back to top

Todo lo que te han enseñado sobre la penetración es mentira

Queridos seres con vagina: esto os interesa.

publicado

A muchas nos han enseñado que la fórmula mágica para llegar al orgasmo es mediante la penetración y que si no hay penetración durante el sexo... no estás teniendo verdaderas relaciones sexuales.

Esta creencia popular de que el sexo solo es sexo con penetración es como un gran árbol con distintas ramas que se han ido extendiendo en nuestra idea de sexualidad.

Via giphy.com

Estas "ramas" han conseguido convertir el mito en pseudoverdades que hemos ido asumiendo como algo natural, como cuando se piensa que una mujer solo "ha perdido su virginidad" cuando ha sido penetrada, que una pareja de lesbianas no está teniendo sexo de verdad, que es normal que tus primeras relaciones sexuales sean dolorosas o que si una mujer no termina dejando que un hombre la penetre después de unos cuantos besos y caricias, es que es una "calientapollas", por poner varios ejemplos.

Publicidad

¿Por qué le seguimos dando tanta importancia a la penetración?

instagram.com

Pues por el coitocentrismo. El coitocentrismo es la idea del sexo focalizado en el clásico "metesaca" de pene dentro de vagina que invalida el resto de maneras de mantener relaciones sexuales.

La idea del metesaquismo como principio y fin último de las relaciones sexuales tiene su origen en una visión del sexo únicamente como función reproductiva, es decir, que para traer bebés al mundo de manera tradicional esta práctica es necesaria. Sin embargo, en el mundo en el que vivimos no siempre practicamos sexo con fines reproductivos... por lo que la idea del metesaquismo como única forma de tener relaciones sexuales satisfactorias queda un tanto obsoleta.

Sin embargo, esta manera de practicar sexo sigue profundamente arraigada y no deja de estar centrada en el pene y en el placer masculino: la mujer es el objeto pasivo y sumiso en las relaciones sexuales mientras que el hombre es el objeto activo. No solo eso, sino que bajo esta creencia patriarcal, el pene es el que manda: la relación sexual da comienzo cuando el pene está erecto y finaliza cuando ha eyaculado. El placer femenino se mantiene en un segundo plano y es, en general, mucho menos importante. Por esto también los mal llamados preliminares se consideran un "calentamiento previo" al sexo de verdad y suelen centrarse más en conseguir la erección del hombre que en el disfrute de la mujer.

¿Si no he tenido sexo por penetración, he perdido mi virgnididad?

instagram.com

La virginidad no es un concepto médico, sino un concepto cultural basado en cuestiones de género. Lo explica mejor Rose Olson, autora de un estudio sobre "pruebas de virginidad" publicado en Reproductive Health: "La virginidad es un concepto que se ha usado para explotar sexualmente y humillar a mujeres y niñas a lo largo de la historia. Su definición cambia según con quién hables. Tenemos que cambiar la forma en la que hablamos de la virginidad. 'Perder tu virginidad' da a entender que no la controlas. Nadie excepto tú, ni un himen ni otra persona, pueden 'quitarte la virginidad'. Tú controlas tu cuerpo y nadie debería definirte en base a tu historial sexual".

Es decir, que si dejamos atrás el concepto de "virginidad" y de lo que estamos hablando es de mantener relaciones sexuales por primera vez, estas no tienen por qué incluir penetración o pueden incluirla si ambas partes la desean. Practicar sexo no debería ser sinónimo del simple metesaquismo mencionado anteriormente, ya que existe todo un abanico de placeres que podemos explorar, especialmente si nos encontramos en una época de descubrimiento y novedad.

Vale, pero, si voy a mantener sexo con penetración, ¿es normal que duela?

instagram.com

No. El sexo con penetración no debería doler. Y ninguna excusa es válida para el dolor: ningún pene es "demasiado grande" para un espacio que está preparado para dilatarse muchísimo (¡Hola, bebé!) y está demostrado que el himen "no se rompe" con la primera penetración.

El motivo del dolor e incluso del sangrado durante las relaciones sexuales suele ser el desgarro a causa de la falta de lubricación. Esto puede suceder porque no estés demasiado excitada en ese momento o porque necesites una ayuda extra porque tengas sequedad vaginal. Para lo primero, puedes hablar con tu pareja sobre tus gustos y preferencias y probar lo que más os funcione. Y para lo segundo, cómprate un buen lubricante y a disfrutar.

¿Puede el sexo sin penetración ser tan placentero?

instagram.com

De hecho, puede serlo más: la penetración no es la única forma de alcanzar el orgasmo y, según varios estudios, es la peor forma de todas.

La parte más sensible de nuestra vagina se encuentra en la entrada, en el clitoris. Durante la penetración, el glande entra en contacto con las paredes de la vagina, lo cual resulta muy placentero para los hombres, pero no tanto para las mujeres: esa zona tiene muy pocas terminaciones nerviosas, lo que facilita que durante el parto el dolor no sea todavía más insoportable.

Estadísticamente hablando, los hombres tienen más posibilidades de tener un orgasmo durante la penetración vaginal, mientras que las mujeres tienen más posibilidades de tener el orgasmo cuando practican una variedad de actos sexuales, que pueden incluir la penetración o el sexo oral.

Más datos, según otra encuesta del Journal of Sexual Medicine, el 65% de las mujeres que habían tenido sexo vaginal en su último encuentro habían llegado al orgasmo, de las que habían tenido sexo oral lo habían alcanzado el 81% y un 94% de las encuestadas habían llegado al orgasmo mediante sexo anal.

Es decir, que el sexo sin penetración no solo puede ser muy placentero, sino que, estadísticamente hablando, es MÁS placentero.

De modo que el sexo sin penetración (o, al menos, que no gire en torno a la penetración) es posible, necesario e incluso es más divertido.

¡A divertirse!

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss