sola. Mi abuelo era un tipo extremadamente irritable que iba por el mundo refunfuñando sobre casi todo, lo que incluía cualquier sonido, voz o risa fuertes. Mis tías y primos y yo estábamos sentados en la terraza hablando, intentando disipar el ambiente de tristeza. Después de un día agotador, estábamos listos para reírnos un poco, pero apenas lo hicimos, escuchamos unos pasos que se arrastraban desde el interior de la casa, y una voz gruñona que decía, "métanse ese griterío en el trasero", EXACTAMENTE COMO MI ABUELO LO HACÍA CUANDO ESTABA VIVO. Todos quedamos inmóviles, era como si él en realidad estuviera ahí. Un corto tiempo después, mi abuela terminó mudándose lejos de la granja".

Samanta, vía BuzzFeed

Este artículo fue traducido del portugués.

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss