back to top

We’ve updated our privacy notice and cookie policy. Learn more about cookies, including how to disable them, and find out how we collect your personal data and what we use it for.

17 Señales de que odias el gimnasio pero amas hacer ejercicio

Las máquinas te causan ansiedad.

publicado

1. Hubo una época en la que pensabas que hacer ejercicio solo podía ser algo así:

instagram.com

Ver los bíceps de otras personas.

3. Preferirías comerte las uñas que quedarte en la cinta de correr durante 40 minutos.

instagram.com
Publicidad

4. Pero correr afuera es bastante refrescante.

instagram.com

Incluso a veces terapéutico.

5. Solo pensar en las cuotas de los gimnasios hace que te encojas más que al pensar en subirte a la elíptica.

I love when my gym membership is most expensive expense this week. #NowYouKnow

6. Sus colores monocromáticos y olor rancio hace que el ejercicio parezca una tarea del hogar.

instagram.com

7. Mientras que la naturaleza tiene el poder de hacerte olvidar que técnicamente estás haciendo ejercicio.

instagram.com

Caminar, salir de excursión, trotar, hacer kayak, cualquier cosa que te permita explorar.

Publicidad

8. No tienes ni la más remota idea de cómo usar el 90% de las máquinas que hay en esos gimnasios enormes.

9. A veces todas esas máquinas parecen algo impersonales.

instagram.com

11. Te sientes cómodo con los básicos, como las colchonetas, las pelotas de ejercicio, y la vieja barra de pesas.

instagram.com
Publicidad

12. Y cuando te diste cuenta de que podías ejercitarte en tu sala, te cambió la vida.

instagram.com

13. El ejercicio en grupo fuera del gimnasio es perfecto para ti — como lo que sea que esté ocurriendo aquí.

instagram.com

Yoga = caerse encima de amigos sudados.

15. Sabes ponerte creativo con tus rutinas de ejercicio.

instagram.com

Los parques y los bancos son lo único que necesitas en la vida.

16. Y estás tan en forma como esa gente que pasa horas dentro de un sudoroso gimnasio.

instagram.com

E INFINITAMENTE MÁS FELIZ de lo que estarías haciendo lo mismo que ellos — lo cual es lo que realmente importa.

17. Así que básicamente no existe razón por la cual debas unirte a un gimnasio.

A menos que empiecen a dar cachorritos compañeros de ejercicio. En ese caso, inscríbenos a todos.