back to top

Dejé de usar maquillaje y lavarme el pelo y nunca me sentí mejor

No esperaba aprender a quererme más a cara lavada.

publicado

Cinco semanas atrás, mientras visitábamos a la familia de mi marido por las fiestas, decidí saltar a lo que ya venía pensando hacer hace rato. Era una mañana helada en Maine, al norte de los Estados Unidos, afuera la nieve se apilaba y no se escuchaba absolutamente nada. Mientras mi marido se bañaba en el minúsculo baño del cuarto de hotel en el que estábamos me decidí.

"Hoy no me voy a lavar el pelo", le dije. Él me miró con cara de nada y me dijo "ok", pensando que me refería a ese particular día con -15C. "No, en serio, no me voy a lavar más el pelo. Leí que es mejor para la salud del cabello y el cuero cabelludo y me parece que es momento de probar".


Instagram: @conz

Mi perra y yo el día en que dije chau shampoo.

Para los que no saben cómo funciona, la cosa es así: no es que no me baño, o que no lavo mi pelo en absoluto. Todos los días entro a la ducha y cada día de por medio me lavo la cabeza con agua, froto igual que lo haría si tuviese shampoo y luego me aplico acondicionador natural solo en las puntas. Hay muchas otras formas de hacerlo, como utilizando vinagre y otros productos naturales. El fin es promover que tu cuero cabelludo regule su oleosidad naturalmente, haciendo que el cabello sea más sano y fuerte. Hay quienes dicen también que el shampoo es cancerígeno, pero seamos honestos, hoy en día dicen que todo nos va a matar eventualmente.

Admito que los primeros días estaba súper consciente de mi pelo. Usaba gorritos de lana dentro de la casa y le expliqué a mi familia política lo que estaba haciendo. Me repitieron mil y una veces que no se daban cuenta pero en mi mente todavía corría la idea que seguramente me veía sucia y desarreglada.

Estuvimos diez días alejados de la civilización, lo cual ayudó mucho a superar esos primeros días de regulación capilar y para cuando volví a la oficina estaba convencida que esto era una buena idea. Y, con toda la energía de "año nuevo, vida nueva" decidí enfrentar mis días sin maquillaje también, pensando que si iba a hacer un cambio en mi estilo de vida mejor que fuera rotundo.

Admito que nunca usé mucho maquillaje. No tengo paciencia para hacerme delineados parejos en los ojos, no entiendo cómo funciona el contouring y juro y perjuro que cuando las mujeres se pintan las cejas se nota a la legua. Mi rutina siempre fue un poco de base, tapa ojeras, delineador negro, rimel, blush y lápiz labial.



A diferencia del lavado de pelo, al maquillaje lo deje paulatinamente. Primero le dije adios al tapa ojeras y a la base e inmediatamente recibí comentarios del tipo "te ves cansada" o "qué pálida estas, ¿te sientes bien?". Es interesante cómo la gente se siente libre en hacerte saber que te ves para el culo, o que no te ves tan bien como ellos esperan que te veas. ¿Acaso nuestra belleza depende de cuán bien maquilladas estamos?

Luego abandoné el delineador líquido - ese que usaba mal todas las mañanas - y me di cuenta que mi rutina matutina se redujo drásticamente. El darme cuenta que tenía más tiempo para dormir, o leer las noticias, o jugar con mis perros fue lo que confirmó que esto era una gran idea.

Hoy por hoy mi rutina consiste en ponerme hidratante con protección solar y ya. Si tengo alguna reunión importante o evento, me pongo un poco de rimel y lápiz labial para levantar un poco más el look.

Instagram: @conz

Semana cuatro de no usar shampú y maquillaje. Aunque si, sí llevo labial porque es lo único que amo en este mundo.


Cosas que aprendí en este mes y poco:

  • Mi rutina se redujo drásticamente y tengo más tiempo para hacer lo que quiera.
  • A la gente le encanta hablar de tu apariencia física.
  • Decir en voz alta que no te lavas el pelo hace más de un mes provocará caras feas y hasta algunos se alejarán fisicamente de ti.
  • Cuando invito a los incrédulos a oler mi pelo, no pueden creer que... NO HUELE.
  • Yo me siento mejor conmigo misma. No digo que esto sea para todo el mundo. Tampoco que usar maquillaje o pasarse horas arreglandose el pelo este mal. Pero a mí me hizo reamigarme con mi cara y sus imperfecciones. Me siento más autentica y menos vulnerable.
  • Lo que comemos afecta directamente nuestra piel y cabello. Me doy cuenta cuando estoy comiendo mal porque mi pelo se engrasa casi inmediatamente, a diferencia de cuando mi dieta es más balanceada.
  • ¡Gasto menos dinero!

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss