back to top

19 Formas de cuidar mejor tu vagina

Hablemos sobre lo que quiere y necesita.

publicado

Si no sabes qué puedes hacer en realidad para cuidar mejor tu vagina, aquí está todo lo que debes saber...

Contactamos a dos expertas para descubrirlo: la Dra. Mary Jane Minkin, profesora clínica de Obstetricia, Ginecología y Ciencias de la Reproducción en la Escuela de Medicina de Yale; y la Dra. Alyssa Dweck, ginecóloga y obstetra certificada, autora de The Complete A to Z for Your V.

1. Haz menos.

Channel 4 / Via giphy.com

Probablemente has leído acerca de algunas de las cosas que aparentemente puedes introducirte en la vagina: desde supositorios de ácido bórico hasta "perlas" herbales desintoxicantes. Pero, según las expertas, entre menos cosas te hagas ahí, mejor. "La vagina es como un increíble horno que se auto limpia y tiene sus propias maneras de mantener un pH ácido para mantener las cosas equilibradas y prevenir infecciones", dice Dweck a BuzzFeed Health.

Entonces, tu vagina (el canal muscular interno entre el útero y el mundo exterior) puede dejarse en paz. "Hacer demasiado ahí adentro en realidad puede desestabilizar el pH o alterar la flora bacteriana natural de la vagina, la cual nos mantiene saludables", dice Minkin a BuzzFeed Health. Por supuesto, si hay un problema, debes ver a un médico, pero no tienes que usar supositorios especiales o limpiarte la vagina con vapor habitualmente para mantenerte sana. Confía en que tu vagina hará su trabajo.

2. Dile adiós a las duchas vaginales para siempre.

instagram.com

En serio, deja de hacerte duchas vaginales. Como mencionamos, la vagina se limpia sola, así que no necesitas enjuagarla con agua o vinagre ni ningún otro líquido, dice Minkin. Y ese flujo en tu ropa interior puede ser molesto, pero no es una señal de falta de limpieza. El flujo es una función corporal normal y saludable, y no, no tienes que limpiar la vagina para sacarlo.

Además, hacerse duchas con frecuencia hace más daño que bien. "Hacerte duchas pude matar las 'bacterias buenas', o lactobacilos, a los que queremos ahí adentro para mantener el pH equilibrado", dice Minkin. Algunos kits de ducha que se venden en las tiendas contienen fragancias o antisépticos fuertes, los cuales pueden irritar la vagina. Así que no te hagas duchas, nunca.

3. Límpiate la vulva, correctamente.

instagram.com / Via instagram.com

La vagina puede auto limpiarse, pero la vulva (la parte externa de tus genitales, que incluye los labios) necesita lavarse. Las bacterias y el esmegma (una acumulación de aceites y piel muerta) puede ocultarse en los pliegues de la vulva y debes limpiarlo de vez en cuando. Pero lo más probable es que estés limpiándote mal la vulva. "Al lavarte, solo usa tus manos y un jabón suave. No necesitas tallar enérgicamente ahí abajo con un estropajo o paño para limpiarla", dice Dweck. Y si no tienes jabón, basta solamente con agua pura.

4. Opta por jabones suaves sin fragancia.

Achim Sass / Getty Images / Via gettyimages.com

Los jabones fuertes con aroma pueden causar irritación o una reacción alérgica en la vulva. "Estamos hablando del tejido más sensible del cuerpo, así que entre menos perfume y químicos, mejor", dice Minkin. Las expertas sugieren usar un jabón suave libre de fragancia (no sin perfume, el cual aún puede contener fragancias ocultas). Guarda el gel exfoliante con aroma a manzana para tus axilas y el resto del cuerpo.

5. Enjabónate ahí abajo una vez al día como MÁXIMO.

The Gloss / Via theglossdotcom.tumblr.com

Puede que te bañes una vez al día, pero no necesariamente tienes que enjabonarte los labios cada día, también. "Limpiar en exceso la vulva pude eliminar los aceites naturales de la piel que te protegen", dice Dweck. Entonces no te preocupes por saltarte el jabón ahí abajo por un día o dos. Incluso si te bañas dos veces al día o si sientes la necesidad de lavarte ahí abajo después del sexo, aún así intenta enjabonarte la vulva solamente una vez.

6. Deja de tallar tu vulva hasta morir con una toalla cuando la secas.

FOX / Via mmmsimpsons.tumblr.com

Las mismas reglas para lavarte aplican al secarte la vulva: no te talles enérgicamente hacia atrás y adelante ahí abajo; probablemente es demasiado para el delicado tejido vulvar. "Todo lo que debes hacer es secar ligeramente con golpecitos la zona con una toalla limpia", dice Minkin. Si tu vulva está irritada o te duele, Minkin sugiere usar una secadora ajustada en frío o en el menor grado de calor y sostenerla aproximadamente a 30 cm de distancia. "El aire puede tener un efecto calmante y secará la vulva sin tallar", dice Minkin.

7. Usa menos bombas de baño y productos perfumados.

Pavelkriuchkov / Getty Images / Via gettyimages.com

Los baños pueden ser una parte relajante de cualquier rutina de auto cuidado. Entonces, ¿por qué no añadir una burbujeante bomba de baño para hacerlo colorido, perfumado y digno de Instagram? Bueno, para empezar, tu vulva y tu vagina probablemente no apreciarán sumergirse en todas esas fragancias durante horas. "Las bombas de baño y los baños de burbujas pueden alterar el pH de tu vagina, lo cual puede hacerte más susceptible a irritaciones o infecciones", dice Minkin.

¿Significa eso que debes tirar tu reserva de Lush? No, pero quizá limita los baños burbujeantes a una vez o dos veces al mes y definitivamente no uses las bombas de baño si ya sientes comezón o dolor ahí abajo. "Las bombas y los baños de burbujas no son malos para todas, pero solamente debes saber que pueden ocasionar problemas y vigila que no haya irritación después de usarlos", dice Dweck.

8. Mantente alejada de las toallas y tampones desodorantes.

Jenny Chang / Via buzzfeed.com

Primero que nada, la sangre menstrual no tiene que oler de una cierta manera u ocultarse con aromas florales u otros aromas. En segundo lugar, las toallas y tampones desodorantes están llenos de perfumes fuertes que definitivamente no quieres tener cerca de tu sensible tejido vulvar o el equilibrado pH de la vagina. "Los tampones perfumados pueden alterar las cosas en la vagina y causar irritación o una reacción alérgica, así que quédate con los productos libres de fragancias", dice Dweck. Y realmente no importa qué tipo de tampones o toallas uses: orgánicos, inorgánicos, con aplicador de plástico o de cartón, etc., siempre y cuando no sean perfumados.

9. Asegúrate de que tus otros productos de higiene no estén causando problemas.

FOX / Via imgur.com

Tus genitales pueden estar irritados por diversas razones, así que no siempre supongas que tienes una candidiasis cuando te da comezón. "Una causa principal de irritación vulvar es una alergia o sensibilidad a ingredientes en los productos que usamos a diario, que pueden ocasionar irritación, comezón y flujo anormal", dice Dweck.

Estos productos incluyen jabones, lociones, cremas de afeitar, aerosoles, detergentes de ropa y cualquier otra cosa que entre en contacto (directa o indirectamente) con la vulva o la vagina. También importa con qué la limpias. "Ten cuidado con las toallitas húmedas, los químicos en ellas pueden causar una erupción con comezón desde la vulva hasta el ano", dice Dweck. Si quieres estar a salvo, escoge productos que sean libres de fragancia y que tengan menos ingredientes. Guarda la lujosa crema de limón y verbena para tus piernas y brazos.

Si tu irritación vulvar es por una alergia, puede requerir algo de tiempo, paciencia y una prueba de alergia para descubrir cuáles ingredientes debes evitar; pero tu médico ginecólogo - obstetra o dermatólogo pueden ayudarte a descubrir esto.

10. Deshazte de tu ropa interior incómoda y súper apretada.

Seb Oliver / Getty Images / Via gettyimages.com

¿Conoces esos pares de ropa interior súper incómoda e imposible de poner en la parte de atrás de tu cajón que solo usas por desesperación? Es hora de tirarlos y cualquier otro par que no te quede bien. Minkin recomienda ropa interior que sea de algodón o que tenga entrepierna de algodón y el estilo, tanga o pantaleta, no importa, siempre y cuando sean cómodas y transpirables. "Si tu vulva o vagina no tienen nada de aire, esto puede hacerte más propensa a las candidiasis", dice Minkin. La candidiasis prospera en lugares cálidos y húmedos, así que sentarte en ropa interior sofocante todo el día no es una buena idea.

11. Acepta el ~perfume natural~ de tu vagina.

HOLYCHILD / youtube.com / Via giphy.com

La mayoría de las personas tienen su propio olor vaginal único que varía con el ciclo menstrual y la alimentación, dice Dweck, pero esto es totalmente normal y nada de qué avergonzarse. No necesitas cubrirlo y realmente no deberías usar perfumes o aerosoles en tu vulva, dicen las expertas, porque estos pueden ser muy irritantes. Obviamente, si tienes un olor vaginal fétido o que viene acompañado con síntomas como comezón, entonces acude al médico. Pero la mayor parte del tiempo, el olor natural de tu vagina no es nada de lo cual preocuparse. "Probablemente estás más preocupada por cómo hueles que los demás", dice Dweck.

12. Evita los vellos encarnados ahí abajo en lugar de pellizcarlos.

Flo Perry / Via buzzfeed.com

Los folículos de vello púbico pueden obstruirse o infectarse (foliculitis), lo cual puede verse como un punto blanco o un bulto rojo. A veces estos chicos son solo por mala suerte, pero hay cosas que puedes hacer para prevenirlos. Dweck sugiere rasurarse con un rastrillo limpio y nuevo y reemplazarlo cada semana o dos. Si prefieres la cera, acude a un lugar con buena reputación para hacerlo y exfolia ligeramente la zona púbica antes de aplicar la cera. Otro consejo es evitar sentarte con ropa deportiva sudada durante demasiado tiempo, dice Minkin, lo cual puede atrapar bacterias en la zona púbica.

Puede ser satisfactorio exprimir una espinilla o sacarte un vello encarnado pero realmente no deberías hacerlo. Romper la piel de ahí abajo puede hacerte más susceptible a las infecciones, dice Dweck. Resiste las ganas de picarte y usa compresas calientes en vez de eso, en la mayoría de los casos el irritado folículo piloso desaparecerá por sí solo. Si algún bulto no desaparece, acude con tu ginecólogo -

obstetra.

13. Empieza a revisar si hay nuevos lunares o marcas en tu vulva.

instagram.com / Via instagram.com

Solo porque tu vulva nunca ve la luz del día no significa que no puedes tener cáncer de piel u otros padecimientos de la piel ahí abajo. Así que asegúrate de revisar tu vulva y la piel circundante usando un espejo cuando te hagas auto exámenes para revisar si hay señales de cáncer de piel. "Busca nuevos lunares, marcas de nacimiento o papilomas cutáneos y cualquier cosa que sangre o forme costras repetidamente", dice Dweck. Acude a un dermatólogo si notas algo raro.

14. Escoge el vibrador o juguete sexual correcto para tu vagina.

Igor_avramchuk / Getty Images / Via gettyimages.com

La masturbación es un escape sexual increíble y ¡es buena para ti también! Los juguetes realmente pueden aumentar el placer durante la masturbación y vienen en todas las formas y tamaños, así que puedes escoger el correcto para tu anatomía vaginal única. El truco es descubrir lo que te excita y luego comprar un juguete que pueda ayudarte a hacer eso o hacer un mejor trabajo.

"El principal sitio de placer es el clítoris, pero muchas mujeres piensan que hay una zona de placer en la superficie anterior o la parte superior y frontal del canal vaginal", dice Dweck. Puedes encontrar este punto insertando un dedo y moviéndolo hacia arriba con un movimiento de "ven aquí". Donde quiera que esté tu ~punto~, encuentra un juguete sexual que lo estimule y ¡ve a divertirte!

15. Encuentra un lubricante que te encante, y usa mucho durante el juego previo y el sexo.

DreamWorks / Via giphy.com

"El lubricante es menospreciado y poco usado", dice Dweck. Deberías estar bien lubricada para el sexo porque eso ayuda a evitar micro desgarres dentro y alrededor de la vagina, la cual puede infectarse. La vagina sí se auto lubrica cuando estás excitada, dice Minkin, pero a veces no es suficiente o la vagina está seca debido a cosas como hormonas o medicamentos. Ahí es cuando el lubricante es útil.

No todos los lubricantes son creados iguales, y tú deberías escoger el tipo correcto para tus necesidades individuales. El lubricante a base de agua es la apuesta más segura, dice Dweck, porque los lubricantes a base de silicona pueden deteriorar los juguetes sexuales y el lubricante a base de aceite puede destruir los condones de látex. Si tienes sensibilidades o alergias, elige un lubricante con menos ingredientes y mantente alejada de las cosas perfumadas o con sabor. Minkin también sugiere comprar lubricantes tamaño muestra, para probarlos antes de invertir en un frasco grande.

16. Si el sexo es siempre doloroso, no lo ignores, acude al médico.

instagram.com

El sexo con penetración puede ser incómodo a veces. Pero si ya has intentado utilizar lubricante y cambiar de posiciones y aún el sexo es doloroso cada vez, podría ser hora de acudir a un médico para ver si algo más está ocurriendo, dice Minkin. Los problemas que pueden hacer el sexo doloroso incluyen las infecciones, resequedad vaginal, espasmos musculares o incluso una enfermedad llamada vulvodinia, la cual ocasiona dolor crónico alrededor de la vulva. "Si el dolor es muy profundo en tu pelvis, ve a ver a tu profesional de la salud enseguida porque podrías tener un quiste o fibromas", dice Dweck. En todo caso, el sexo no tiene que ser una experiencia dolorosa.

17. Encuentra a un ginecólogo-obstreta que verdaderamente te guste y háblale acerca de todo.

MarinaDreams / Getty Images / Via buzzfeed.com

Tu ginecólogo - obstreta está ahí para ayudar a mantener a ti y a tu vagina lo más sanas posibles. Debes encontrar a un profesional que te haga sentir cómoda, porque necesitarás poder contarle cualquier cosa y todo lo que ocurra ahí abajo. "Creo que el mayor propósito que las personas deberían hacer es hablar más acerca de su vagina y no sentirse avergonzadas o nerviosas", dice Dweck.

Deberías ver a tu médico a al menos una vez al año para un examen anual, dice Minkin, y siempre que sea necesaria otra visita. Cuando entres, asegúrate de hacer todas tus preguntas, incluso las vergonzosas que buscas en Google a las 2am.

18. Ve a ver a verl@ en lugar de auto tratarte esas "infecciones por cándida recurrentes".

Voyagerix / Getty Images / Via gettyimages.com

Las infecciones por cándida son muy comunes y nada porqué sentir pánico. Pero si las tienes repetidamente y los medicamentos de venta libre solo ayudan a corto plazo, podría haber otro problema ahí abajo. "Cuando se trata de candidiasis, las mujeres solo se auto diagnostican acertadamente aproximadamente un tercio de las veces, entonces a menudo se equivocan", dice Minkin. En realidad podría ser una alergia, vaginosis bacteriana, tricomoniasis u otra ETS, pero la única manera de saberlo es si vas con tu ginecólogo - obstreta de modo que él / ella pueda hacer las pruebas correctas y tratar el problema.

19. Y ama tus labios.

instagram.com / Via instagram.com

Hay muchos procedimientos y cirugías allá afuera para rejuvenecer, apretar o aumentar las cosas ahí abajo; pero eso no significa que tu vulva necesite repararse. De acuerdo a las expertas, unas de las mejores cosas que puedes hacer es dejar de creer que tu vulva necesita verse de cierta manera y dejar de compararte a ti misma con otras personas o imágenes. "Los labios vienen en todas las formas y tamaños y todos son variaciones de lo normal", dice Dweck. Nunca es demasiado tarde para empezar a mostrarles a tus labios algo de amor.

¿Quieres recibir contenidos para sentirte cada vez mejor contigo? ¡Suscríbete a nuestro newsletter de Estilo y Bienestar!



Si no puedes ver la casilla anterior, suscríbete aquí.

Este post fue traducido del inglés.