back to top

Si viviste mínimo 15 de estas 25 tragedias, sin dudas fuiste una niña fresa en los dosmiles

¿Cuántas veces se te infectó el arete en el ombligo?

publicado

1. No había dolor más grande que el que sentías cuando se te infectaba el piercing del ombligo.

O el segundo (o tercero) de la oreja, cuando ya de plano eras muy rebelde.
Jason Merritt / Getty Images

O el segundo (o tercero) de la oreja, cuando ya de plano eras muy rebelde.

2. Descubriste que no había nada más incómodo que los jeans a la cadera cuando subías de peso.

Tus adorables lonjitas hacían que se bajaran y los tenías que subir todo-el-maldito-tiempo.
ryugakuaruaru: / Via twicsy.com

Tus adorables lonjitas hacían que se bajaran y los tenías que subir todo-el-maldito-tiempo.

3. Pasaste horas enteras desamarrando una bufanda delgadita.

Vuelta, tras vuelta, tras vuelta, tras vuelta...
Michael Buckner / Getty Images

Vuelta, tras vuelta, tras vuelta, tras vuelta...

4. Tal vez no había nada peor que querer ver Mean Girls y que no estuviera disponible en Blockbuster.

Paramount Pictures

5. Alguna vez te pasó, que viste una fedora simplemente en-can-ta-do-ra pero no era de tu talla :(

Igual te la compraste y la usaste, como Britney.
Michael Buckner / Getty Images

Igual te la compraste y la usaste, como Britney.

6. No había manera de rescatar estas camisas/negligé si se llegaban a manchar con algo.

¿Quién nos mandaba a vestirnos con satín (ejem, ejem, poliéster)?
Brad Barket / Stringer

¿Quién nos mandaba a vestirnos con satín (ejem, ejem, poliéster)?

7. Nunca imaginaste estar en la situación en la que la corbata de tu outfit se manchara con comida, y no necesariamente desde tu cuello...

Frederick M. Brown / Getty Images
Televisa

Pero así pasó.

8. ¿Qué hacías cuando se despegaba una de las piedritas de tu camiseta favoritísima?

No quedaba más que derramar unas cuantas lágrimas, intentar arreglarlo con pegamento y arruinarlo todo aún más.
poshmark / Via poshmark.com

No quedaba más que derramar unas cuantas lágrimas, intentar arreglarlo con pegamento y arruinarlo todo aún más.

9. No era tan fácil salir de una sesión de planchado de pelo sin cicatrices en la frente.

Y mejor hacerlo con un amiga, no había nada más peligroso que intentar hacerlo solita.
IndianBeauty / Via youtube.com

Y mejor hacerlo con un amiga, no había nada más peligroso que intentar hacerlo solita.

10. Tenías una oportunidad para que estas fotos salieran bien, y si las arruinabas... ¡Pum! Corazón roto instantáneo.

innevation / Via innevation.com

11. Se te ocurrió llevar uno de estos a la playa, y se te acabó resbalando todo: #sudorextremoporqueplástico.

ebay / Via ebay.co.uk

12. Bueno, no encontrar una de tus faldas favoritas de entre los trillones de estilos que tenías también era lamentable.

Ebay

13. ¿Qué tal cuando te pisabas la falda larga y se bajaba enseñando tus calzones?

Peor aún si era subiendo una escalera.
Coppertone

Peor aún si era subiendo una escalera.

14. Amabas jugar con el Nextel (no importaba si era tuyo o de algún amigo) y te rompía el corazón si mandabas una alerta y no había nadie del otro lado para contestarte.

amazon / Via amazon.com

15. ¿Qué era peor? ¿Tener una Blackberry y que se le jodiera la bolita del centro?

¿O no tener una Blackberry en lo absoluto?
amazon / Via amazon.com

¿O no tener una Blackberry en lo absoluto?

16. Era bien triste cuando ponías una frase bien profunda en ICQ o Messenger y nadie te comentaba al respecto.

Softonic

17. Te encantaba tener el pelo lacio, entre más "baba" mejor...

Por eso era muy triste que empezara a llover y todo se arruinara.
Frederick M. Brown / Getty Images

Por eso era muy triste que empezara a llover y todo se arruinara.

18. Se te rompía el corazón cada vez que intentabas quemar un disco, solo para ponerle play y descubrir que estaba en blanco.

"Y 'ora, ¿cómo voy a escuchar a Jessica Simpson?"
ufl / Via iml.jou.ufl.edu

"Y 'ora, ¿cómo voy a escuchar a Jessica Simpson?"

19. Una de las tragedias más grandes que viviste fue el ascenso y caída del mejor/peor programa de la televisión: The OC.

Warner

20. Eras toda feliz con tu bolsa de lentejuelas gigantes hasta que empezaban a desaparecer, poco a poco.

carousell / Via carousell.com

21. Pero nada se comparaba con el dolor que sentías cuando se perdía tu "amuleto" del celular.

luulla / Via luulla.com

22. Después de años de rogarle a Dios, a Santa, a la Virgen y a tus papás, te consiguieron un sillón inflable.

Y el día más triste de tu adolescencia probablemente fue el día en el que se ponchó.
crackerjack23 / Via crackerjack23.blogspot.mx

Y el día más triste de tu adolescencia probablemente fue el día en el que se ponchó.

23. Te sentabas, e invariablemente este cinturón o se doblaba, o se te subía hasta las chichis.

DailyFeed

24. Amabas presumir que te sabías la letra enterita de "Gasolina" de Daddy Yankee, pero te morías del oso cuando te equivocabas.

Lo mismo te pasaba con las canciones de La Factoría y "Mis ojos lloran por ti" de Big Boy.
El Cartel - UMG

Lo mismo te pasaba con las canciones de La Factoría y "Mis ojos lloran por ti" de Big Boy.

25. Este era el único tipo de bra strapless que había, y si se te ocurría tener chichis grandes, hacía que se vieran rarísimas.

dhgate / Via dhgate.com