back to top

9 datos que te harán valorar todavía más a Jane Austen

En una novela de Jane Austen nada está ahí por casualidad.

publicado

1. Cuenta Virginia Woolf en 'Una habitación propia' que Jane Austen no escribió sus novelas en un despacho o en un cuartito tranquilo, sino que toda su obra nació en los salones de su casa, mientras estaba rodeada de un montón de gente.

Via lib.utexas.edu

Woolf utilizaba ejemplo de Jane Austen para abordar la importancia de la independencia femenina y de las pocas facilidades que las escritoras han tenido a lo largo de la historia para desarrollar, tranquilamente, su vocación artística, lo que llevaba a Woolf a la tesis de su libro: "una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder escribir novelas". ¿Imaginas cuántos más libros podría haber escrito Austen de tener las mismas facilidades económicas y físicas que un hombre?

2. Jane Austen ni contaba con una habitación propia ni mucho menos con 500 libras al año: la historia de su infancia se asemeja a la infancia de algunas de sus protagonistas.

Jane Austen fue la séptima de ocho hermanos, hija de una familia perteneciente a la artistocracia rural, considerada culta pero de poquísimos recursos económicos. El comienzo de 'Sentido y Sensibilidad', cuando fallece el señor Dashwood y deja a su mujer y sus tres hijas en una complicada situación, contaba la misma historia que lo que le sucedió a su madre cuando murió su padre. Su madre, su hermana y ella quedaron completamente desvalidas y sin derecho a herencia.

Publicidad

3. Por imposiciones de la época, Jane Austen no firmó sus primeras obras: 'Sentido y sensibilidad' apareció firmada por "Una dama" y 'Orgullo y prejuicio', su segunda novela, estaba firmada por "la autora de 'Sentido y sensibilidad'".

Wikimedia

La primera novela que se publicó con su nombre fue "Persuasión", en 1817, cuando Jane Austen ya había fallecido.

4. El matrimonio es un tema central en sus novelas, sin embargo, Jane Austen nunca llegó a casarse.

The British Library's photos

Sus novelas son un fiel reflejo de su vida y de la sociedad de la época que la rodeaba y Jane Austen ofrecía, en la mayoría de las ocasiones, un final feliz a las protagonistas traducido en el matrimonio. En la vida real no sucedió así: Jane Austen tuvo un gran amor de juventud con un joven irlandés que estudiaba Leyes, lamentablemente, como ninguno de los dos tenía medios económicos para subsistir, ninguna de las familias llegó a un acuerdo y su amor se acabó marchando. Quizás por este detalle en sus novelas siempre aparece un bienhechor que resuelve sus problemas económicos o alguno de los personajes corre la suerte de amasar de la nada una gran fortuna o recibir una herencia inesperada.

Más adelante, Jane Austen tuvo una proposición matrimonial por parte de un amigo de la familia y, aunque al principio dijo que sí, más tarde desechó la idea dado que el caballero, pese a ser un buen partido, era "un hombre poco dotado intelectualmente".

5. Y, precisamente, por escribir sobre amor y matrimonio, Jane Austen fue ninguneada por la crítica de la época que consideraba su literatura de poco valor. Con los años, la autora ha ganado peso y autoridad por haber retratado a la perfección los problemas de las mujeres de la época.

The British Library's photos

Sin Jane Austen no hubiésemos entendido tan bien las vicisitudes de las mujeres de la época georgiana, donde lo mejor que podían hacer era encontrar un buen casamiento, ¿cómo no iba a ser un tema central en su obra si era un tema central en la vida de millones de mujeres?

Aunque quizás, uno de los mayores errores al sumergirse en la obra de Austen, es pensar en los novelas como historias de amor y romance, cuando precisamente lo que la autora desarrollaba con astucia e ingenio era una radiografía de las relaciones entre hombres y mujeres y un análisis psicológico de personajes complejos, capaces de todo lo bueno y todo lo malo del mundo al mismo tiempo.

6. De entre todas sus inolvidables protagonistas, Emma es, según expertos, quien más se asemejaba a la autora. Curiosamente, la propia Austen dijo que aquella protagonista "no le gustaría a nadie".

Si las protagonistas de las novelas de Austen tendían a ser mujeres chocantes para la época, empeñadas en romper con las normas sociales establecidas, lo de Emma es de poner el mundo patas arriba. La autora decidió dotar a Emma de cierta riqueza para que el matrimonio concertado no fuese el mayor problema de la protagonista y eso convierte a Emma en una mujer libre e independiente que no tiene necesidad de halagar (ni gustar) a ningún hombre.

Frases como “no necesito dinero, ni empleo, ni posición social: creo que pocas mujeres casadas son tan dueñas de la casa del marido como yo lo soy de Hartfield”, “es mucho mejor elegir que ser elegido, despertar gratitud que sentirla” o “ciertamente no voy a obligarme a sentir más de la cuenta” muestran a una heroína que hace lo que le viene en gana sin importarle el qué dirán. Y si para algunas mujeres esto sigue siendo complicado en 2017, imagina la importancia y el valor de un personaje así en 1815.

7. Jane Austen valoraba la importancia de la amistad entre mujeres y la retrató en prácticamente todas sus novelas basándose en su propia amistad con su hermana Cassandra.

The British Library's photos

Marianne y Eleanor, las hermanas de 'Sentido y sensibilidad' o Elisabeth y Jane de 'Orgullo y prejuicio' son un reflejo del fortísimo lazo que la autora compartía con su hermana Cassandra.

8. En una novela de Jane Austen nada está ahí por casualidad.

Explica la académica de Oxford Helena Kelly en su obra 'Jane Austen: The Secret Radical' que “Jane no era un genio que se me movía por inspiración sin pensar; era una artista que se comparaba a si misma con un pintor de miniaturas; en su trabajo cada pincelada, cada palabra, cada nombre de cada personaje, cada verso citado importa”. Por eso, en sus novelas esta "pintora de miniaturas" podía estar retratando en apariencia las costumbres de la sociedad pero estaba tratando temas como los abusos sexuales, las teorías evolutivas, los derechos de las mujeres o la esclavitud.

9. Jane Austen no se consideraba una autora, no tenía una alta opinión de su trabajo y jamás pensó que su obra pudiera llegar al gran público, según apuntó su propio hermano.

The British Library's photos

Resulta fascinante que 200 años después de su muerte su obra siga despertando tantas pasiones y sus grandes temas se puedan extrapolar a los problemas y los sufrimientos de las personas de hoy en día. La autora que no se consideraba autora ha resultado ser una de las más grandes autoras de todos los tiempos.

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss