back to top

23 Cosas que toda persona que tenga sexo debería saber

Los grandes orgasmos conllevan una gran responsabilidad.

publicado

1. Las mujeres y los hombres pueden beneficiarse realizando ejercicios de Kegel.

instagram.com

Probablemente, oíste hablar de la importancia de los ejercicios de Kegel muchas más veces de las que podrías contar. Por si acaso, son una serie de ejercicios en los cuales las mujeres aprietan los músculos del suelo pélvico (aquellos que pueden interrumpir la orina a media micción o los que ayudan a fortalecer tu, esto, agarre. Los ejercicios los tonifican para un mejor control de la vejiga y para obtener orgasmos más fuertes).

SIN EMBARGO, hay que tener en cuenta que los hombres también deberían hacerlos. Un estudio reciente examinó a hombres que sufrían eyaculación precoz. Todos salvo cinco de los hombres que realizaban ejercicios del suelo pélvico mejoraron en pocos meses. En la versión masculina del ejercicio, los hombres aprietan sus músculos perineales (situados entre los genitales y el ano).

2. Los fumadores tienen erecciones más débiles.

FOX / Via mtv.com

Fumar puede acabar con las erecciones. Los estudios demuestran que el tabaco ocasional en no fumadores, tanto hombres como mujeres, tiende a reducir la respuesta de los genitales. Otro estudio interesante descubrió que los fumadores masculinos que dejan el mal hábito tienen erecciones más grandes y firmes. Es cierto.

Publicidad

3. Es probable que tu médico no te esté examinando de TODAS las ETS.

NBC / Via hola105.tumblr.com

Que visites regularmente a tu médico cada año no significa que automáticamente te realice análisis de todas las ETS a las cuales podrías estar expuesto. Ni siquiera diciendo: "Examíneme de todas". Las pautas de los análisis pueden variar de una prueba a otra, así que es posible que no te examinases de herpes, VPH ni de sífilis en tu última visita, a menos que presentases síntomas o que solo fueras por algo específico.

Las pautas también varían basándose en tu edad y en los factores de riesgo. En general, según la American Sexual Health Association (ASHA), deberías examinarte en cualquier momento: tras haber tenido sexo sin protección, si tienes una compañero sexual nuevo, si tienes varios compañeros o si crees que pudiste exponerte a una ETS. Cuando vayas a la consulta, pide que te examinen de las enfermedades más notables: clamidia, gonorrea, sífilis, VIH, herpes y tricomoniasis (sí, es una ETS; por si nunca la oíste, acá tienes más información).

Probablemente, tu médico te preguntará por algún síntoma y por tu historial sexual. Di la verdad. Es importante contarle si el preservativo se rompió el mes pasado o si tienes algún compañero con el cual no tuvieras ni siquiera una relación con penetración. Una vez que esté al corriente de todo, podrá decirte de qué enfermedades mencionadas anteriormente no tendrás que hacerte análisis. ¡Eso es genial! Pero no lo sabrás, a menos que se lo digas. Por desgracia, la mayoría de la gente no pregunta. Para más información, mira la guía de análisis de ETS de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

4. El sexo no sienta tan bien cuando estás muy borracho.

Cinco rondas de gin-tonic no les harán ningún favor a tus genitales. Cientos de investigaciones demuestran que el alcohol puede reducir el funcionamiento sexual y la sensibilidad. Además, cualquiera que haya experimentado con el whisky dick puede dar fe de que se producen problemas de erección con grandes dosis. El caso es que el alcohol es un tranquilizante, y está claro que no quieres que nada nuble tu sensibilidad mientras estás teniendo sexo.

6. Tener sexo hace que quemes de tres a cuatro calorías por MINUTO.

Universal Pictures / Via popsugar.com

Los hombres y las mujeres queman una media de 4,2 y 3,1 calorías por minuto (respectivamente) durante el sexo, según un estudio reciente del semanario PLOS One. También compararon este gasto de calorías con el del ejercicio, y descubrieron que practicar sexo era, aproximadamente, como dos tercios del nivel de intensidad del ejercicio. Y eso, niños, es lo que llamamos multitarea.

7. Los orgasmos producen cosas divertidas en el cerebro.

NBC / Via millsbizz.tumblr.com

En esos breves segundos de genialidad, pasan muchas cosas en tu cabeza. "Las partes del cerebro asociadas con la recompensa y el placer se prenden", dice a BuzzFeed Life la médico Debby Herbenick, profesora adjunta de la Universidad de Indiana y autora de The Coregasm Workout (Seal Press, 2015). "Existe una parte asociada al miedo que tiende a apagarse". Una investigación reciente también descubrió qué zonas del cerebro se ven implicadas en según qué tipo de estimulación (del clítoris, genital, de los pezones, etc.). Llegaron a la conclusión de que las mismas zonas del cerebro respondían tanto a la estimulación de los pezones como a la de los genitales. Tanto en hombres como en mujeres, dice Herbenick. Así que no te saltes los mordiscos.

Publicidad

8. TODO EL MUNDO finge orgasmos.

instagram.com

Si pensabas que las mujeres tenían el dominio absoluto de este engaño sexual, no estás en lo cierto. Una encuesta reciente de Time Out New York mostró que el 30 % de los hombres de la ciudad había fingido un orgasmo. Y, aparentemente, esto es algo real. Incluso es el fundamento de un libro reciente, Why Men Fake It: The Totally Unexpected Truth About Men and Sex (Por qué los hombres lo fingen: la inesperada verdad sobre los hombres y el sexo), escrito por el médico Abraham Morgentaler.

Además, Herbenick dice que investigaciones previas confirman que ambos sexos lo fingen: "Nuestros datos indican que, en cualquier acto sexual en el cual la gente no tiene ni un orgasmo, el 6 % de los hombres no tuvo un orgasmo y el 19 % de las mujeres no fingió un orgasmo".

9. Algunas personas fingen orgasmos para agradar.

The Lonely Island / Via imgur.com

Recientemente, investigadores realizaron una encuesta a 481 mujeres que se identificaron como heterosexuales, sobre si fingían o no los orgasmos, y por qué. Algunas respuestas comunes fueron que fingían para proteger los sentimientos de su pareja o para intentar despertar la excitación (como una profecía de la naturaleza para llegar al orgasmo).

10. Pero muchas personas fingen orgasmos por sus inseguridades... o para que el sexo termine ya, para ser sinceros.

Universal Pictures / Via giphy.com

Dos otras razones principales por las que las mujeres lo fingían eran que no se sentían seguras o normales, o simplemente querían que el sexo acabara. Caramba.

11. Es completamente normal no tener un orgasmo todas las veces y necesitamos aceptar esto como un hecho de la vida.

Twentieth Century Fox / Via quickmeme.com

Hasta hay estudios sobre esto: no todos llegan cada vez que lo hacen. “Por lo general, alrededor de dos tercios de las mujeres tuvieron un orgasmo en la oportunidad más reciente en la que tuvieron sexo”, dice Herbenick, mientras que esa cifra está en torno al 91% en los hombres. De modo que, siendo realistas, no será un "home run" cada vez que se froten mutuamente los genitales. Reconcíliense con eso.

12. Cambiar de roles y comunicarte abiertamente con tu pareja puede aumentar tus chances de tener un orgasmo.

No hay garantías de nada cuando de orgasmos se trata, pero los científicos han intentado como el demonio identificar las cosas que te ayudarán a llegar a tenerlo. Por ejemplo, combinar una variedad de actos sexuales (como el oral, anal, los juegos sexuales con juguetes, etc.) con la penetración puede hacer que para hombres y mujeres sea más fácil tener un orgasmo, de acuerdo a un estudio publicado en la revista de medicina sexual Journal of Sexual Medicine. Otros estudios revelaron que estar enamorado o tener intimidad emocional con tu pareja puede aumentar la probabilidad de tener un orgasmo, dice Herbenick, tal vez porque esas cosas te ayudan a relajarte y a soltar tus inhibiciones.

