back to top

Esto es todo lo que necesitas saber sobre el condón femenino

Parece una aguaviva, funciona como método anticonceptivo.

publicado

El condón femenino es una especie de criatura mítica del mundo de los métodos anticonceptivos.

Instagram: @timwolfer / Via instagram.com

Es probable que hayas oído hablar de él — quizás hasta recuerdes haberlo visto alguna vez — pero no tienes certeza realmente sobre qué es ni dónde encontrarlo.

El condón femenino (FC2) es un método anticonceptivo no hormonal de barrera. Pero, en vez de colocarse en el pene, va en la vagina, motivo por el cual a veces también se le conoce como condón interno. Para obtener mayor información, BuzzFeed Health habló con dos expertos que podrían desmitificar este método anticonceptivo no tan conocido:

* La Dra. Harry Fisch, profesora clínica de urología y medicina reproductiva en Weill Cornell Medical College, y directora ejecutiva de Veru Healthcare, que distribuye el FC2.

* La Dra. Lauren Streicher, profesora clínica adjunta en obstetricia y ginecología de la Facultad Feinberg de Medicina de la Northwestern University.

1. Va dentro y fuera de la vagina.

fc2.us.com

El condón femenino básicamente parece un condón masculino más grande de lo normal, con un anillo en cada extremo. El anillo interno está hecho de poliuretano y está allí para que puedas empujarlo dentro de la vagina y que así se quede en su lugar durante el acto sexual. El anillo externo queda fuera de la vagina y cubre la vulva.

El condón es más grande y queda más suelto que el condón masculino, ya que está diseñado para que se sienta y funcione como una segunda piel. Por ese motivo, quizás al principio te sorprenda lo amplio que se ve cuando lo sacas del envoltorio.

"Es como una vagina en el sentido de que la vagina se expande", Streicher le comentó a BuzzFeed Salud. "Una vagina tiene la capacidad de alojar un pene corto, un pene largo, un pene finito, un pene grueso. Este material se expande para hacer lugar, y por eso es que tiene que hacer suficiente.”

2. Como reduce el contacto piel con piel, también podría brindar mayor protección contra el herpes y el VPH.

Instagram: @tarneeen / Via instagram.com

El anillo externo cubre una superficie mayor que el condón masculino, lo que significa que hay menor contacto piel con piel durante el acto sexual. Si bien esto no fue evaluado en los ensayos clínicos, Fisch y Streicher sostienen que podría reducir el riesgo de transmisión de enfermedades de transmisión sexual que se contagian por contacto con la piel, como el herpes o el VPH, contra las cuales los condones masculinos no brindan protección total.

3. Los condones femeninos no tienen látex.

Instagram: @womenshealthct / Via instagram.com

Este es un gran beneficio para las personas alérgicas al látex, o para cualquier persona que odia la sensación del látex. El condón femenino está hecho de nitrilo, que es el mismo material que se usa en los guantes quirúrgicos.

"Como cirujana, puedo afirmar que una de las cosas que los cirujanos necesitan es poder sentir", sostiene Streicher. "Los guantes quirúrgicos están diseñados con eso en mente. No se van a romper, pero vas a poder sentir a través de ellos. No vas a perder la sensación."

Otro beneficio: el nitrilo transfiere el calor mejor que el látex, por lo que es posible que se sienta más ~natural~ que el sexo con un condón de látex.

Publicidad

4. Brinda la misma protección contra el embarazo que el condón masculino.

Instagram: @kirbir / Via instagram.com

Antes de adentrarnos en los números, es bueno comprender que la eficacia del método anticonceptivo se mide en términos de las tasas de fallos, o el porcentaje de personas que quedan embarazadas dentro del primer año de usar este método.

Los condones femeninos tienen una tasa de fallos del 5% con un uso perfecto (usándolo de manera constante y correcta cada vez), lo que los hace efectivos en un 95%. Por el contrario, los condones masculinos tienen una tasa de fallos del 2%, lo que los hace efectivos en un 98%.

La tasa de fallos de los condones masculino y femenino se eleva si se considera a las personas que no usaron el método de manera constante o correcta (lo que se conoce como "uso típico"). Los condones femeninos tienen una tasa de fallos en su uso típico de 21%, mientras que los condones masculinos tienen una tasa de fallos en su uso típico del 18%.

La eficacia del FC2 se toma de la investigación sobre la eficacia de su predecesor, FC1 (el condón femenino original aprobado en 1993). Dado que FC2 es una versión mejorada de FC1 (hecha de nitrilo en lugar de poliuretano), no se exigieron estudios adicionales de la FDA, informó Fisch. No obstante, un estudio que compara el FC1 con el FC2 determinó que tenían tasas de fallos comparables.

5. Los expertos sostienen que solo se necesitan algunos intentos para aprender a usarlo.

FOX

Esto no es algo que hay que sacar primera vez justo antes de tener relaciones. Exige un poco de práctica, y en lo que respecta a la protección con el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual, no es algo con lo que uno quiere improvisar.

Streicher recomienda insertarlo una o dos veces sola para acostumbrarse. Si alguna vez usaste una copa menstrual o un NuvaRing, deberías sentirlo bastante familiar. Por suerte, si consigues el condón femenino gratuito, no tendrás que preocuparte por desperdiciar un poco de dinero mientras te das cuenta cómo funciona.

Aquí te damos una guía paso a paso sobre cómo insertar el condón femenino.

6. Viene prelubricado con lubricante a base de silicona, pero también se pueden usar lubricantes a base de aceite.

vevo.com

Tan pronto como lo abras, verás que está bastante bien lubricado. Pero si te gusta usar aceite de coco u otro lubricante a base de aceite en la cama, podrás usarlo con el condón femenino.

Este es un extra bastante interesante, ya que no se puede usar lubricantes a base de aceite con los condones de látex, puesto que hace que se rompan y sean menos efectivos.

7. Cuando el pene penetra la vagina, debes sostener el anillo externo en su lugar.

fc2.us.com

Así te asegurarás de que el anillo externo no ingrese accidentalmente en la vagina, donde no será tan efectivo, con el primer impulso. Streicher recomienda sostener el anillo externo en su lugar cuando el pene penetra la vagina por primera vez para asegurarse de que esté donde tiene que estar. Después de eso, no es necesario usar las manos.

Si en cualquier momento el condón femenino ingresa en la vagina, se corre hacia un costado o se sale, detiene lo que estés haciendo y ponte uno nuevo. Ten presente que cualquier accidente puede reducir su eficacia (del mismo modo que sucede con el condón masculino cuando se rompe, se sale o se pierde dentro de la vagina). Si hay alguna chance de que haya ingresado semen en la vagina, es recomendable que consultes con tu médico o farmacéutico sobre métodos anticonceptivos de emergencia.

Publicidad

8. Es posible que ayude con el funcionamiento sexual de ambos.

FOX / Via instagram.com

A diferencia del condón masculino, el condón femenino no está regido por la erección. Mientras que el pene tiene que estar erecto al momento de colocar el condón masculino, tú y tu pareja podrán estar en cualquier momento de la relación sexual al insertar el condón femenino. Incluso se puede colocar antes del sexo (aunque no estamos seguros por qué querrías hacerlo).

Eso significa que una persona a la que le haya costado mantener una erección al colocarse un condón quizás no tenga ningún problema con el condón femenino. Además, hay menos presión sobre la persona con pene si pierden la erección en algún momento, ya que no hay que preocuparse por que se salga el condón.

¿Y recuerdas el anillo externo? Streicher comenta que algunas personas pueden obtener estimulación adicional de la fricción del anillo contra el clítoris durante el sexo.

9. También se puede usar como barrera durante el sexo oral.

Instagram: @prideforyouth / Via instagram.com

Si las barreras bucales no son de tu agrado (nuevamente por el látex), puedes usar el condón femenino como barrera durante el sexo oral, dice Streicher. Así, brinda protección contra las enfermedades de transmisión sexual y podrás recibir y dar con más comodidad.

10. Y como está hecho específicamente para vaginas, puede ayudar a una persona a sentirse más segura y más empoderada al momento de tener la conversación sobre el condón.

instagram.com

Si tienes vagina, probablemente hayas tenido una negociación sobre el condón en algún momento de tu vida sexual cuando, por el motivo que sea, alguien no quiso usarlo. Que conste que cualquier persona que se haya negado a hacer algo que se hace sentir segura o cómoda durante el sexo probablemente no se merezca tener sexo contigo.

Dicho eso, el condón femenino quizás haga que toda la cosa de la negociación sea más fácil. Por ejemplo:

Persona con pene: "No tengo condón. Hagámoslo igual."

Persona con vagina: "¡Yo sí tengo! Me lo pongo yo pero no importa, está bien."

Persona con pene: "No puedo tener sexo con condón. Pierdo la erección enseguida."

Persona con vagina: "No te preocupes, yo tengo un condón femenino. Va dentro de mí, no sobre ti, así que no va a haber problema."

Persona con pene: "Soy alérgico al látex."

Persona con vagina: "¡Qué interesante! Pero es un condón femenino. No tiene látex."

Persona con pene: "A mí jamás me van los condones."

Persona con vagina: *intenta no revolear los ojos* "Tengo un condón femenino. Vas a entrar."

11. Bueno, está bien, no vamos a negar que se ve bien raro.

Lalocracio / Getty Images

¿Es una bolsa de plástico? ¿Es un condón para elefantes? ¿Es una de esas bolsas para poner el paraguas mojado cuando entras en una tienda? ¿Qué sucede?

Son muy raros. Pero no es como si el condón masculino fuera este accesorio glamoroso que todo el mundo se muere por mostrar. Esa funda bien ajustada para penes es igual de extraña. Los métodos anticonceptivos no tienen por qué ser elegantes y sexis... solo tiene que ser algo que funcione y se sienta bien. Y, en ese caso, cuantas más opciones haya, mejor.

Este post fue traducido del inglés.