back to top

Probé estas pastillas para que mis pedos olieran mejor y mi cuerpo todavía está confuso

No nos vamos a engañar, tirarse pedos es toda una habilidad.

publicado

Soy una persona que se tira pedos. Ya está, lo reconozco.

Christina Lan / Buzzfeed

De hecho, algunas veces tengo pedos MUY olorosos porque tengo el estómago sensible. Pero como no tengo fuerza de voluntad como para cuidar la dieta, acabo comiendo cualquier cosa y tirándome pedos de forma espasmódica.

Por lo general espero a que nadie esté alrededor, o inserto mi culo en los recovecos del sofá antes de dejarlo salir. El mito de "las mujeres no se tiran pedos" me provocaba mucha vergüenza cuando era niña.

Para poder tirarme pedos públicamente y no joder a los demás decidí probar estas pastillas que afirman producir pedos con olor a rosas.

Me crucé con estas pastillas mientras navegaba por Pinterest, donde había una sola reseña seria. En el video, la crítica dijo que realmente no había podido olerlos, pero que tampoco había podido tirarse tantos pedos como habitualmente.

Antes de comprar las pastillas, me fijé en su sitio web para ver si los ingredientes eran aptos para consumo. La página está en inglés, y la lista ingredientes, 100% en francés. Teniendo en cuenta que los ingredientes tomaban como fuente la Wikipedia y la eminencia recomendada era un curandero, consulté a un gastroenterólogo,el doctor Robynne Chutkan

Resulta que el principal ingrediente es carbón activado que no causa daño, solo suma nutrientes y gas a tus tripas. Ya más convencida, pedí un frasco de 60 pastillas, y como el hechicero barbudo había garantizado, llegaron con un embalaje que no daba pistas acerca de mi pedosidad.

El experimento:

• Tuve tres animosos compañeros que juzgarían mis pedos.

• Tomaría seis pastillas de carbón (la cantidad recomendada) después de cada comida.

• Me tiraría varios pedos para cada uno de los jueces y les pediría que los olieran inmediatamente.

Publicidad

Estas son las pastillas:

Christina Lan / Buzzfeed

El elixir del infierno. Eran tan oscuras y hermosas. Sentía como si estuviese ingiriendo una poción que revelaría mis más oscuros secretos a mis enemigos.

Tenía curiosidad por el sabor, así que decidí masticar una de las cápsulas. TERRIBLE IDEA.

Christina Lan / Buzzfeed

El carbón activo tiene un sabor arenoso, como una mezcla de barro con regaliz. Asqueroso. Miedo me daba lo que le fuera a hacer a mis entretelas.

El primer día estuve más estreñida, mi estómago estaba regular y fui totalmente incapaz de tirarme pedos.

Christina Lan / Buzzfeed

Primer descubrimiento: soy de ventosidad tímida. Pensaba que, cuando tuviera ganas, solo tendría que llamar a uno de los jueces y, con fuerza y valor, expulsar gas. No fue el caso. Mis pedos estaban dentro y su venganza aparecía en mi estómago.

Ese día, más tarde, me emborraché, así que mi cuerpo decidió que OK LOL y que vale, ya podía tirarme pedos delante de otras personas. Por desgracia, fueron unos desconocidos, en el tren de vuelta a casa.

Los siguientes días, poco a poco, fui ganando confianza para pedorrearme ante los jueces.

Christina Lan / Buzzfeed

Me di cuenta que no podía "guardar" un pedo para ellos. En vez de eso, era más facil sentarse al lado de ellos y pedorrearme instintivamente, notificándoles cada vez que largaba uno. Éstas fueron sus opiniones:

Juez número 1: Me senté a su lado durante una obra de teatro y me tiré un pedo al principio del segundo acto. Me dijo que algo olía como un fuerte vaho de perfume floral. Asi que, como era la primera prueba, estuve completamente convencida que las pastillas habían producido el efecto deseado.

Juez número 2 (en la foto de arriba): las primeras veces dijo que no podía oler nada. Una vez detectó un rastro de algo que denominó como "no huele mal."

"No me hace pensar en que alguien debería ir al baño, sino en algo como productos de limpieza."

Genial. Mis pedos huelen a limpiador para baño. Por lo menos es un avance desde el punto inicial, olor a caca.

El día cada vez se ponía mejor. Más tarde estaba terminando un plato de sushi y me tiré un par de pedos. Al principio, cuando le pedí que los oliera, me dijo que no podía detectar nada, pero poco después, mientras caminaba por ahí, empecé a detectar vapores DESAGRADABLES Y PÚTRIDOS. Como evidencia la imagen de arriba, el aroma inducía al vómito. Mis pedos han revelado su verdadero poder cataclísmico, las pastillas son inefectivas, pensé. Pero, desafortunadamente, había fugas de aguas residuales, que habían causado el mal olor. ¡No era yo! Me quedé muy decepcionada.

Juez número 3: una y otra vez, mis pedos escapaban a su nariz. Se llegó a preguntar si su cerebro estaba engañando a sus sentidos porque estaba preparado para oler algo parecido a un pedo. Aun así, hubo un día en que me tiré muchos pedos sentada a su lado (levantando mis nalgas hacia ella) y no le dije nada hasta el final del día. Me dijo que no había notado nada raro.

Juez número 4: vimos juntos una película. Me tiré pedos de manera gratuita. Movió con sus brazos el aire contaminado con pedos hacía él, y aun así ¡NO PUDO OLER NADA! ¿Podría esto significar que las pastillas habían tenido un cierto éxito?

Conclusiones: ¿funcionan las pastillas?

3/4 de las personas han dicho que por lo menos una vez no han podido oler nada. Yo tampoco pude (pero por supuesto, mi juicio es nulo), así que no estoy segura si las pastillas "funcionaron." Si mi criterio para saber si funcionaron es si las pastillas convirtieron a mis pedos en olor a flores, pues entonces fallaron. Pero como no había ningún olor, no tuve manera de determinar si las pastillas eran las responsables o si era algún efecto placebo. ¡Quizás fue mi mente obligando a mi cuerpo a tirarse pedos menos olorosos!

Si hubiera alguna ocasión especial que no quisiera arruinar con mis olorosos gases, tomaría estas pastillas, ya que daño tampoco hacen. Pero la necesidad de tomar 6 pastillas después de cada comida es bastante disuasoria. Además, no deberías tomar carbón activado por más de 10 días.

Dejando de lado las pastillas, mi mayor aprendizaje fue que está bien tirarse pedos en frente de otros. Solía avergonzarme por ello y disculparme cada vez que me pedorreaba, mientras que cualquier persona con la que he estado de novia (hombres cisgénero) nunca se disculparon por pedorrearse. ¡Es hora de que los tímidos para pedorrearse se pedorreen! ¡Tírate pedos si eres mujer! ¡Tírate pedos si estás en una cita! ¡Tírate pedos si estás estresado/a!

Ama tus pedos, y pedorréate cuando tu cuerpo te lo pida.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss