back to top

Descubre el guardarropa secreto de Frida Kahlo

Estuvo guardado durante décadas. Hoy lo puedes ver.

publicado

Frida Kahlo murió en 1954 y Diego Rivera, su pareja, escondió varias de sus posesiones más preciadas en un baño de la Casa Azul en Coyoacán.

Rivera quería que ese cuarto se abriera hasta 15 años después de que él muriera pero no se abrió hasta muchas décadas después, cuando el Museo Frida Kahlo quiso hacer inventario del contenido.

En 2004, Miyako Ishiuchi, reconocida fotógrafa japonesa, entró por primera vez a ese cuarto secreto y se volvió parte de la historia de una de las artistas más importantes que ha dado México.

Dentro de las cosas que encontró hay vestidos, accesorios y símbolos de quién era en realidad Frida Kahlo:

Publicidad

Las faldas largas le permitían ocultar la diferencia de tamaño entre sus piernas.

Frida by Ishiuchi #2, 2012-2015 / Via © Ishiuchi Miyako. Courtesy Michael Hoppen Gallery.

Una era considerablemente más delgada que la otra.

Kahlo logró personalizar cada parte de su guardarropa como una reacción a una necesidad física, médica y, también, social.

Frida by Ishiuchi #27, 2012-2015 / Via © Ishiuchi Miyako. Courtesy Michael Hoppen Gallery.

Kahlo vivía rodeada de espejos. Los usaba para pintar sus autorretratos.

Frida by Ishiuchi #86, 2012-2015 / Via © Ishiuchi Miyako. Courtesy Michael Hoppen Gallery.

O tal vez los tenía para disminuir su sensación de soledad: "Me retrato a mí misma porque paso mucho tiempo sola y soy lo que mejor conozco".

Los corsets dejaron de ser simples aditamentos médicos o accesorios de moda.

Frida by Ishiuchi #23, 2012-2015 / Via © Ishiuchi Miyako. Courtesy Michael Hoppen Gallery.

Evolucionaron en armaduras cargadas de símbolos importantes para ella. La protegían al mismo tiempo que le permitían exteriorizar sus pensamientos.

Publicidad

En 1953, Frida perdió la pierna a causa del polio y varias cirugías.

Frida by Ishiuchi #36, 2012-2015 / Via © Ishiuchi Miyako. Courtesy Michael Hoppen Gallery.

Y decidió que esto sólo iba a hacerla más especial, a ella y a todo lo que la rodeara, a pesar de que fue un golpe durísimo para ella. Moriría al año siguiente.

Frida, en el bello puerto de Acapulco, con su traje de baño en color verde.

Frida by Ishiuchi #84, 2012-2015 / Via © Ishiuchi Miyako. Courtesy Michael Hoppen Gallery.

Tomando Mai Tais con la elite de la época.

Nunca imaginarías que estos lentes de sol eran de Frida.

Frida by Ishiuchi #50, 2012-2015 / Via © Ishiuchi Miyako. Courtesy Michael Hoppen Gallery.

Tal vez los imaginas más en María Felix o en alguna chica en Coachella.

Este tipo de vestido (de tehuana con encaje) tenía dos funciones:

Frida by Ishiuchi #92, 2012-2015 / Via © Ishiuchi Miyako. Courtesy Michael Hoppen Gallery.

Una era para cubrir sus problemas físicos y la otra como una declaración feminista a favor del matriarcado que el vestido representa.

Este es un corset decorado con símbolos comunistas, una ideología que corría por sus venas y con la que estaba comprometida apasionadamente.

Frida by Ishiuchi #100, 2012-2015 / Via © Ishiuchi Miyako. Courtesy Michael Hoppen Gallery.

Todas estas imágenes están en la Michael Hoppen Gallery de Londres.

Desde el 13 de mayo hasta el 12 de julio.

Patrocinado