Ir directo al contenido
  • Lola badge
Updated on 7 ene. 2019. Posted on 28 nov. 2018

29 machiruladas que las mujeres que trabajan en Sanidad tienen que soportar con frecuencia

Dejad de tratar a las profesionales como a niñas. Gracias.

Recientemente, hemos preguntado a nuestras lectoras de BuzzFeed LOLA que trabajan en el sector sanitario cuáles son las situaciones machistas que suelen vivir cuando están desempeñando su trabajo.

Peopleimages / Getty Images

Estas son algunas de las respuestas que hemos recibido.

1. "En mis prácticas en un estadio se me prohibió llevar mallas 'por evitar conflictos con la gente de las gradas' y no se me dio la oportunidad de estar en la camilla a pie de campo por ser mujer. Estando de prácticas en el hospital con algún chico de mi clase ha habido médicos que me han dicho solo a mí que si me mareo o me resulta desagradable puedo salir de la intervención". Por ASM.

2. "Soy médico de urgencias, tengo seis años de carrera, uno de MIR, cuatro de especialidad como médico de familia y dos másters. Trabajo en un hospital universitario, así que colaboramos formando estudiantes de Medicina que se encuentran en rotatorio: nos acompañan y mientras les vamos explicando. Es bastante frecuente que si el estudiante es un varón, los pacientes se dirijan a él y no a mí, a pesar de haberles atendido y explicado todo yo. Él es 'el doctor' y yo 'la chica'". Por Bel.

3. "Soy fisioterapeuta y es muy frecuente ver ofertas de trabajo que piden hombres para trabajar con un equipo deportivo masculino... porque, claro, todos sabemos que una mujer no puede tratar a un hombre si no es para darle un masaje con final feliz". Por Almu.

4. "Estudio medicina y, directamente por ser mujer, me han dicho que algunas especialidades (como traumatología, por ejemplo) no están hechas para mí porque se necesita fuerza física... como si por ser mujer asumieran de base que eres débil y no vas a tener fuerza y que por ser hombre, sin importar tu condición, vas a ser fuerte. Hay mujeres con más fuerza física que algunos hombres". Por María.

5. "Pfff. Es un combo: de por sí las enfermeras tenemos colgada la imagen del disfraz porno que venden en carnavales. Desde estudiante nos comemos desde los 'niña', hasta 'piropos' y obscenidades por parte de jóvenes, padres y abuelos (típico comentario delante del nieto ingresado y de to quisqui), miraditas, y situaciones incómodas en distintos procedimientos, como por ejemplo el sondaje vesical. Además ya no es solo por parte de los pacientes, hay compañerxs con una mentalidad del año del cromañón con unos comentarios que dan ganas de hacer balconing o vomitarles encima". Por M.

Sarinyapinngam / Getty Images

6. "Infantilizarnos con los 'chica' y los 'niña'... pero cuando te giras te miran el culo e intentan descubrir de qué color llevas las bragas". Por Almu.

7. "Un familiar de un paciente se acercó para hablarme a un palmo de distancia de mi cara y me bloqueó el paso con sus brazos. Le empujé para atrás y le dije que a partir de ahora me podía hablar a un metro de distancia". Por Mariona.

8. "Soy fisio y, cuando hay algún hombre con lesión inguinal o glútea, buscan que los trate yo antes que compañeros. O te dicen que qué manos tan pequeñas y bonitas, que no pueden hacer daño, o te intentan rebatir la idea feminista diciendo que 'la mujer es lo más bonito que tiene el hombre'. No se salva ni una...". Por Marinilladrums.

9. "Soy médica residente y podría contar mil anécdotas sobre esto. Como ya han contado algunas de mis compañeras, para ciertos pacientes no solemos ser sus médicas o doctoras, sino 'chica', 'niña' o 'guapa'.

Pero para mí el colmo fue un día en el que yo tutorizaba a un alumno de 4° de Medicina. Tras una cirugía, fui con el alumno a la sala de despertar a ver al paciente recién operado y a comentarle qué tal había ido todo y los cuidados que tenía que seguir a partir de ese momento. Mientras yo hablaba, el paciente apenas me miraba y se refería al alumno de 4° como 'doctor'. Cuando le aclaré que yo era la cirujana que le había operado y el chico era mi alumno su cara fue un poema.

Todo esto unido a que soy uróloga y para algunos hombres es una gran ofensa o motivo de vergüenza que una doctora tenga que explorar sus genitales... ya del tacto rectal ni hablamos. Sin embargo, las mujeres a las que nos ha dado vergüenza alguna vez que nos viera un ginecólogo y no una ginecóloga... somos unas exageradas. Y este es el pan de cada día". Por ellahulk.

Dusanpetkovic / Getty Images

10. "Cuando era estudiante de medicina en prácticas, un cirujano con el que acababa de operar me dijo '¿te lo has pasado bien? Pues ya sabes qué se hace con los cirujanos que se portan bien contigo, ¿no? ¿Conoces el derecho de pernada?'. Para quien no lo conozca, en la Edad Media cuando los campesinos se casaban, el señor feudal de esas tierras tenía derecho a pasar la noche de bodas con la campesina. Todo el personal de quirófano le rio la gracia...". Por Clara.

11. "Cuando era estudiante de Enfermería me daba muchísimo coraje que a los hombres los pacientes normalmente les trataban de usted y a las mujeres, independientemente de la edad, no. Todo esto viene relacionado con la idea que tiene la sociedad de la superioridad que hay entre médicos y enfermeros, y con el hecho de que se asocia la primera profesión a hombres y la segunda a mujeres". Por María.

12. "Cuando era estudiante, fui a hacerle una historia clínica a un paciente. Fui con un compañero, pero era yo quien hacía las preguntas. El paciente se pasó todo el rato sin mirarme y contestando a mis preguntas mirando a mi compañero. Cuando me cansé , le dije 'señor, estoy aquí, soy yo quien hace las preguntas'. Siguió sin mirarme, así que me fui, sin completar mi trabajo, a contárselo a mi profesor. Nadie me apoyó: ni mi compañero ni mi profesor. Para ellos fui una exagerada. Porque siempre somos las exageradas. Lo que ellos no saben (o no quieren saber) es que nosotras somos el futuro. Somos el futuro en todos los ámbitos, pero en Sanidad con mucha más fuerza". Por María.

13. "Pacientes que aprovechan cualquier mínimo contacto, simplemente ayudarles a levantarse, para agarrarse en ti en zonas que no es necesario tocar. Y como sabes que están enfermos no dices nada aunque te acaben de tocar el culo con toda su cara". Por Ana.

Jacoblund / Getty Images

14. "Para empezar, un profesor de mi facultad de Medicina comentó un día que la Sanidad se ha ido al garete desde que las universidades tienen más mujeres que hombres. Eso ya te hace ver por dónde van los tiros. A las médicas jóvenes nos llaman siempre 'enfermeras' o 'señoritas' de primeras, a ellos 'doctores' sean el enfermero o el celador. Yo he ido a ver algún paciente con un estudiante más pequeño que yo y, aunque fuera yo la que hacía la entrevista o se viera que yo le estaba explicando cosas al alumno, los pacientes siempre se dirigían a él hasta que era tan evidente que era yo la que les hablaba que empezaban a hablarme a mí. En quirófano, muchas veces, si hay un estudiante y una estudiante, le mandan lavarse para hacer cosas a él y no a ella.

Y, bueno, a nosotras nos interrogan sobre nuestra vida personal, que 'siendo tan guapa a ver si tengo novio, que tienen un nieto/sobrino/amigo para mí'. Sé que un comentario así no va con mala intención, pero a mis compañeros hombres se les toma por profesionales y no se sacan esos temas como sí hacen con nosotras.

Y, por último, cuando se habla de medicina varias veces me han dicho si quiero ser pediatra o ginecóloga (especialidades preciosas, qué duda cabe), pero parece que ser mujer hace que solo te interesen temas relacionados con la maternidad". Por MIRica.

15. "Soy médica y estoy en consulta con otro compañero. Pues bien, he tenido que oír de los pacientes (hombres, por lo general) si 'el doctor me trata bien' o 'si me invita a café'. Cuando contesto que él no me invita a nada al igual que yo no lo invito a él, la respuesta es la misma: 'bueno mujer, qué carácter'. Por Maria37.

16. "En la facultad de Medicina, al estudiar la asignatura de Pediatría, en el tema de Lactancia Artifical, me he dado cuenta de que la palabra 'madre' aparece como diez veces y la de padre ninguna. ¿Desde cuándo preparar un biberón es cuestión de género?". Por Paola.

