go to content

14 Terroríficos tratamientos médicos que realmente solían existir

Qué bueno que la ciencia ha evolucionado a través de los años.

publicado

1. Sangría

Una sangría es un proceso que saca una gran cantidad de sangre, a menudo haciendo una incisión en la vena del antebrazo, pero también se utilizaban sanguijuelas y ventosas. Los doctores creían que la enfermedad era provocada por un desequilibrio en los fluidos corporales, y sacar sangre restablecería ese equilibrio. Sí, ¡claro!

La sangría se utilizaba para tratar todo tipo de cosas, desde la plaga y la viruela hasta la epilepsia. La práctica comenzó con los antiguos egipcios y continuó siendo un tratamiento popular hasta el principio del siglo XIX, a pesar de los avances científicos significativos de la medicina. No prevaleció en el siglo XX, ya que los doctores se dieron cuenta de que la pérdida de sangre solo hacía que los pacientes se enfermaran más... o los mataba. También es, quizás, la verdadera razón por la que George Washington murió.

2. Trepanación

La trepanación implica perforar o taladrar un agujero pequeño en el cráneo para exponer el cerebro. Las evidencias muestran que la trepanación existía incluso desde la era neolítica y se realizó hasta el siglo XIX, a menudo, sin anestesia o medicamentos para el dolor.

Aparentemente la utilizaban tanto los doctores occidentales como los médicos tradicionales o religiosos para tratar la histeria o la sicosis. Con el tiempo, los doctores se dieron cuenta de que este procedimiento traumático no era un tratamiento psicológico efectivo, y desapareció en la primera década del siglo XX. Todavía en la actualidad existen formas modernas de trepanación, pero los neurocirujanos la practican para aliviar temporalmente la presión del cerebro producida por la hinchazón o el sangrado.

3. Cocaína

Smerdis of Tlön / Wikicommons / Via commons.wikimedia.org

A partir de 1860, la cocaína se utilizó como un anestésico para el dolor, especialmente para enfermedades de dientes y encías, pero, también, para tratar la fiebre del heno, el alcoholismo y la depresión. Se sabía que Freud se la prescribía a sus pacientes como dulce. Fue una medicina bastante popular hasta principios de la década de 1900, cuando los doctores se dieron cuenta de que era increíblemente adictiva y llevaba al uso del crack, el primo más barato y menos puro de la cocaína, así que fue etiquetada como droga ilegal.

4. Hemiglosectomía

Mike Mols / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

Una hemiglosectomía es la remoción de la mitad o parte de la lengua que se hacía en la época medieval con instrumentos primitivos y sin anestesia. Se creía que esta cirugía traumática trataba el tartamudeo y otros defectos del habla. Sí, los médicos pensaban que cortar la mitad de la lengua ayudaría con los problemas del habla.

La popularidad de la cirugía disminuyó para el siglo XVII porque era tanto ineficaz como inhumana, pero las cirugías de hemiglosectomía se siguen utilizando todavía en la actualidad para tratar el cáncer de boca y otras enfermedades de tipo oral.

5. Orinoterapia

Turbotorque / Via commons.wikimedia.org

La orinoterapia o uroterapia procede de la antigua medicina hindú, que promovía beber orina y masajear con ella la piel para tratar picaduras, padecimientos menores e, incluso, algunos cánceres.

Los médicos creían que la orina era un "oro de la sangre" filtrado y purificado, en oposición a un producto de desecho del cuerpo. Siguió siendo un remedio tradicional hasta el siglo XIX, cuando las personas dejaron prácticamente de utilizar la orina como tratamiento (excepto para picaduras ocasionales de medusa), debido a que beber tu propia orina podría ser peor que cualquier enfermedad que estuvieras intentando curar.

6. Cloroformo

El cloroformo, el "roofie" original, se utilizó por vez primera para anestesiar en 1831 y se volvió la anestesia más popular para cirugías y partos. Los pacientes olían un paño empapado en cloroformo para quedar inconscientes para la cirugía, y posteriormente los doctores diseñaron una máscara que liberaba una dosis constante de cloroformo de modo que los pacientes permanecieran inconscientes a lo largo de la operación.

En teoría, esto era fantástico, porque, antes de la anestesia, la cirugía era, literalmente, una tortura, pero se presentaron muchas complicaciones y una elevada tasa de mortandad. Los doctores dejaron de usar cloroformo en la década de 1950 cuando descubrieron anestésicos más seguros como el gas de óxido nitroso.

7. Vomitivos

Wellcome Images / commons.wikimedia.org / Via wellcomeimages.org

Los vomitivos eran utilizados para inducir el vómito, que en aquél tiempo se pensaba que "evacuaban" las sustancias extra que provocan enfermedades en el cuerpo y "restablecían" el equilibrio interno. Los vomitivos incluían dosis bajas de elementos tóxicos como tartrato de antimonio, mercurio y sulfato de cobre que, prácticamente, envenenaban a las personas hasta que vomitaban todo y vaciaban el tracto digestivo.

Los vomitivos eran tomados para tratar todo, desde depresión hasta dolores de cabeza e infecciones, pero desaparecieron en el siglo XX porque —oh, sorpresa— a menudo enfermaban más a las personas o, simplemente, las mataban.

8. Sanguijuelas

Las sanguijuelas se han utilizado durante miles de años para sacar sangre, comenzando con los antiguos egipcios y hasta el siglo XIX. Los doctores creían que la inflamación de los órganos provocaba la mayoría de las enfermedades y que sacar la sangre era la única cura, así que colocaban sanguijuelas en la parte del cuerpo donde se localizaba el órgano (como los ojos, la boca, los oídos, la vulva y el pene).

Algunos doctores incluso ataban un cordel a la sanguijuela, como una correa, de modo que pudiera entrar por el recto, la vagina o la boca y sacar la sangre sin escaparse. En el punto máximo de la popularidad del uso de las sanguijuelas en la Europa del siglo XIX, los doctores tenían "criaderos de sanguijuelas" o estanques donde criaban miles de Hirudo medicinalis, una especie única de sanguijuelas no agresivas que resultaban perfectas para uso médico. Para el siglo XX, el uso de las sanguijuelas disminuyó en popularidad debido a que en realidad no funcionaba y, a menudo, provocaba más problemas, además de que pegarte sanguijuelas en el rostro suena extremadamente espantoso.

9. Lobotomía

Flickr user Digital Collections, UIC Library CC / Via Flickr: uicdigital

Una lobotomía frontal implica cortar o retirar la corteza prefrontal del cerebro. Se volvió popular en la década de 1940 y se utilizó ampliamente en los hospitales e instituciones mentales para tratar a pacientes con esquizofrenia, psicosis, TOC y otros desórdenes. De hecho, mostró que mejoraba los síntomas en la mayoría de los pacientes, pero también se asoció con complicaciones y con algunas muertes.

La moda de la lobotomía terminó, finalmente, en los años cincuenta, cuando los doctores se percataron de que muchos pacientes que se pensaba habían sido curados, en realidad, se habían vuelto vegetativos y dependientes. Además, el mundo médico rápidamente se dio cuenta de que existían terapias más efectivas y humanas para las enfermedades mentales. Sin mencionar que Alguien voló sobre el nido del cuco se publicó.

10. Jarabes calmantes (cocteles de narcóticos)

A finales del siglo XIX los farmacéuticos patentaron jarabes calmantes para la dentición y para los niños inquietos, que incluían ingredientes como morfina, codeína, cannabis, cloroformo, metanfetaminas y alcohol. Las dosis eran lo suficientemente bajas como para detener el dolor de la dentición y lo suficientemente elevadas como para noquear a los niños, así que, a menudo, las madres utilizaban los jarabes para poner a dormir a sus irritables bebés.

No es de sorprender que muchos bebés y niños pequeños terminaran con sobredosis, cayendo en coma o muriendo. Así que estos jarabes, al igual que el muy popular jarabe de la señora Winslow, fueron eliminados del mercado para bien para la década de 1930, lo cual es algo bueno, porque el "sizzurp" no es nada comparado con lo que los niños estaban bebiendo a sorbos en 1900.

11. Heroína

Mpv_51 / Wikicommons / Via commons.wikimedia.org

En 1898, Bayer empezó a comercializar heroína pura como un supresor de la tos. En serio. Pronto se convirtió en una "droga maravilla" porque funcionaba todavía mejor que la codeína en el tratamiento de enfermedades respiratorias como la tos ferina, que era una epidemia en ese momento.

Sin embargo, la mayoría de los pacientes rápidamente se hicieron adictos a ella, y para 1910 los adictos a la morfina descubrieron la heroína y esta se convirtió en un producto de primera necesidad del mercado ilícito de drogas. Bayer finalmente saltó del barco, y en 1931 la heroína fue completamente prohibida en los Estados Unidos.

12. Mercurio líquido

A / Wikicommons / Via commons.wikimedia.org

Las sociedades antiguas persas, griegas y chinas utilizaban mercurio médico como ungüento para tratar enfermedades de la piel, e, incluso, lo tragaban para aumentar la esperanza de vida. No obstante, el mayor uso del mercurio fue para tratar lesiones de la piel producidas por la sífilis, y siguió utilizándose como tratamiento desde el siglo XV hasta bien entrado el siglo XX.

Para los años veinte, las farmacias vendían mercurio líquido no regulado en diversos colores para tratar todo, desde un dolor de muelas hasta la depresión. Desapareció alrededor de 1950, tanto por el descubrimiento de la penicilina para tratar la sífilis como por el descubrimiento del envenenamiento por mercurio, que daña la mayoría de los órganos vitales y puede provocar la muerte. Sin embargo, algunos compuestos a base de mercurio siguen utilizándose (de forma segura) en la medicina en la actualidad.

13. Arsénico

Wellcome Library, London / Wikicommons / Via wellcomeimages.org / commons.wikimedia.org

El arsénico, un veneno bien conocido, era un tratamiento médico popular que comenzó con los antiguos chinos y duró hasta el siglo XX. El elemento se encuentra naturalmente en las aguas subterráneas, pero es altamente tóxico en su forma inorgánica y puede provocar lesiones, defectos en el desarrollo, enfermedades cardiacas o la muerte. Aun así, se utilizaba en pequeñas cantidades para tratar distintos tipos de cáncer (como el de próstata) y la sífilis, y las mujeres victorianas incluso lo utilizaban como cosmético.

No fue sino hasta que el Ejército de los Estados Unidos utilizó compuestos a base de arsénico para desarrollar agentes de guerra química que se reguló el arsénico y se retiró del mercado público. Sin embargo, el trióxido de arsénico (arsénico blanco) sigue siendo utilizado por oncólogos para tratar algunas formas de leucemia.

14. El cinturón eléctrico

Wellcome Library, London / Wikicommons / Via wellcomeimages.org / en.wikipedia.org

Aunque la electroterapia es un tratamiento médico legítimo, fue usada por médicos "charlatanes" para vender tratamientos falsos como el cinturón eléctrico, o cadena Pulvermacher, creada en 1850.

El cinturón utilizaba una batería en cadena para liberar corrientes eléctricas y estimulación al abdomen, lo cual, se decía, promovía la digestión y trataba la disfunción eréctil. Para mediados de la década de 1900, fue un tratamiento muy popular para la pérdida de peso entre las mujeres, a quienes se les decía que les adelgazaría el abdomen. El cinturón fue eliminado gradualmente como tratamiento médico real en los años cincuenta, pero siguen comercializándose variaciones modernas para tener un abdomen marcado aunque existen 100 años de evidencia que prueban que el cinturón es una tontería absoluta.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss