back to top

Esta mujer decidió abortar para no traer al mundo a su hija fallecida

"Me alegro de que nuestra historia no muriera con nuestra hija y espero que salga algo bueno de esto".

publicado

El 19 de octubre de 2016, Paradiso publicó su experiencia de tener un "aborto tardío" en la semana 23. Desde entonces, la publicación se hizo viral con más de 100,000 shares.

Facebook: lindsey.shaffer

"Estaba viéndolo [el tercer debate presidencial] y cuando oí que Trump decía que los abortos tardíos eran bebés arrancados del útero a los nueve meses, me entró un fuerte ataque de pánico y comencé a llorar, porque no podía creer que la gente pudiese llegar a pensar que pasa eso. Así que compartí mi historia y dejé las cosas claras", dijo Paradiso a BuzzFeed Salud.

La historia se volvió viral tras compartirla esa noche y volvió a serlo poco después, cuando el estado de Virginia propuso que se prohibieran los abortos al cumplir las 20 semanas de embarazo.

En febrero de 2016, Paradiso estaba de 18 semanas de su hija Omara. Los médicos descubrieron una especie de masa en el cuello de la bebé durante un ultrasonido.

facebook.com

El ultrasonido mostró una burbuja en el cuello de Omara, algo que a los médicos les parecía un tumor extraño llamado "teratoma", pero no podían saberlo hasta hacer una resonancia magnética.

"El médico nos dijo que lo mejor para nosotros era interrumpir el embarazo, porque su enfermedad era inevitable... pero no queríamos que nuestra bebé muriera... así que quisimos darle a Omara la chance de luchar", escribió Paradiso en su blog.

Publicidad

"La queríamos sin importar nada más", dijo Paradiso. De este modo, esperaron hasta la semana 27 para que pariese y así los médicos pudieran extraerle a Omara el tumor quirúrgicamente. Así tendría asegurada la mejor chance para sobrevivir.

"La sacaron pronto mediante el procedimiento EXIT, que básicamente es una cesárea más larga y más arriesgada de lo normal, porque su tumor era tan grande a las 27 semanas, que sería demasiado grande para sacarlo por vía vaginal", dijo Paradiso.

Junto con el necesario procedimiento EXIT para salvar la vida de Omara, Paradiso dijo que se enfrentaba al riesgo de ser estéril con dicho procedimiento, pero estaba dispuesta a ello para que Omara sobreviviese.

Tres semanas después, la resonancia magnética de Paradiso confirmó su mayor temor: El tumor triplicó su tamaño y estaba creciendo en su cabeza, pecho, en los pulmones y en los ojos. Era inoperable.

Después de que Paradiso y su marido fueran a otros dos hospitales para obtener más puntos de vista, buscaron a expertos del principal hospital infantil del país, el Hospital Infantil de Philadelphia (CHOP) para una resonancia magnética.

"Aún teníamos esperanzas, ya que dijeron que ven uno o dos casos similiares a este al año, y nos enseñó a una niña sobreviviente que tenía el mismo tumor que Omara. Eso sí, pasó su primer año de viabilidad en la Unidad Neonatal de Cuidados Intensivos, pero que ahora llevaba una vida normal", dijo Paradiso.

Sin embargo, los médicos vieron en la resonancia magnética que el caso de Omara era mucho peor y que el tumor estaba creciendo también dentro de su cerebro. "Era un linfagioma agresivo y tenía tres veces el tamaño de su cabeza. Estaban seguros al 99 % de que era dañino", dijo Paradiso.

Los médicos creyeron que el tumor mataría a Omara tras las 27 semanas, y en ese momento se le tendría que practicar el procedimiento EXIT a Paradiso, ya que el tumor sería demasiado grande para la dilatación y el curetaje.

Lindsey Paradiso / Via facebook.com

"Estaba dispuesta a arriesgarme a no tener hijos de nuevo con el procedimiento EXIT si eso implicaba que Omi sobreviviera, pero ahora que ya sabíamos que probablemente moriría después de proceder, el hecho de convertirme en estéril era demasiado para nosotros", explicó Paradiso.

Su marido y ella eligieron realizar un procedimiento donde se le administraría una inyección letal a la bebé y luego se le induciría el parto.

"En nuestro hospital, el ginecólogo-obstetra no podía hacerlo, así que viajamos una hora y tuvimos suerte, porque en muchas partes de Virginia son muy restrictivos", dijo Paradiso.

"Estuve en trabajo de parto durante 40 horas. Fue muy doloroso y agotador, pero quería dar a luz a mi hija para agarrarla en brazos y decirle adiós", dijo Paradiso.

Courtesy of Lindsey Paradiso / Via facebook.com

El corazón de Omara dejó de latir el 26 de febrero y nació el 28 de febrero. "Fue muy doloroso", dijo Paradiso. "No quería que me dieran analgésicos para el dolor, porque quería acordarme de todo. No obstante, tras 12 horas y a medio camino, no podía soportarlo más y me pusieron la epidural. Cuando parí, sentí cómo ella salía de mi cuerpo".

La familia decidió enterrar a Omara y celebró un pequeño funeral para ella.

"Cuando nació y pudimos ver la extensión de su tumor, nos quedamos conmocionados", dijo Paradiso.

Meghann Chapman / Via lindseyparadiso.com

"Para contextualizar, cuando tomamos la imagen (arriba) en la que puedes ver su tumor, este ya se había drenado y reducido de tamaño", dijo Paradiso.

Publicidad

En Virginia, el aborto es legal en el primer trimestre; en el segundo es legal solo en hospitales autorizados; e ilegal en el tercero, salvo en determinadas circunstancias.

Quackersnaps / Via gettyimages.com

Dichas circunstancias incluyen casos en los que la continuación del embarazo acabe "probablemente en disfunción física, mental o en el fallecimiento de la madre". En todos esos casos, las mujeres deben recibir un asesoramiento estatal y esperar 24 horas antes del procedimiento.

"Si estuviera prohibido abortar, me habría preocupado mucho por el hecho de estar obligada a tenerla y no poder sostenerla nunca en mis brazos", dijo Paradiso.

Lindsey Paradiso / Via facebook.com

Tras su experiencia, se unió a un grupo de apoyo para mujeres con embarazos tardíos interrumpidos y a NARAL, un grupo en defensa del derecho a elegir.

"Testifiqué frente a la asamblea general de Richmond la semana pasada, en apoyo a la declaración de derechos reproductivos de dos mujeres, porque la mejor forma de modificar las leyes es contar historias personales sobre cómo esa legislación te habría afectado si estuvieran vigentes", dijo Paradiso.

Este post fue traducido del inglés.

Caroline Kee is a health writer for BuzzFeed News and is based in New York.

Contact Caroline Kee at caroline.kee@buzzfeed.com.

Got a confidential tip? Submit it here.