Sjenner13 / Getty Images

17. "Soy médica recién graduada y ya he vivido tantas situaciones machistas que me cuesta mucho escoger una sola, así que mejor os cuento las más habituales.

Es típico del día a día que por ser mujer automáticamente asuman que eres enfermera pero que suceda lo opuesto con los hombres. Cuando hacía prácticas con mis compañeros, casi siempre tenía que especificar que era estudiante de Medicina, no de Enfermería, mientras que ellos nunca necesitaban hacerlo.

El trato que recibe una mujer por parte del paciente también es muy distinto, mientras que a mis compañeros los tratan con respeto y los llaman 'el médico' o 'el doctor', a mí me llaman 'la chica esta tan maja', 'la doctorina' o 'la nena'. Y habitualmente recibo comentarios no solicitados sobre mi físico.

Las preguntas sobre si tengo pareja también son habituales. En una ocasión, un paciente llegó a interrumpir mis preguntas sobre su problema de salud para preguntarme si tenía novio, cuando le respondí que no de forma cortante, me preguntó por qué no lo tenía.

También en el ámbito académico es frecuente escuchar comentarios muy machistas a pesar de que en mi promoción un 80% éramos mujeres. Algunos profesores llegaron a comentar cosas como que la feminización de la Medicina no traería nada bueno y que generaríamos problemas debido a nuestras posibles bajas por maternidad. Los comentarios del tipo 'sois más alumnas que alumnos pero ellos son más brillantes' también se dieron más de una vez". Por Una doctora muy cansada.

18. "La verdad es que muchas y no sabría por cuál empezar. A modo de resumen, ahí van:

Estaba a punto de hacerle una placa de tórax a un paciente que venía en silla de ruedas (aunque podía mantenerse de pie un ratito) y cuando terminé de colocar todo, le comenté que se podía levantar y él me contestó: 'por ti me levanto yo y otra cosa, guapa'. No he sentido tanto asco en mi vida.

Una vez llamé a un paciente (al cual, por cierto, pillé leyendo una revista porno en la sala de espera del servicio) y cuando le expliqué la prueba y le expliqué que lo más importante era que tenía que estarse muy quieto él me respondió: 'y tampoco tocar a las enfermeras'. Mi cara fue un cuadro. No solo me faltó al respeto como profesional, sino que tampoco valoró mi posición de técnico.

Que cuando trabajo con un compañero hombre él sea el 'doctor' y yo su ayudante, cuando en realidad somos ambos técnicos sanitarios en radiología y medicina nuclear. Y que las preguntas complicadas se la hagan a él y de mí directamente pasen.

Que a mí se me llame 'cariño, guapa, nena, encanto' y a mi compañero, raras veces.

Y, por último, soy una chica delgadita y quiero creer que ese fue el motivo por el cual una vez mis compañeros hombres apostaron sobre si iba a pedirles ayuda para colocar a un paciente en la máquina. Además de escuchar por parte de los camilleros repetidas veces la expresión 'niña, ¿pero hoy has desayunado?' Cuando les pedía hacer SU trabajo". Por Irene.

19. "Soy estudiante de Medicina, y cuando médicos y enfermeros hemos ido con el mismo uniforme, los pacientes por defecto SIEMPRE me han considerado enfermera, mientras que mis compañeros chicos han sido tratados como médicos. Además, se han dirigido a mí como 'nena', 'cariño', 'guapa' y 'chica'. No he oído a ningún chico ser tratado así". Por Mercedes.

Littlebee80 / Getty Images

20. "Soy enfermera. He pasado desde que me traten como putichacha a que me metan billetes de 20 euros en el bolsillo y así 'me agradecen mis servicios y me quedo un rato más en la habitación'. Pero estoy hasta las narices de que me cojan el culo. Esto ocurre especialmente en residencias de ancianos, pero pasa en todas partes. Eso y que cuando haces una consulta o vas a poner un inyectable, de repente, el hombre (porque jamás me ha ocurrido con una mujer) que entra en la consulta se desnuda frente a ti y se sorprende al pedirle que se vista, incluso alguno pone mal tono y mala cara". Por Veroya.

21. "Que un residente de cuarto año te restriegue el paquete cuando estás preparando medicación o colgándola en el suero, o escribiendo en la gráfica, o en cualquier situación que le parezca a él conveniente. Y que las personas de más antigüedad te cuestionen si es o no es un acosador". Por C.

