back to top

Esta fundación valenciana utiliza ratitas terapéuticas para acabar con los prejuicios

¡Son mo-ní-si-mas!

publicado

Hace escasos días, la Fundación Acavall, dedicada al desarrollo de programas de terapia con animales en Valencia, publicó en su página de Facebook un ejercicio para acabar con los prejuicios para el que utilizan a Bola, una simpática ratita.

Facebook: fundacionacavall

Bola es una de las dos ratas que llevan tres años en la fundación. La otra, llamada Bicho, está jubilada, según nos cuenta Naza Hernández, terapeuta ocupacional de Acavall. "Una de las razones fundamentales para tener a Bola en el equipo es por el tema de los prejuicios", nos explica Hernández, "los niños ven a las ratas como un animal más, sin embargo los adultos les ponemos un montón de connotaciones negativas".

Las ratas tienen una pésima reputación, sin embargo, muchos de los mitos que giran en torno a ellas son falsos. Por ejemplo, la creencia popular relaciona a las ratas con la suciedad y con ambientes insalubres cuando, en realidad, las ratas son unos animales muy limpios Las ratas tampoco son malas, podrían llegar a atacar a un ser humano al sentirse acorraladas, pero su salida principal será la huida. En cuanto a la cantidad de enfermedades que las ratas nos pueden contagiar con una mordedura, lo cierto es que hay muchísimas más posibilidades de que te muerda un perro y te pase alguna enfermedad. Pero los perros no nos dan asco por eso.

Bicho y Bola viven en pareja, porque las ratas no pueden vivir sola. Bicho es una rata más adorable que se parece a la rata protagonista de 'Ratatouille', pero Bola, tal y como explica Naza Hernández, "es más rata de alcantarilla, negra, oscura y con una cola enorme". En otras palabras, Bola es una rata-rata.

¿Cómo se acaba con los prejuicios en una hora? "Hay que aprender a mirar con otros ojos", explica Naza Hernández, "un prejuicio no son más que una serie de ideas preconcebidas que no suelen ser ciertas".

Fundación Acavall

Tal y como decían a través de su publicación de Facebook: un prejuicio se puede desvanecer en menos de una hora.

Bola no es una rata cualquiera, es una rata entrenada. Según recalcan desde la fundación, el proceso de entrenamiento pasa por el juego interactivo y por su acercamiento al humano. "Nosotros tenemos una figura que se encarga del manejo, el cuidado y el entrenamiento de los animales: el técnico", explica Naza Hernández, "de esta manera garantizamos que los animales están siempre en las mejores condiciones de salud. Bola es una ratita preparada y entrenada para estar con humanos y niños y hay una persona que convive con ella y garantiza su bienestar".

Antes de realizar cualquier tipo de terapia o ejercicio, desde la Fundación Acavall se aseguran de realizar un análisis de los usuarios: "Es decir, nos aseguramos de que en el grupo no hay ninguna persona con fobias o con alergia al animal", apuntan.

Después, el proceso es muy sencillo: se trata de empatizar con el animal. "Lo más importante es conocer. Cuando entramos en un nuevo espacio no dejamos por ahí a la rata suelta. Lo que hacemos es, con mucho cuidado, empezar a contar su historia. Quién es Bola, de dónde viene, qué le gusta comer, cuántas horas duerme... y poco a poco dejas de ver a una rata cualquiera para empezar a ver a Bola", explica Naza Hernández.

En esta sesión en concreto, Bola fue presentada a las personas de un centro de día especializado en enfermedades mentales, por lo que el proceso de empatía es más simple: "Las personas con una enfermedad mental están estigmatizadas, por eso empatizan tan rápido".

Bola es más que una ratita.

Vea este vídeo en Youtube

youtube.com

Tal y como se puede comprobar en el vídeo, Bola y Bicho no sirven únicamente para liberarte de prejuicios. Al ser animales pequeños y juguetones, también son buenos para gente con problemas de movilidad.

"Un animal es muy motivador, por eso en terapia sirven como catalizadores para hacer algo más participativo y activo, gracias a los animales se desarrollan actividades con sentido y significado", explica Naza Hernández, "por ejemplo, un adulto o un niño con problemas de movilidad al que le cuesta caminar puede realizar una serie de ejercicios... pero si en lugar de decirle 'tienes que caminar' tienes a Cala, nuestra perrita de terapia, que necesita dar un paseo, el mismo ejercicio cobra mayor sentido".

En esta fundación tienen caballos, perros, aves, conejos, tortugas y lagartos. Además de las simpáticas ratitas Bicho y Bola.