back to top

10 Recetas para no enloquecerte

Cocinar es muchísimo mejor que ir a terapia.

publicado

A veces, la gente es mala contigo. El trabajo se triplica. Te cancelan la cita por *tercera* vez. LA TERCERA VEZ. Eso te hace sentir ciertas cosas.

Puedes llorar debajo de tu escritorio, gritar en una almohada O puedes llevar todas esas emociones a la cocina: a continuación, las cosas más terapéuticas que puedes hacer cuando estás cocinando.

1. Convierte el pollo en mariposa.

¿Te cancelaron una cita? ¡Convierte ese pollo en mariposa! ¡Córtale el hueso de la espalda! ¡Rómpele las patas! Y alista un asiento porque ahora tienes un pollo asado mediterráneopara la cena.

Publicidad

2. Ablanda la carne con un martillo.

¿No te dieron el trabajo? ¡Desahoga tu frustración en un poco de carne! Vas a empezar a creer que tal vez todo pasa por alguna razón. Como por ejemplo, ahora tienes este rollo de carne siciliano y mueres de ganas de comértelo. *Sipppppp*

5. Enharina un molde de tortas.

Para enharinar el molde perfectamente, es necesario golpear el molde sobre el mesón para deshacer los grumos que se hayan formado. Entonces, si hace poco viste a tu ex con un otro u otra, ENHARINA. EL. MOLDE. DE. TORTAS. Haz esa torta con tres capas de chocolate para cuando necesites realmente sacar tu rabia (y comer torta).

Publicidad

9. Decora una torta con glaseado.

Puede que hayas perdido tus llaves o las cosas vayan de mal en peor y te sientes muy mal. Respira profundamente y decora una torta con glaseado de caramelo salado y crema de mantequilla. La suave aplicación es super agradable que vas a querer comerte esa torta. Amigos, la vida es un placer.

10. Hornea con lavanda.

Cassie Laemmli / Via bakeyourday.net

En vez de convertirte en un engendro de Hulk, vete a la cocina y hornea con lavanda. Conocida por sus efectos calmantes, tus latidos cardíacos volverán a la normalidad antes de terminar el precalentamiento del horno. Después de enfriarse, disfruta una torta de limón y lavanda a base de yogurt griego..