“Hay estudios con parejas heterosexuales que fueron capaces de hablar de manera muy específica sobre el sexo”, dice Herbenick. Para estas personas, ir bien al detalle (en particular con la estimulación enfocada en el clítoris: si les gustó, qué fue lo que les gustó, la velocidad/intensidad que les venía bien, etc.) estaba asociado con un mayor placer.

Básicamente, la ciencia dice que hacer lo que puedas para desacelerar las cosas, eliminar las distracciones y hablar abiertamente sobre lo que te hace llegar al clímax son cosas que podrían ayudar a llegar al orgasmo más fácilmente.

Publicidad

13. Usar lubricante te ayudará a tener orgasmos.

SNL Studios / Via reactiongifs.com

Esto es cierto para casi todos, más allá de tu género o el de tu pareja. Estudios del Centro para la Promoción de la Salud Sexual de la Universidad de Indiana muestra que más de dos tercios de los hombres estadounidenses y casi la misma cantidad de mujeres han usado lubricante y que casi la mitad de las personas que declararon usar lubricante dijeron que las ayuda a tener orgasmos. ¡Oye, vale la pena probar!

14. Hacer ejercicio puede ponerte en onda.

imgur.com / Via buzzfeed.com

Las investigaciones revelan que el ejercicio moderado estimula la excitación sexual de las mujeres y hasta puede estimular la libido de mujeres que tomar antidepresivos. Tal vez no sea necesario mencionar que el ejercicio incrementa tu resistencia, estado de alerta, fuerza y confianza. Hace que tu sangre fluya y estimula la testosterona tanto en hombres como en mujeres. De modo que si estabas considerando saltarte un día de ejercicio... tal vez no hagas eso, ¿sí?

15. Algunas personas pueden tener orgasmos con el simple ejercicio.

MTV / Via perezhilton.com

Los "coregasmos" existen de verdad y son clímax a los que se llega mediante ejercicios para abdominales. Según Herbenick, quien estudia los orgasmos no genitales como estos desde hace años, alrededor del 10% de los hombres y las mujeres han afirmado haberse excitado al punto del orgasmo durante el ejercicio. En los hombres, esto ocurre por lo general durante ejercicios de escalar o dominadas, mientras que las mujeres afirman experimentarlo con los ejercicios de abdominales y el yoga. “Tiene que ver con la demanda que le haces a tus músculos abdominales centrales”, dice Herbenick.

16. El sexo oral puede AGRANDAR el pene.

forums.somethingawful.com

Un estudio reciente publicado en la revista Journal of Sexual Medicine procuraba hallar el tamaño de pene promedio pidiéndoles a los hombres que informaran ellos mismos sobre sus erecciones y cómo las lograron. Resulta que los hombres que recibieron sexo oral antes de medirse informaron tamaños mayores de pene. Por supuesto, estos resultados son solo correlacionales (tal vez, los chicos bien dotados tendían más a pedir un favor oral para el experimento), pero sin dudas es bueno saber esto.

17. Si tienes vagina y tu meta final es la penetración... deberías hacer muchas otras cosas sexuales primero para prepararte.

gifbay.com

¿Recuerdas aquel estudio que decía que incluir una variedad de actos sexuales (estimulación manual, juego oral y anal, etc.) hace que tener un orgasmo sea más fácil? En parte, la razón es que puede hacer que las cosas sean más cómodas para ti si tu meta final es el sexo con penetración (ya sea con un pene, un dedo, un juguete o cualquier otra cosa). "Cuando haces algo excitante, el flujo de sangre en tus genitales aumenta", dice Herbenick. "Para las mujeres, esto significa tener más lubricación vaginal y más 'carpa' vaginal", que es cuando la vagina se agranda para que el sexo sea más confortable.

Publicidad

18. En esa línea, prácticamente todas las parejas heterosexuales quieren secretamente que el juego previo dure más de lo que dura.

gifbay.com

En un estudio de 152 parejas heterosexuales, tanto los hombres como las mujeres dijeron que el juego previo (es decir, cualquier tipo de acto sexual que ocurre antes del sexo "P en V") duraría *idealmente* alrededor de 18–19 minutos (aunque las mujeres dicen que siendo realistas dura unos 11 minutos y los hombres, que dura unos 13).

19. Muchas personas echan al demonio su control de la natalidad, aun cuando se esfuerzan tanto por hacerlo bien.

Paramount Pictures / Via buzzfeed.com

Si usas preservativos más otro método de control de la natalidad altamente eficaz (como la píldora, el DIU, el anillo, etc.), ¡bien por ti! Significa que te estás protegiendo de embarazos no deseados y ETS. Un estudio reciente reveló que alrededor del 12% de las personas hicieron esto la última vez que tuvieron sexo... pero desafortunadamente solo el 59% de ellos lo hizo de forma correcta. Los demás se quitaron el preservativo antes de tiempo o se lo pusieron luego de empezar a tener sexo. Y dado que muchas ETS se transmiten a través de cualquier tipo de contacto de piel con piel, ese error es básicamente igual a no usar ningún preservativo. Así que si vas a usar dos métodos, hazlo correctamente y déjate el condón todo el tiempo mientras tienes sexo.

20. La mayoría de las personas deja de usar preservativo sin antes hablar de las ETS y demás cosas. Ponle un freno a eso.

Esto corresponde a una encuesta de Trojan, la cual reveló que la mayoría de las personas entre 18 y 34 años descartaban los condones luego de tener sexo con la misma persona durante dos meses. Pero desafortunadamente, solo la mitad de ellas hablaron de descartar la protección y menos de un cuarto de ellas discutieron primero el tema de las pruebas por ETS. Pero recuerda, muchas ETS carecen completamente de síntomas, de modo que el hecho de que ames y confíes en una persona no cambia la realidad de que podría estar gestando algo de una pareja anterior. Hazle un favor a tu cuerpo y usa preservativo siempre hasta que tu pareja sea monogámica y ambos se hayan hecho exámenes.

21. ¡Hablar después del sexo es una idea fantástica y deberías intentarlo!

¿Notaste que a veces te abres y compartes de más luego del sexo como si estuvieses borracho? En realidad, eso es perfectamente saludable, sobre todo si tuviste un orgasmo. Investigaciones recientes muestran que las personas que tenían charlas de almohada posorgasmo veían la charla como más abierta e íntima. Además, veían más beneficios en abrirse con sus parejas que las personas que no tenían un orgasmo. Atribúyeselo a la liberación de oxitocina, la cálida y movediza hormona de la vinculación afectiva que se libera cuando alcanzas el clímax.

22. Tener muchos orgasmos al mes puede disminuir el riesgo de cáncer de próstata.

ABC / Via failgif.com

Obviamente, esto aplica a personas que, bueno, ya sabes, tienen próstata. Los estudios indican que los hombres que eyaculaban 21 o más veces al mes tenían menor riesgo de desarrollar cáncer de próstata que los hombres que solo lo hacían entre cuatro y siete veces al mes.

23. Y por si te lo estás preguntando, así es cuando una pareja heterosexual tiene sexo dentro de un tomógrafo.

Vea este vídeo en Youtube

youtube.com

Adelanta hasta el segundo 0:43 para ver cómo se besan y cogen dentro del laboratorio. ¿Somos solo nosotros o el interior de esta mujer se está revolviendo todo?

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss