go to content

15 Cosas que necesitas saber sobre los ataques de pánico

La verdad sobre la enfermedad paralizante que da tanto miedo.

publicado

Tal vez estés dando un paseo, en el trabajo, en una cita o sentado en casa viendo Netflix y, literalmente, sin razón alguna, de repente sientes que algo está muy mal.

neilsanders.tumblr.com / Via giphy.com

Te sientes aterrorizado, impotente y seguro de que te estás muriendo. Esta es la sensación de un ataque de pánico..

1. Cualquiera puede tener un ataque de pánico.

instagram.com

Pueden afectar a cualquier persona en cualquier momento, tengas o no antecedentes de ansiedad. A veces, la causa puede ser obvia (como te acaban de despedir, estás en una situación social estresante y y tienes ansiedad social o estás frente a algo que te aterra), pero otras veces parece completamente al azar.

2. Cerca de seis millones de personas de Estados Unidos tienen un trastorno de pánico.

instagram.com

Hay una diferencia entre tener un ataque de pánico de vez en cuando y tener un trastorno de pánico, cuenta la doctora en psicología clínica Merav Gur, a BuzzFeed Life. El trastorno de pánico se caracteriza por ataques de pánico recurrentes, así como la preocupación importante entre esos episodios de que tendrás un ataque de pánico, lo cual puede interferir con tu vida diaria. Si tienes ataques de pánico recurrentes, es probable que encajes en los criterios del trastorno de pánico. Pero incluso un solo ataque de pánico seguido de angustia grave y de interferencia con tu vida diaria puede indicar trastorno de pánico, dice Gur.

3. Algunas personas son más propensas a desarrollar un trastorno de pánico que otras.

nevermindtheend / Creative Commons / Via Flickr: nevermindtheend

Es más común en mujeres que en hombres y la mayoría de las veces comienza en la edad adulta temprana, dice Gur. También puedes tener predisposición genética a desarrollar el trastorno de pánico si tienes un familiar con él o con otro trastorno de ansiedad, cuenta la doctora en psicología Reid Wilson, autora de Don't Panic: Taking Control of Anxiety Attacks y directora del Centro de tratamiento de trastornos de ansiedad, a BuzzFeed Life.

Cómo se hace frente a un ataque de pánico también puede afectar o no a desarrollar el trastorno de pánico, dice Gur. Algunas personas pueden tener un solo episodio o dos y eso es todo, mientras que otras pueden experimentar extrema preocupación y miedo después de un ataque de pánico, lo que puede conducir a trastornos de pánico completos.

4. Los síntomas de un ataque de pánico son agobiantes y muy reales.

instagram.com

He aquí algunos de los síntomas más comunes:

- Palpitaciones del corazón o ritmo cardíaco acelerado

- Sudar

- Temblores o estremecimientos

- Falta de aliento, dificultad para respirar o sentir que te estás ahogando

- Mareos, sentir desvanecimiento o desmayo

- Dolor de pecho

- Náuseas o dolor de estómago

- Escalofríos o sofocos.

- Entumecimiento u hormigueo, especialmente en las manos y los pies

- Miedo a morir

- Miedo a perder el control o volverte loco

Algunas personas también experimentan desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (sentirse separado de uno mismo), pero son menos comunes, dice Gur. Nadie sabe por qué algunas personas experimentan algunos de estos síntomas y otros no, pero en general se entiende que un ataque de pánico implica al menos cuatro de ellos. Los síntomas aparecen repentinamente y pueden durar desde unos pocos segundos hasta una media hora, aunque por lo general duran unos 10 minutos, dice Wilson. Dicho esto, puede que sientas algunos síntomas residuales un tiempo después de que termine.

5. Lo que en realidad estás sintiendo durante un ataque de pánico es una exageración de la excitación del sistema nervioso simpático.

instagram.com

Un ataque de pánico es esencialmente tu cuerpo sacando su respuesta de lucha o huida, cuando en realidad no hay ninguna amenaza real. Así que si estuvieras cara a cara con un león estarías totalmente listo; pero no lo estás, estás cara a cara con Neflix, por lo que estás en plan QUÉ ESTÁ PASANDO, POR QUÉ ME LATE EL CORAZÓN ASÍ Y MI MANO IZQUIERDA ESTÁ ADORMECIDA Y ES 100 % SEGURO QUE VOY A MORIR. Reacción totalmente legítima.

Entonces, ¿qué está sucediendo realmente en Tu cuerpo para causar todo este caos? Wilson explica: Primero el cerebro recoge alguna amenaza percibida, lo que podría ser algo así como un pensamiento aterrador aleatorio del que ni siquiera eres consciente o un extraño ritmo cardíaco. El tálamo lleva esa información sensorial a la amígdala, lo que se traduce como peligro y provoca la activación del sistema nervioso simpático, el cual emite la respuesta de lucha o huida. Durante este tiempo, se secreta epinefrina (adrenalina del cuerpo) en el cerebro y el cuerpo, lo que provoca síntomas como aumento del ritmo cardíaco, respiración rápida, sudoración, aumento de la tensión arterial, dilatación de pupilas, sequedad de boca y otros.

Estas son respuestas simpáticas normales (sucederían de forma natural si estuvieras en una pelea contra un león), pero como no estás frente a un león, empiezas a entrar en pánico y a atribuir significado a estos síntomas para tratar de darles sentido, como que tienes un ataque al corazón / tienes una reacción alérgica / estás punto de desmayarse / muriéndote / etc. Este miedo y pánico pueden causar otros síntomas que entran en juego y también pueden provocar hiperventilación (que puede añadirse a síntomas como temblores, hormigueo, mareos, dificultad para respirar, dolor en el pecho, etc.).

6. Es totalmente común ver a un puñado de médicos o incluso ir a la sala de emergencias por un ataque de pánico.

instagram.com

Obviamente la mayoría de los síntomas de un ataque de pánico también pueden ser síntomas de otros problemas de salud, eso es lo que los hace tan temibles y por lo que es tan difícil aceptar que se trata de un ataque de pánico y no un ataque al corazón o alguna otra cosa. Así que si estás experimentando los síntomas anteriores y para ti es algo nuevo y aterrador, sin duda ve a un médico para descartar cualquier otra cosa.

Gur y Wilson están de acuerdo en que la mayoría de sus pacientes acuden a ellos después de haber visitado a varios médicos o acudido a emergencias y no haber obtenido ninguna respuesta. Para muchos, se trata de un proceso largo y frustrante antes de descubrir que son ataques de pánico. "Es de vital importancia descartar todas esas cosas y es importante para mejorar. Vas a tener otro pensamiento temeroso y tienes que ser capaz de decir "Esto es un ataque de pánico'", dice Wilson. "Porque no hay ninguna pista en los síntomas de que se trate de un ataque de pánico".

7. Los ataques de pánico parecen que salen de la nada, pero no es así en realidad.

instagram.com

Siempre hay algún tipo de desencadenante, pero podría ser algo muy leve, como un pensamiento pasajero del que ni siquiera eres consciente, dice Gur. O podrías tener un ataque de pánico meses después de que suceda algo traumático o estresante (como algún tipo de pérdida, separación o rechazo), dice Wilson. Así que incluso cuando parece que un ataque de pánico es totalmente al azar, podría ser útil tratar de pensar (solo o con un psicólogo) sobre cualquier desencadenante potencial.

8. Puede incluso que tengas ataques de pánico si de verdad estás en sintonía con tu cuerpo.

carolinedirector.tumblr.com / Via giphy.com

Algunas personas que son propensas a la ansiedad están muy en sintonía con sus sensaciones corporales y simplemente eso puede desencadenar un ataque de pánico, dice Gur. Por ejemplo, tal vez notes un latido extraño o dificultad para respirar o una visión borrosa. La mayoría de la gente ni siquiera se da cuenta (o lo atribuyen al café de la mañana o a las alergias o a lo que sea), pero otros pueden darse cuenta de estas pequeñas sensaciones corporales y centrarse en ellas, lo que provoca el ataque de pánico. Una vez más, puede que ni siquiera seas consciente de estos factores desencadenantes, por lo que aún así podría parecer que viene de la nada.

9. Para algunas personas, el miedo no es a estar muriéndose, sino a que se va a perder el control o a humillarse a uno mismo.

instagram.com

Una cosa que la mayoría de la gente no entiende acerca de los ataques de pánico es cómo pueden ser tan temibles cuando la gente sabe que los tienen. ¿El hecho de que sepas que tienes trastorno de pánico no ayuda a darte cuenta de que es solo un ataque de pánico?

Bueno... no es tan simple. "Muchas veces el miedo es por la pérdida de control, por avergonzarse a uno mismo en público, estar atrapado en una situación incómoda, etc.", dice Gur. Así que incluso si sabes que es la ansiedad la que habla, sigue siendo aterrador sentir que no tienes el control y que puedes hacer nada para detenerlo. "Es por eso que cuando tratamos el pánico, tenemos que tratar no solo la gestión de los síntomas físicos, sino también dejar ir los pensamientos de mala adaptación y de control", dice.

10. Los ejercicios de respiración o técnicas de atención plena podrían ayudar en el momento.

instagram.com

Solo decirle a alguien "respira" durante un ataque de pánico no es realmente útil, porque la respiración incorrecta solo puede empeorar la situación. Lo que quieres hacer es una respiración diafragmática, donde el vientre se expande y contrae (en lugar de que el pecho suba y baje). "Imagina que tienes un globo en el estómago", dice Gur. También es útil tomar más tiempo para exhalar que inhalar (así que puedes probar a inhalar durante tres segundos y exhalar durante cuatro segundos).

Otra táctica útil es la relajación muscular progresiva, que en esencia es hacer una exploración de todo el cuerpo en la que aprietes y sueltes cada grupo muscular del cuerpo. Puedes comenzar en la cabeza o los dedos del pie y tomar turnos para tensar un grupo muscular durante unos segundos y luego relajarlo durante unos 30 segundos, y después pasar al siguiente grupo muscular. He aquí una relajación muscular progresiva guiada que puedes probar.

11. Pero lo más importante es aceptar lo que está pasando, reconocer que acabará pronto y esperar.

instagram.com

Recuerde que es un ataque de pánico y que lo que sientes son síntomas normales de pánico. "Describe lo que son para que puedas dejarlos marchar", dice Gur. En lugar de pensar dios mío, tengo que hacer que mi corazón deje de latir tan rápido, simplemente reconoce que el corazón está latiendo rápido, que es una respuesta del sistema nervioso simpático y que pasará pronto.

"Lo primero que la gente tiende a hacer es escapar", dice Wilson. Sin embargo, los expertos en realidad sugieren tratar de hacer frente a ese pánico. "Solo trata de pasar el rato con ello y trata de acallar tus pensamientos y aceptar las consecuencias de estas sensaciones. Esa es la mejor manera de empezar a controlar el ataque de pánico, sin enterarte de que debes escapar".

12. El trastorno de pánico puede hacer que lleves a cabo pequeños cambios de estilo de vida que pueden parecer poca cosa, pero que en realidad pueden hacer que el pánico empeore.

instagram.com

El problema de escapar de la situación cada vez que tengas un ataque de pánico es que funciona... a corto plazo. Después de que el pánico desaparezca, parece que haya sido una buena decisión salir de la situación y asocias el pánico y todo lo que estaba pasando (si estabas en el supermercado, viendo una película de miedo, en el tren, digiriendo comida india, lo que sea).

Cuando tienes un trastorno de pánico, temes tener un ataque de pánico de nuevo y eso hace que evites ciertas cosas que asocias con ellos. Así que tal vez empieces a tomar el autobús en vez del tren o a sentarte en el pasillo cuando vayas al cine o solo vayas al supermercado con un acompañante. Es posible que te digas que estas son opciones simplemente insignificantes, pero realmente "estás evitando ponerte en situaciones en las que puedes potencialmente tener pánico y tener que enfrentarte a él", explica Gur.

"Si empiezas a evitar cosas, modificar tu día a día, rechazar ciertas tareas en el trabajo, sabes que está cediendo a la ansiedad", dice. "Puede que te sientas bien y no tengas pánico porque no estás haciendo cosas que causan pánico, pero eso en realidad está indicando que está refugiándote frente a la ansiedad". En vez de manejar el pánico, en realidad estás dándole más poder.

13. Si tienes ataques de pánico y preocupación significativa entre los ataques (o si estás cambiando el comportamiento a causa de ellos), busca a un terapeuta especializado en trastornos de pánico o trastornos de ansiedad.

instagram.com

Si has tenido un ataque de pánico o 20, un psicólogo puede ayudarte a manejar los síntomas y factores desencadenantes. Si la terapia te parece aterradora o cara, Wilson sugiere comenzar con algunos libros de autoayuda o sitios web para aprender más sobre ellos. La investigación muestra que algunas personas realmente consiguen mejorar simplemente con estudiar acerca de la enfermedad, dice. Así que incluso solo leer algo como esto puede ayudar a darle un poco de sentido. Unos buenos puntos de partida serían la Anxiety and Depression Association of America, (Asociación Estadounidense de la Depresión y la Ansiedad) la American Psychological Association (Asociación Psicológica Estadounidense), o el National Institute of Mental Health (Instituto Nacional de Salud Mental).

14. Los medicamentos pueden ayudar, pero es el método de tratamiento menos eficaz cuando se utiliza solo.

jessicahtam / Creative Commons / Via Flickr: jessicatam

Si sigues sufriendo ataques de pánico o trastorno de pánico, un médico o psiquiatra puede sugerir algún medicamento. El trastorno de pánico se trata típicamente con los ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, también conocidos como antidepresivos), que se toman a diario. En algunos casos, el médico puede prescribir benzodiazepinas (como Xanax), lo que sería más de una solución de acción rápida pero temporal.

Pero aquí está la cosa: La investigación muestra que solo tomar medicación es el tratamiento menos efectivo para el trastorno de pánico, dice Wilson. Las opciones más eficaces son la terapia (normalmente terapia conductual cognitiva (TCC) o una combinación de terapia y medicación.

15. El trastorno de pánico es el trastorno de salud mental que mejor se trata.

instagram.com

Con el tratamiento adecuado, ya sea la psicoeducación, la TCC, terapia de atención plena, la medicación o alguna combinación de ellos, puedes manejar o eliminar los ataques de pánico por completo, dice Gur. En serio, piensa en eso un segundo. Los ataques de pánico y el trastorno de pánico son verdaderamente aterradores, pero es alentador saber que en realidad pueden ser muy manejables. Eso no quiere decir que te puede que nunca vuelvas a tener un ataque de pánico, pero tu meta personal puede llegar a un punto en que puedas manejar los síntomas, reconocer cuándo estás teniendo uno y no dejar que se intensifique el pánico.

"El trastorno de pánico quiere que creas que está sucediendo algo terrible", dice Wilson. Armarte con educación y entrenamiento de la mente antes de tiempo puede ser muy útil, pero el tratamiento puede ser un proceso continuo que se haga más fácil con el tiempo.

Recuerda, no estás roto, ni eres raro o débil.

instagram.com

"Muchas personas que tienen trastorno de pánico comienzan a verse a sí mismos como muy frágiles", dice Gur. Pero adoptar un sentido "frágil" de uno mismo no será útil cuando estés tratando de manejar el pánico y aplastar esos comportamientos de evitación. "No eres una persona frágil", dice ella. "Simplemente experimentas cosas, tal vez con más intensidad que otras personas".

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss