Ir directo al contenido

    15 Asquerosas razones por las que nunca deberías tragarte el agua de las piscinas

    Nunca volverás a ver las piscinas de la misma manera.

    Las piscinas son una parte fantástica del verano, pero no siempre están tan limpias como parecen.

    La mayoría de la gente (te miro a ti) traga accidentalmente algo de agua de la piscina al nadar.

    Por eso, aquí van 17 muy buenas razones por las que deberías hacer todo lo posible por no tragar nada de agua de las piscinas:

    1. Más de 89 millones de personas nadan cada verano en las piscinas públicas, que se convierten así en un lugar popular para intercambiar gérmenes.

    2. Todo lo que una persona tiene (sudor, suciedad, aceites, mugre, líquidos corporales) acaba en el agua.

    3. El cloro mata a los gérmenes, pero no siempre puede sobrepasar la inmensa cantidad de personas que entran y salen de la piscina.

    4. El cloro también pierde poder con cosas como el sudor, los protectores solares y los productos para la piel y el cabello.

    5. Hay demasiada caca en el agua.

    6. La caca puede transmitir patógenos muy desagradables como la hepatitis A y la E. Coli.

    7. La orina no te hará daño, pero sí hará que el cloro sea menos eficaz para matar otros gérmenes.

    8. En EE.UU., la mayoría de la gente no se ducha antes de nadar.

    9. Muchos estudios han demostrado que los pañales de natación chorrean.

    10. Una persona que tuvo diarrea en las últimas dos semanas aun puede transmitir patógenos causantes de diarrea a la piscina.

    11. Es mucho más común de lo que piensas que las feces de niños (no solo de bebés) acaben accidentalmente en la piscina.

    12. El Cryptosporidium, la principal causa de brotes por piscinas, es de hecho tolerante al cloro.

    13. Solo hace falta un poquitito de agua de piscina para enfermarte.

    14. Los shocks de cloro pueden matar todos los gérmenes, pero no se hacen muy a menudo porque deben clausurar la piscina.

    15. La tasa de brotes de enfermedades por las piscinas va en aumento.

    Así que disfruta la piscina este verano, pero trata de no abrir la boca.