back to top

12 historias terribles de gente que ha trabajado de cara al público

El cliente siempre lleva la razón, menos cuando no la lleva.

publicado

Preguntamos a nuestra Comunidad de BuzzFeed que nos contaran sus peores experiencias trabajando de cara al público. Estas son algunas de las respuestas más impactantes.

1. El regalito sorpresa.

Warner Bros. Pictures / Village Roadshow Pictures / Malpaso Productions / Double Nickel Entertainment

"Trabajaba en un videoclub y había un cliente que siempre devolvía las películas porno con un clinex dentro de la carátula".

2. La "Pechitos McTetis".

"Una vez, cuando trabajaba en una tienda de ropa interior, vino una señora mayor a comprarse un sujetador para la boda de su hija. Al preguntarle qué talla tenía, decidió que lo mejor que podía hacer era levantarse la camiseta y enseñarme directamente los pechos para que yo pudiese adivinar su talla a simple vista.

Cuando por fin encontró el sujetador que quería, me dijo que también necesitaba una faja 'que sujetase bien y que no se moviese'. Le enseñé la que más se ajustaba a sus necesidades y, con ella puesta, salió del probador (solamente en faja y sujetador) y se puso a hacer una sentadillas en mitad de la tienda mientras gritaba 'ESTA COSA SE BAJA, NO SUJETA BIEN'.

Finalmente, después de estar atendiéndola dos horas, se fue de la tienda sin comprar nada".

Publicidad

3. CONTACT.

Fox

"La historia más loca en mis casi 9 años de teleoperadora en una compañía de seguros de salud es la de una mujer que robó las recetas de un médico para prescribirse resonancias y se hizo más de 20 porque 'los extraterrestres la habían abducido y quería saber dónde le había colocado los chips'.

Cada resonancia valía más de 100 euros, así que nos llamó para decirnos que no podía pagarlo. Un cuadro. Espero que encontrara los chips".

4. El "os lo dije".

"Hubo un verano en el que, para sacarme unas perrillas para los estudios, trabajé como operaria en un parque de la naturaleza en el que había atracciones para niños. Una de las atracciones en las que más tiempo pasé era una especie de lago con barquitas para niños de hasta 5 años. En la entrada había una enorme regla que servía para medir la altura de los críos y donde se establecía un peso máximo.

Pues bien, unos padres trajeron a un niño que, aunque cumplía con los requisitos de edad y altura, estaba gordito y sobrepasaba el peso estipulado. Tras insistir con que su hijo debía montar a las barquitas y dejarles bien claro a los padres que el niño pesaba más de lo permitido, el padre se metió en la plataforma y acabó montando al chiquillo con toda la jeta. Pues bien: A LOS DOS MINUTOS la barca volcó y me montaron un pifostio sideral, llegando a reclamar al encargado. Los padres eran, sin duda, mucho peor que los niños con los que trabajé ese verano".

5. La historia interminable.

KnowYourMeme

"Una vez, trabajando en la caja en un H&M, tuve que hacerle a una señora la devolución de 50 piezas y no, no todas estaban en un mismo ticket de compra. La simpática mujer trajo como 30 tickets diferentes y no dejaba de poner caras como diciendo que estaba siendo muy lenta. Encima era como mi tercer día en caja. Creo que no he pasado más estrés en mi vida".

6. La Coca-cola light.

KnowYourMeme

"Vaya por delante que me siento regular por esto.

Un día trabajando en un Burger una chica vino y me pidió una Coca-Cola light. Yo fui muy amable (como siempre) le puse su bebida y se marchó. Al rato volvió y delante de mi jefa me dijo "Hola. Quiero otra Coca-Cola y tu número de teléfono". Yo me puse supernervioso, la miré a ella, miré a mi jefa, no supe qué hacer y solo me salió un 'la Coca-Cola light, ¿verdad?'.

Lo recuerdo como un accidente de coche a cámara lenta. La chica se pensó que la estaba llamando gorda y se puso super seria, a mi jefa le dio un ataque de risa, y yo quise meterme en la freidora. Le puse su bebida, se giró y se fue sin dar las gracias. Normal".

7. La semilla del diablo.

"Trabajo en un cine. Un día, en taquilla, con una fila del carajo (era la buena época) un niño de unos 11 años se la saltó y me pidió dos entradas. Le dije que lo sentía mucho, pero que tenía que hacer la fila como todos los demás.

Al rato apareció con su madre gritándome que por no dejarlo colarse habían llegado tarde a la película y que nadie de la fila se había dado cuenta de que se había colado, que por qué tenía yo que decirle nada. Me llamó imbécil a la cara.

Y ese es el ejemplo que le estaba dando a su hijo".

Publicidad

8. El señor pro Brexit.

The CW

"Vivo en Londres, y como muchos otros, mi primer trabajo fue de camarera en una agencia.

El caso es que una noche allí estaba yo en medio de una multitud beoda con una bandeja de canapés. Después de haber estado repartiendo el mismo bocadito un rato, le ofrecí lo que llevaba a un tipo, que no me entendió cuando le recité el nombre repipi del canapé y yo se lo repetí y siguió sin entenderme.

La cosa es que se empezó a descojonar de mí con su colega y yo aguantando el tipo, se lo repetí una vez más y el caballero me dijo mientras me escupía el vapor de su cacharro vapeante que no iba a comer nada que le fuera ofreciendo una maldita inmigrante tartamuda. Por supuesto que lloré, pero ese gilipollas se quedó sin comida durante el resto de la maldita noche".

9. La mala educación, una película de Pedro Almodóvar.

Unicode

"Trabajaba de cajera en un centro comercial. Estaba cobrando a un padre y un hijo cuando se pusieron a hablar... ¿y de qué hablaban? ¡PUES DE Mí COMO SI NO ESTUVIERA DELANTE PASANDO SUS PRODUCTOS POR LA CINTA!

Sobre que si era guapa o no, básicamente: el padre se puso a decir que tenia una belleza natural y que bien por no maquillarme y el hijo que a él le gustaba que las chicas se maquillasen y mirándome con cara de 'apuff tía maquíllate, hostias'. El padre se reía jijijajaja y les cobre con cara de WTF.

Es que, madre mía, me trataron como si fuera un objeto o una cosa que no puede escuchar. ¿Y qué más da si no les gusto? ¡No estoy ahí para gustarles! ¡No existo para gustar a cada uno de los tíos que pasen por mi caja, joder, que se creen el centro del mundo!

No les pude romper nada porque no tenían nada rompible como huevos o cosas de cristal. ODIO A LA GENTE ASÍ".

10. La imbécil y los cuñaos.

"No sé qué fue peor: la clienta que me dijo que si estaba de camarera es 'porque no leía nada' cuando le serví una Coca-cola zero en lugar de una light (no leía LAS ETIQUETAS DE LA COCA-COLA) o los cuñaos que derramaban parte de sus bebidas para que yo tuviese que pasar la bayeta y enseñar el escote y luego se daban codazos entre ellos y venga el loloísmo"

11. La plantita de IKEA.

"Trabajaba en IKEA en la sección de plantas. Un día llaman de cajas diciendo que una clienta había visto una orquídea a 5'99€ y que al pasar por caja valía 6'99€. La señora compró la planta pero volvió a la sección diciendo que yo había cambiado el precio aposta para cobrarle de más y que la estaban dejando a ella como loca. Le dije que es el precio que había tenido siempre y que quizá habría leído mal pero que nadie cambiaba precios por placer ahí. Hizo que llamaran a mi responsable (que se quedó a cuadros con la situación).

La clienta se fue a atención al cliente y devolvió la planta después de todo el lío y su queja por 1€".

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss