back to top

Qué le pasa a tu cuerpo cuando tienes sexo alcoholizado

Ya tienes un chivo expiatorio.

publicado

A veces el alcohol provoca que quieras quitarte la ropa, por varias razones.

instagram.com

El alcohol afecta a cada persona de forma distinta, aunque es habitual que luego de tomar un trago o dos (o varios), la gente se sienta un poco más abierta, cómoda y excitada ante la posibilidad de tener sexo. No obstante, los efectos psicológicos y fisiológicos que tiene alcohol en tu vida sexual son un poco más complejos. Por eso BuzzFeed Life se comunicó con algunos expertos que expliquen lo que realmente sucede cuando mezclas sexo con alcohol.

1. El alcohol afecta tu cerebro, a menudo te desinhibe y te relaja.

instagram.com

“El órgano sexual más grande del cuerpo es el cerebro”, dijo a BuzzFeed Life la doctora Madeleine Castellanos, psiquiatra certificada especializada en terapia sexual, y autora de Wanting to Want (Deseando Desear). Es lógico que cualquier substancia que afecte tu mente tendrá un gran impacto en tu vida sexual. En este caso, el alcohol anula ciertos procesos del cerebro, lo cual suele provocar que cedas atus impulsos y tengas menos ansiedad.

2. A pesar de lo que intenten venderte, el alcohol no es un afrodisíaco.

instagram.com

Hay quienes confunden la disminución de las inhibiciones con un incremento de la excitación, y creen que el alcohol tiene efectos afrodisíacos. En realidad, no hay bebida que active una parte sexual desconocida de tu cerebro; simplemente te desinhibe. “Cualquier curiosidad y deseo sexual ya existe en tu cabeza, y cuando bebes pueden salir a la superficie, ya que las áreas de tu cerebro que te dicen ‘No es una buena idea’, o ‘No me siento cómodo haciendo eso’ se anulan”, dijo a BuzzFeed Life la doctora Jennifer Berman, uróloga y experta en salud sexual femenina.

Publicidad

3. Uno o dos tragos pueden provocar que te excites.

instagram.com

“Los antioxidantes del vino pueden aumentar el flujo sanguíneo hacia tus genitales”, dijo a BuzzFeed Life el doctor Harry Fisch, urólogo y profesor de medicina clínica reproductiva en la universidad de medicina Weill Cornell. En cantidades moderadas, puede hacerte sentir un cosquilleo en la entrepierna.

Además, el alcohol ayuda a dilatar tus vasos sanguíneos. “El clítoris, los labios y la vagina pueden hincharse y lubricarse más”, dijo Berman. “A menudo, las mujeres dicen sentirse más excitadas cuando beben, pero aún así resulta difícil sostener la excitación y alcanzar un orgasmo”.

4. Además, el alcohol hace que al cerebro le cueste más relacionar la estimulación genital con la excitación sexual.

instagram.com

“Normalmente, cuando tocan tu pene, clítoris o labios vaginales de un modo que se siente bien, tu cerebro traduce esas sensaciones en excitación. Pero con el alcohol, las sensaciones quedan sofocadas, y tu cerebro no es tan receptivo con ellas, de modo que tus genitales pueden estar menos sensibles”, dijo Castellanos. “Esto se debe a que el alcohol suprime el sistema nervioso central, lo cual a su vez disminuye la excitación y la respuesta sexual a la estimulación. De modo que algo que normalmente te excitaría o te haría llegar a un orgasmo no se siente tan placentero”, explicó.

5. La impotencia causada por alcohol es real, aunque no siempre es a todo o nada.

Artlite / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

Tener problemas con tu erección luego de beber es muy común. “Habitualmente sucede porque el pene tiene menor respuesta a los estímulos, lo cual dificulta alcanzar y mantener un a erección”, dijo Berman.

Pero el alcohol puede afectar tu erección de otras maneras que no involucran una flaccidez absoluta. “Es un espectro; para algunos hombres, luego de beber sus erecciones no están al 100%, pero aún pueden tener sexo”, dijo Berman.

6. El alcohol también puede dificultar la lubricación vaginal.

Michael Madsen / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

“El alcohol deshidrata, así que al estar ebria puede que la lubricación se complique. Este problema es más común en personas premenopáusicas o menopáusicas, que ya experimentan sequedad vaginal debido a cambios hormonales”, dijo Berman, aunque puede pasarle a cualquiera.

Publicidad

7. Luego de un par de tragos, un orgasmo puede tomar mucho tiempo… o no llegar nunca.

Comedy Central / Via thenheatemyboyentrancers.tumblr.com

“El alcohol puede demorar la eyaculación, o interrumpirla completamente”, dijo Fisch. Esto suele pasar porque sus sentidos están embotados y tu erección no opera al máximo de su potencial.

Los orgasmos vaginales y clitoridianos también pueden ser difíciles de alcanzar, o bien resultar ser menos excitantes que lo común. “Depende mucho de cada individuo; algunos pueden beber un vaso de vino y sentirse bien, aunque por lo general dificulta alcanzar un orgasmo”, dijo Castellanos.

8. Es más común lastimarse durante el sexo cuando se está alcoholizado.

Leeavison / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

“Al igual que las veces que despiertas luego de una noche de alcohol y piensas ¿Cómo me hice esto?, si no puedes sentir lo que sucede, puedes levantarte adolorido el día siguiente por realizar actividades sexuales dolorosas sin darte cuenta”, dijo Castellanos. Como lágrimas por no estar lo bastante lubricado, moretones por golpear la mesa de luz accidentalmente, o marcas de dientes por… entusiasmarse un poco de más.

“El sexo anal es más problemático, ya que es muy importante una lubricación correcta. Si no te das cuenta cuando necesitas más lubricante o debes detenerte, puede que te lastimes a tí o a tu compañero”, dijo Castellanos.

9. Cuando se trata de sexo seguro y consensuado, el alcohol puede nublar tu juicio.

lobstar28 CC / Via Flickr: lobstar

“Si te deshinibes demasiado, puedes perder el control racional y la perspectiva que te permite tomar buenas decisiones”, dijo Berman. En tales circunstancias, puede que olvides métodos anticonceptivos o simplemente decidas arriesgarte al no encontrar un preservativo. “Además, la disminución de la sensación física dificulta notar si un condón se rompe o se cae a mitad del sexo”, dijo Castellanos. A eso debe sumarse que el alcohol puede ponerte en una posición en la que es difícil determinar si ambas partes consensúan un encuentro.

10. Los efectos a largo plazo de beber demasiado pueden dañar tu vida sexual.

instagram.com

Además de los efectos más evidentes, el alcohol puede afectar al cuerpo de forma crónica. “El alcohol aumenta los niveles de azúcar en la sangre, y es el factor principal en el desarrollo de enfermedades cardíacas”, dijo Castellanos. “Un buen funcionamiento sexual necesita una buena circulación; si las arterias se obstruyen con placas, afecta la corriente sanguínea que va al corazón, pero también la que se dirige al pene y el tejido del complejo clitoridiano, lo cual tendrá un impacto en tu vida sexual”.

También puede aumentar el cortisol (la hormona del estrés) y bajar los niveles de testosterona, lo cual puede ser malo para la libido. “Lo primero que le digo a los pacientes que vienen con problemas sexuales es que comiencen por dejar el alcohol”, dijo Fisch.

En definitiva: cuando se trata de tu vida sexual, bebe con moderación.

tracey2bits / Creative Commons / Via Flickr: tracey2bits

En temas como la bebida y el sexo, todos tienen una experiencia distinta. Presta atención a tu cuerpo y detente si notas cualquier problema sexual o de salud. Un poco de alcohol con moderación puede funcionar bien, pero si no bebes, no hay razón para que comiences ahora.

“Si bien beber unos tragos puede formar parte de una conexión sexual o un juego previo, asegúrate que lo bueno de mezclar sexo y alcohol no se vea sobrepasado por lo malo”, dijo Berman.