back to top

19 formas de cuidar mejor tu vagina

Hablemos sobre lo que tu vagina quiere y necesita.

publicado

Todas esas curiosas y extravagantes tendencias de 2017 sobre las vaginas pueden haberte abrumado un poco. Así que ¿qué puedes hacer realmente para cuidar mejor tu vagina?

Parecía que una semana sí y una no aparecía un nuevo producto o procedimiento que prometía "mejorar" la vagina. Había láseres, supositorios de marihuana, huevos de cristal, copas menstruales con Bluetooth y "vajacials" (sí, eso significa un facial para tu vagina), por nombrar solo algunos. Pero mantener tu vagina saludable en realidad no es tan complicado como estas nuevas tendencias pueden hacerte creer.

Así pues, ¿cuáles son las mejores cosas que puedes hacer para cuidar de tu vagina y tu vulva? Hemos consultado a dos expertas para descubrirlo: la doctora Mary Jane Minkin, profesora clínica de obstetricia, ginecología y ciencias de la reproducción de la Facultad de Medicina de Yale; y la doctora Alyssa Dweck, colegiada en obstetricia y ginecología y autora de The Complete A to Z for Your V.

1. Haz menos.

Channel 4 / Via giphy.com

Probablemente hayas leído sobre algunas de las cosas que puedes introducir en la vagina, desde supositorios de ácido bórico hasta "perlas" de hierbas para eliminar toxinas. Pero, según las expertas, cuanto menos enredes por ahí, mejor. "La vagina es como un increíble horno con función de limpieza automática y tiene sus propios métodos para mantener un pH ácido de forma que se mantenga el equilibrio y se eviten las infecciones", dice Dweck a BuzzFeed Health.

Así que puedes dejar tranquila a tu vagina (el canal muscular interno que tienes entre el útero y el mundo exterior). "Si haces demasiadas cosas ahí puedes bajar el pH o trastornar la flora bacteriana natural de la vagina, que nos mantiene saludables", dice Minkin a BuzzFeed Health. Por supuesto, si hay un problema deberías ir al médico, pero no tienes que usar supositorios especiales o limpiarte la vagina con vapor de forma habitual para estar saludable. Confía en que tu vagina hará su trabajo.

Publicidad

2. Dile adiós definitivamente a los lavados vaginales.

instagram.com

En serio, deja de hacer lavados vaginales. "Tal y como hemos dicho, la vagina se limpia a sí misma, por lo que no tienes que enjuagarla con agua, vinagre ni otros fluidos", dice Minkin. Y ese flujo en tu ropa interior puede ser desagradable, pero no es un signo de falta de aseo. El flujo es una función corporal normal y saludable y no tienes que limpiar la vagina para eliminarlo.

Además, los lavados vaginales con frecuencia hacen más mal que bien. "Los lavados vaginales pueden acabar con las 'bacterias buenas', o lactobacilos, que queremos que sigan ahí para conservar el equilibrio del pH", dice Minkin. Algunos kits de lavado vaginal que se venden en las tiendas contienen incluso aromas o antisépticos agresivos que pueden irritar la vagina. Así que no hagas nunca un lavado vaginal.

3. Limpia la vulva adecuadamente.

instagram.com / Via instagram.com

Puede que la vagina se limpie sola, pero la vulva (la parte exterior de tus genitales, incluyendo los labios) tiene que lavarse. Las bacterias y el esmegma (una acumulación de grasas y piel muerta) pueden ocultarse en los pliegues de tu vulva y de vez en cuando debes limpiarlo. Pero hay muchas probabilidades que que no estés limpiando bien tu vulva. "Cuando te laves, usa solamente las manos y jabón suave. No tienes que frotar vigorosamente ahí abajo con un estropajo o un paño para limpiarlo", dice Dweck. Y si no tienes jabón, bastará simple y llanamente con agua.

4. Escoge jabones suaves sin perfume.

Achim Sass / Getty Images / Via gettyimages.com

Los jabones fuertes y aromatizados pueden causar irritación o una reacción alérgica en la vulva. "Estamos hablando de los tejidos más sensibles del cuerpo, así que mientras menos perfumes y productos químicos se usen en ellos, mejor", dice Minkin. Los expertos sugieren usar jabones suaves y sin fragancias adicionales (que no es lo mismo que inodoros, ya que los inodoros pueden contener fragancias para ocultar el olor que tienen por defecto), como Dove o uno simple de glicerina o de Castilla. Reserva tu gel de ducha exfoliante con aroma a manzana para tus axilas y el resto de tu cuerpo.

5. Lávatela con jabón una vez al día como máximo.

The Gloss / Via theglossdotcom.tumblr.com

Puede que te duches una vez al día, pero no siempre necesitas usar jabón en tus labios cuando lo haces. "Si te limpias excesivamente la vulva puedes quitarle a tu piel los aceites naturales que te protegen", dice Dweck. Así que no te preocupes si no aplicas jabón allí durante uno o dos días. Y si te duchas dos veces al día o sientes que necesitas lavarte después de tener sexo, de todas maneras intenta enjabonar tu vulva una sola vez.

Publicidad

6. Para de frotar tu vulva hasta el cansancio con una toalla cuando te seques.

FOX / Via mmmsimpsons.tumblr.com

Para secar tu vulva, se aplican las mismas reglas que corren para cuando te la lavas: no la frotes intensamente desde atrás hacia adelante, ya que eso probablemente es perjudicial para el tejido de la misma. "Para secar el área, solo necesitas dar unas palmaditas suaves allí con una toalla limpia", dice Minkin. Si te duele la vulva o la tienes irritada, Minkin sugiere que uses un secador de pelo para soplarla en frío —o a la menor temperatura que el objeto permita—, manteniendo el aparato a 30 cm de distancia. "El aire puede producir una sensación relajante y secará la vulva sin que tengas que frotarla", dice Minkin.

7. No uses bombas de baño ni jabones aromatizados.

Pavelkriuchkov / Getty Images / Via gettyimages.com

Bañarse puede ser una parte relajante dentro de cualquier rutina de aseo personal. Entonces, ¿por qué no agregar una bomba de baño burbujeante para que sea una experiencia colorida, perfumada y digna de Instagram? Bueno, para empezar, a tu vulva y a tu vagina probablemente no les agradaría sumergirse en todas esas fragancias durante horas. "Las bombas de baño y los baños de burbujas pueden alterar el pH de la vagina, y eso puede facilitar que se produzca una irritación o una infección", dice Minkin.

¿Significa esto que deberías deshacerte de tu reserva de Lush? No, pero tal vez podrías limitar los baños a uno o dos al mes y no usar bombas de baño en absoluto si actualmente sientes picazón o dolor. "Las bombas de baño y los baños de burbujas no son malos para todos, pero tenemos que estar conscientes de que pueden causar problemas y tener cuidado con las irritaciones después de usarlos", dice Dweck.

8. Evita utilizar toallitas y tampones desodorizantes.

Jenny Chang / Via buzzfeed.com

Antes que nada, el flujo menstrual no necesita oler de una manera específica ni disimular su olor con aromas florales u otros. Segundo, las toallitas y los tampones desodorizantes están repletos de perfumes fuertes que definitivamente no querrás tener cerca de tu sensible tejido vulvar ni de tu vagina con pH balanceado. "Los tampones aromatizados pueden perturbar tu vagina y causar irritación o reacciones alérgicas, así que limítate los productos sin fragancias", dice Dweck. Y la verdad es que no importa qué tipo de tampones ni toallitas uses (orgánicos, inorgánicos, con aplicador de plástico o de cartón...) siempre y cuando no estén aromatizados.

9. Asegúrate de que tus otros productos de higiene no te estén causando problemas.

FOX / Via imgur.com

Tus genitales pueden irritarse por varios motivos, así que no supongas de inmediato que tienes hongos si sientes picazón.

"Una de las principales causas por las que se irrita la vulva es la alergia o la sensibilidad a los componentes de los productos que utilizamos todos los días, los cuales pueden causar irritación, picazón y secreciones anormales", dice Dweck.

Entre estos productos se incluyen jabones, lociones, cremas de afeitar, sprays, detergentes para la ropa y todo lo que entre en contacto (directa o indirectamente) con tu vulva o vagina. Lo que usas para asearte también importa. "Ten cuidado con las toallitas húmedas: los químicos en ellas pueden causar sarpullidos con picazón desde la vulva hasta el ano", dice Dweck. Si no quieres correr riesgos, elige productos que no contengan fragancias y que estén fabricados con una menor cantidad de componentes. Reserva tu sofisticada loción de verbena de limón para tus piernas y brazos.

Si la irritación que tienes en tu vulva fue causada por una alergia, puede tomar algo de tiempo, paciencia y la realización de un test de alergias para poder averiguar qué componentes debes evitar, pero tu ginecoobstetra o dermatólogo puede ayudarte a resolver el problema.

Publicidad

10. Deshazte de la ropa interior incómoda y extremadamente apretada.

Seb Oliver / Getty Images / Via gettyimages.com

¿Recuerdas esa ropa interior tuya que es superincómoda, que no te queda bien, que está instalada al fondo de tu cajón y que solo usas por desesperación? Es hora de que eches esa prenda y todas las que no te queden bien a la basura. Minkin recomienda usar ropa interior que sea de algodón o cuya entrepierna sea algodón; da lo mismo si usas tangas o calzones siempre y cuando estos sean sean cómodos y permitan el paso del aire. "Que tu vulva y tu vagina no reciban aire podría hacerte más propensa a tener hongos", dice Minkin. Los hongos se crecen en lugares cálidos y húmedos, así que estar sentada durante todo el día con una ropa interior que no se ventila no es buena idea.

11. Abraza el ~aroma natural~ de tu vagina.

HOLYCHILD / youtube.com / Via giphy.com

La mayoría de las mujeres tiene un olor vaginal propio y único que varía según su ciclo menstrual y su dieta personal, dice Dweck, pero esto es totalmente normal y no hay de qué avergonzarse. No tienes por qué camuflarlo ni usar perfumes o sprays en tu vulva, dicen los expertos, ya que estos pueden ser muy irritantes. Obviamente, si el olor de tu vagina es desagradable y además de eso tienes síntomas como picazón y otros, deberías ir al médico. Pero en la mayoría de los casos el olor natural de tu vagina no es algo de lo que debas preocuparte. "Probablemente tú eres la que está más preocupada por cómo hueles que cualquier otra persona", dice Dweck.

12. Evita que se te encarnen los pelos en lugar de pellizcarlos.

Flo Perry / Via buzzfeed.com

Los folículos de los vellos púbicos pueden obstruirse e infectarse (foliculitis), lo que puede hacerlos lucir como granos o protuberancias rojas. A veces estos muchachos se obstruyen solo por mala suerte, pero hay cosas que puedes hacer para ayudar a prevenir este problema. Dweck sugiere afeitarse con una rasuradora nueva y limpia y reemplazarla cada una o dos semanas. Si prefieres la cera, ve a un lugar de buena reputación para llevar a cabo el proceso y exfolia suavemente la zona púbica antes de depilarte. Otro tip es evitar permanecer con tu ropa de ejercicio sudada innecesariamente por mucho tiempo, dice Minkin, ya que tu área púbica puede atrapar bacterias de esta manera.

Puede que se sienta satisfacción al reventar una espinilla o sacar un vello encarnado, pero realmente no es algo que debieras hacer. Romper la piel de ese lugar puede hacerte más propensa a generar una infección, dice Dweck. Resiste la tentación de pellizcarlos y, en vez de eso, usa compresas calientes. En la mayoría de los casos, el folículo inflamado desaparecerá por sí solo. Y si las protuberancias no desaparecen, consulta a tu ginecoobstetra.

13. Empieza a revisar si a tu vulva le están apareciendo lunares o marcas que antes no estaban allí.

instagram.com / Via instagram.com

El hecho de que tu vulva nunca vea la luz del día no significa que no puedas tener cáncer a la piel u otras enfermedades a la piel en tu entrepierna. Así que no olvides revisar tu vulva y la piel circundante con un espejo cuando realices autochequeos para ver si tienes síntomas de cáncer a la piel. "Ten cuidado con los lunares nuevos, las marcas de nacimiento y los acrocordones, y con cualquier cosa que sangre o se enconstre con frecuencia", dice Dweck.

Ve a un dermatólogo si notas algo raro.

Publicidad

14. Elige el vibrador o el juguete sexual adecuado para tu vagina.

Igor_avramchuk / Getty Images / Via gettyimages.com

¡La masturbación es una increíble manera de descargar tu energía sexual y además te hace bien!

Los juguetes sin duda pueden ayudar a aumentar el placer durante la masturbación y vienen en todas las formas y tamaños para que puedas elegir el más adecuado para tu anatomía vaginal particular. El truco está en descubrir qué es lo que tienes que hacer para llegar al orgasmo y luego comprar un juguete que te facilite el trabajo o que lo haga de mejor manera.

"El principal punto donde se genera el placer es el clítoris, pero muchas mujeres señalan que la superficie anterior o la parte superior y frontal de su canal vaginal también es una fuente de placer", dice Dweck. Puedes encontrar este punto al insertar un dedo y moverlo hacia arriba como haciendo una seña que dice "ven aquí". ¡No importa dónde se encuentre tu ~punto~, busca un juguete sexual que lo estimule y diviértete! He aquí una lista de excelentes juguetes sexuales y una larga lista de tips para masturbarse para que comiences.

15. Busca un lubricante que te guste mucho y úsalo en gran cantidad durante la previa y el acto sexual.

DreamWorks / Via giphy.com

"El lubricante está infravalorado y es infrautilizado", dice Dweck. Debes estar bien lubricada para tener sexo, ya que eso ayuda a prevenir microdesgarros dentro y en los alrededores de la vagina, los cuales pueden infectarse.

La vagina se autolubrica cuando estás excitada, dice Minkin, pero a veces esta lubricación no es suficiente o la vagina está seca por causas como las hormonas o los medicamentos.

Ahí es donde el lubricante es útil.

No todos los lubricantes se crean de igual manera: debes elegir el tipo que sea más adecuado para tus necesidades particulares. El lubricante a base de agua es la apuesta más segura, dice Dweck, porque los lubricantes a base de silicona pueden deteriorar los juguetes sexuales y el lubricante a base de aceite puede destruir los condones de látex. Si tienes alguna sensibilidad o alergia, elige un lubricante fabricado con una menor cantidad de componentes y evita todo lo que tenga aromas y sabores. Con respecto a los lubricantes, Minkin también sugiere comprar una muestra primero para probarlos antes de invertir en una botella grande.

16. Si siempre sientes dolor al tener sexo, no lo pases por alto: ve al médico.

instagram.com

El sexo con penetración puede ser incómodo a veces. Pero si has intentado usar lubricante y cambiar posiciones y aun así siempre te duele tener sexo, podría ser hora de que acudas a un médico para ver si algo va mal, dice Minkin. Entre los problemas que pueden hacer que el sexo sea doloroso se incluyen las infecciones, la sequedad vaginal, los espasmos musculares o incluso una enfermedad llamada vulvodinia, la que causa dolor crónico alrededor de la vulva. "Si sientes que el dolor está localizado en la profundidad de tu pelvis, ve a ver a tu médico de inmediato porque podrías tener un quiste o fibromas", dice Dweck. En cualquier caso, el sexo no tiene por qué ser una experiencia dolorosa.

17. Busca un ginecobstetra que realmente te guste y no le ocultes nada.

Maritsa Patrinos / Via buzzfeed.com

Tu ginecobstetra está allí para ayudarte a que tanto tu propia salud como la de tu vagina sea la mejor posible. Debes buscar un profesional que te haga sentir cómoda, porque tendrás que contarle todo lo que sucede en tu entrepierna. "Creo que la decisión principal que las mujeres deberían tomar es hablar más sobre sus vaginas y no sentirse avergonzadas ni nerviosas por hacerlo", dice Dweck.

Deberías ver a tu ginecoobstetra al menos una vez al año para realizarte un chequeo, dice Minkin, e ir a verlo siempre que sea necesario. Cuando vayas, no olvides hacer todas las preguntas que tengas, incluso aquellas que te avergüenzan y que googleas a las 2 a. m.

Publicidad

18. Y ve a tu ginecobstetra en lugar de tratar por ti misma esos "recurrentes hongos vaginales".

Voyagerix / Getty Images / Via gettyimages.com

Los hongos son muy comunes y nada de lo que espantarse. Pero si te salen una y otra vez y los medicamentos de venta libre solo te ayudan por un tiempo, podría ser otro el problema. "Al momento de lidiar con hongos, las mujeres se autodiagnostican de manera correcta solo cerca de un tercio de las veces, así que se equivocan a menudo", dice Minkin. Lo cierto es que podría tratarse una alergia, una vaginosis bacteriana, tricomoniasis u otra ITS, pero la única forma de saberlo es visitando a tu ginecoobstetra para hacerte los exámenes apropiados y tratar el problema.

19. Ama tus labios.

instagram.com / Via instagram.com

Hay muchos procedimientos y cirugías para rejuvenecer, tensar o agrandar de todo por allá abajo, pero eso no significa que tu vulva requiera arreglo alguno. Según los expertos, una de las mejores cosas que puedes hacer es dejar de creer que tu vulva necesita verse de cierta manera y dejar de compararte a ti misma con otras personas o imágenes. "Hay labios de todas las formas y todos los tamaños, y estas variaciones son normales", dice Dweck. Nunca es demasiado tarde para comenzar a otorgarles a tus labios un poco de amor.

Este artículo ha sido traducido del inglés.

Patrocinado