back to top

9 Tendencias sacadas de las pasarelas de Milán y cómo usarlas

De la pasarela a tu clóset.

publicado

Lentejuelas en la vida real:

Para las principiantes: Si quieres usar lentejuelas sin verte como una bola de disco, puedes empezar probando con accesorios o detalles. Una vez que te sientas más cómoda, puedes probar un saco o camisa. Si todavía te parece mucho, usa colores neutros, así disimulas un poco lo brillante.

Día a día: Otra manera de usar lentejuelas de día, es buscar jeans o pantalones con lentejuelas. Busca prendas casuales que puedas usar durante el día, a pesar de estar cubiertas de algo brillante.

Para las audaces: Pero si amas las lentejuelas y no le tienes miedo a brillar un poco, atrévete a usarlas de pies a cabeza. Solo tienes que tener la actitud correcta para el atuendo.

Gothic chic en la vida real:

Para las principiantes: El concepto goth es el más fácil de imitar, ya que hay varias maneras de interpretarlo. Primero lo primero, el negro es el color más representativo de este look. Comienza por usar pantalones negros, con una camisa y saco negro. Es un look que seguro más de una vez has usado. Agrégale algún detalle de metal, cuero o terciopelo si te atreves.

Día a día: Es fácil usar este look de día, ya que el negro es un color elegante pero casual. Agrégale un sombrero y unas plataformas a tu look para cambiar las cosas un poco.

Para las audaces: Si ir de negro no te satisface, agrégale una gargantilla y un labial oscuro a tu atuendo. También puedes experimentar con encaje, transparencias, tachas y púas,

La sirenita en la vida real:

Para las principiantes: Como siempre, una buena manera de probar una tendencia de la cual no estás muy segura, es comenzar con cosas pequeñas, en este caso, con accesorios. Un bolso en forma de concha (sorry Argentina) o con estampado de concha sería ideal.

Día a día: Una camiseta con detalles marinos es una buena manera de empezar. También puedes usar lo tradicional, rayitas blancas y azules.

Para las audaces: Si de verdad te tomas en serio el look de la sirenita, píntate el pelo de rojo y cambia tu sostén por dos conchas. Mentira. Pero puedes probar usar leggins de tela semejante a las escamas de una sirena.

Estampados descombianos en la vida real:

Para las principiantes: Esta tendencia es difícil de precisar ya que si te equivocas puedes terminar como un caos psicodélico. Pero no le tengas miedo. Puedes empezar probando con un estampado clásico como las rayitas combinado con algo sutil y unicolor. También se vale combinar con texturas si no te sientes capaz de usar dos estampados diferentes.

Día a día: Combina estampados pequeños y simples con algo más excéntrico y diferente. También puedes probar llevando una pieza con diseños pequeños, junto a otra de estampados más grandes. Otra manera de acertar, es usar diferentes estampados, pero de los mismos tonos.

Para las más audaces: Usa cualquier estampado que te provoque. Trata que balancear el diseño del estampado, o de crear un lindo contraste entre los colores que combines para no terminar mareando a todo el que te vea.

Faralaos en la vida real:

Para las principiantes: Si te da miedo parecer una señora de la época victoriana, tranquila, puedes usar el faralao como un adorno. Apuesta por piezas en las cuales el faralao solo sea un extra, no el centro de atención.

Día a día: La manera más fácil de usar faralaos es en una falda o vestido. Le dan volumen y feminidad a cualquier look, pero si te sientes ahogada en tela, siempre puedes usar un saco o una correa para separar el volumen.

Para las audaces: Creo que lo más difícil es usar una prenda llena de faralaos. Las mangas y cuellos con faralaos también suelen ser difíciles, pero si te sientes segura de tu look, y te gusta lo que el viento hace con ellos mientras caminas, cúbrete de faralaos.

Overoles en la vida real:

Para las principiantes: Ve con lo clásico. Unos overoles de jean combinados con una camisa blanca o negra es una buena manera de empezar.

Día a día: Los overoles son súper casuales, así que usarlos a diario no es difícil. Un par de overoles negros nunca cae mal. Si te atreves, prueba usar unos de cuero.

Para las más audaces: Si quieres probar algo diferente, compra unos overoles de color, o con estampado. Si quieres llevar tu look a otro nivel, incorpora otra de las tendencias que vimos en Milán, el combinado descombinado.

Transparencia en la vida real:

Para las principiantes: Busca ropa que tenga transparencias en lugares que no te incomodarán. Si no te sientes cómoda mostrando el abdomen, busca algo que tenga transparencia en las mangas o cuello.

Día a día: Para usar ropa como esta en tu día a día, es importante buscar piezas con la transparencias que puedas cubrir si es necesario. También busca prendas que no sean completamente transparentes, y que sean de tela oscura o más gruesa para que te cubra más.

Para las más audaces: Transparencias con color y adornos. Puedes mezclar tendencias y buscar algo con lentejuelas.

Vestido-camisa en la vida real:

Para las principiantes: Esta tendencia no solo es súper cómoda, también en facilita de usar. Básicamente es un vestido, pero con la estructura de una camisa. Usa colores y estampados clásicos para empezar y trata de escoger siluetas simples.

Día a día: Puedes ir con un modelo más parecido a una camiseta para el día a día. También puedes experimentar con accesorios para adornar tu look un poco.

Para las más audaces: Para amplificar tu look puedes hacer dos cosas. Combina tu camisa-vestido con unos zapatos llamativos, como unas botas hasta la rodilla o unas sandalias con flecos. Lo otro que puedes hacer, es usar medias o leggins con diseños o texturas pintorescas.

Faldas de tul en la vida real:

Para las principiantes: Lo mejor es optar una opción con poco tul y poco volumen.

Día a día: Escoge colores neutrales, y combina tu falda con una camiseta. También puedes usarla con zapatos de goma para darle un toque más casual.

Para las más audaces: Si decides usar una falda de tul automáticamente llamarás la atención. Pero si tu falda de tul es de color vibrante, te robarás las miradas de todos.