22. "Ante un porcentaje de enfermeras de casi de un 80% mujeres, los jefes son casi todo hombres". Por Mita.

23. "En urgencias, una señora preguntándome que quién era esa niñata que se asomaba por detrás del biombo mientras le tomábamos constantes. Era la médico internista que venía a valorarla. Nice choice of words, lady". Por C.

24. "Cuando estaba haciendo las prácticas de auxiliar de enfermería en el hospital, tuve varias situaciones bastante incómodas con un paciente. La primera vez entré en su habitación individual para recogerla y cambiar las sábanas, por lo que me tuve que agachar varias veces a recoger cosas que se habían caído al suelo. Cuando di la vuelta, vi que el paciente me estaba mirando lascivamente y se estaba masturbando. Me quedé tan en shock que salí de la habitación sin decir nada. Esta situación sucedió más veces, cuando no estaba su mujer delante. Llegó un momento en el que me negué a entrar a esa habitación si no lo hacía acompañada de un celador o una compañera. Creo que esa ha sido la situación más incomoda a nivel profesional que he vivido por culpa del machismo". Por Lidia.

25. "Soy residente de cuarto año en un hospital universitario, en el que enseñamos a alumnos de 3º a 6º de Medicina, que suelen quedarse detrás del equipo y exploran y hacen preguntas a los pacientes cuando les dices para que practiquen. Durante estos cuatro años de residencia, cada vez que tenía un estudiante chico, ha habido pacientes a los que les he tenido que decir que yo era su médico porque se dirigían a él pensando que era mi adjunto que estaba detrás supervisando. Notición, pacientes: los chicos de 20 años tienen barba y las chicas de 28, no, y eso no da conocimiento o experiencia. Lo peor es cuando los estudiantes aprovechan para coger el mando y tienes que intervenir (en contados casos, debo decir) ¿cómo serán estos estudiantes cuando sean médicos y tengan una compañera mujer?". Por Hb.

26. "Fui a curar una cesárea en la planta en la que estaba de prácticas. Nada más entrar por la puerta ya estaba el padre de la criatura mirándome como un lobo hambriento. En cuanto preparo el material y me agacho sobre la cama para curar la herida de la mujer, el marido se me arrima poniendo su pierna contra mi culo. Me aparto con cuidado y, aunque pilla que estoy incómoda, se queda mirándome el culo hasta que termino. Recojo el material, me despido de la mamá y el hombre me acompaña a la puerta de la habitación, me guiña un ojo y cierra la puerta lentamente. Un cerdo con una mujer recién parida y una criatura a su lado". Por Estudiante de Enfermería.

27. "Que se refieran hacia mí como 'niña', 'chica', 'reina', 'cariño', 'guapa', que me obliguen a cambiarme de ropa porque 'distraigo al personal' o que me recomienden no escoger especialidades a las que haya que dedicarle mucho tiempo, como cirugía, puesto que al ser mujer me va a dificultar mucho formar, mantener y cuidar a una familia. ". Por Bepurple.

Gpointstudio / Getty Images

28. "Además de las típicas de 'qué bien, tres enfermeras para mí solito' o 'en esta clínica todas las enfermeras son guapas', como si nuestra profesionalidad no importase, os cuento una de las últimas que he vivido: hace no mucho, poniéndole un vendaje a un paciente, el médico le comenta al acompañante cómo aflojar el vendaje en caso de que apretara demasiado. Palabras textuales: 'como has estado mirando cómo lo ponían, ya sabrás cómo hacerlo... aunque bueno, igual estabas mirando a las enfermeras más que al vendaje', el acompañante le dice que claro, que estaba mirando a las enfermeras. Mi compañera y yo mordiéndonos la lengua para no soltarles una barbaridad y sin decir nada nos vamos. Sale el médico detrás para arreglarlo diciendo 'chicas, os habréis dado cuenta de que eso era un cumplido, ¿no?'. Para mear y no echar gota". Por Aldara.

29. "Cuando estás asistiendo a un paciente y te toca el culo 'sin querer' y cuando le recriminas su comportamiento que te diga: 'para eso estáis'". Por Laura.

BuzzFeed Daily

Keep up with the latest daily buzz with the BuzzFeed Daily newsletter!

Newsletter signup form