go to content

Las 9 personas a las que te cruzarás en cualquier oficina

...y que te roban los tuppers.

publicado

1. El cuñao.

Marcos Chamizo / BuzzFeed / Thinkstock

Lo primero que hace cuando entras a currar es agregarte a un grupo de Whatsapp que se llama "Genios y figurantes" donde se pasa el día mandando memes (el del negro es su favorito). También te manda cadenas de emails hi-la-ran-tes. Te avisa para fumar (no fumas) y cuando os vais de cañas se le pone un pedo faltón. ¿A qué se dedica? Ni idea. Estrategias. Marketing. No sé, hace cosas en Power Point.

2. La mamarracha espiritual.

Marcos Chamizo / BuzzFeed / Thinkstock

Reconocerás la mesa que ocupa en la oficina por estar adornada con 113 búhos, un atrapasueños y un índalo. La mamarracha espiritual se presenta con la frase "yo soy un poco brujita, ¿a que eres capricornio?" y nunca nadie es capricornio. Es aquella que cada día te informa de un alimento nuevo que a) te está matando lentamente o b) está destruyendo el planeta. Te recomienda cursos constantemente: "el hariku es el nuevo pilates, hazme caso". Así como los colores que deberías usar como fondo de pantalla para estar más relajada en el trabajo. El truco es hacer uso del único consejo que ella te dio y que mereció la pena cuando te habla "poner la mente en blanco e imaginar que estás en tu Paraíso Mental".

José Antonio.

Siempre le confundes con Antonio, el otro tío que trabaja en el departamento de contabilidad y que un día te dejó una grapadora.

Antonio.

Este. ESTE es el tío que una vez te dejó una grapadora. Te agobia mazo hablar un día con él y llamarle Jose Antonio y que se de cuenta de que NO LES DISTINGUES.

Josete.

Es igual que Jose y Jose Antonio y también trabaja en contabilidad, pero (gracias a Dios) lleva gafas.

4. La tipa que odia su trabajo.

Marcos Chamizo / BuzzFeed / Thinkstock

La tipa que odia su trabajo deja muy claro en todo momento que odia su trabajo. Hasta el punto que hace creer que tener que ir a trabajar todos los días es culpa tuya. No le puedes pedir un favor: se quejará tanto que acabarás haciéndolo tú, pidiendo disculpas. Para no escucharla, la mayoría de gente acaba haciendo SU trabajo porque ella siempre está muy ocupada, muy estresada y al borde del llanto. La tipa odiará su trabajo pero en la oficina todo el mundo acaba odiándola a ella.

5. El becario.

Marcos Chamizo / BuzzFeed / Thinkstock

Le reconocerás por ser la persona más amable y simpática de la oficina. Que no te engañe, puede tener 38 años y seguir siendo becario (Spain is different!). Tiene la clásica mirada de persona con sueños y esperanzas a la que la vida todavía no le ha dado su merecido. Se pone nervioso con cualquier interacción humana, QUIERE HACERLO TODO MUY BIEN. Pobrecito. Quiérelo. Tarde o temprano se romperá.

6. La persona que vive anclada a la mesa.

Marcos Chamizo / BuzzFeed / Thinkstock

A la hora de comer saca un tupper de su mochila y se pone un capítulo de 'The big bang theory'. No habla con nadie, no mira a nadie. Para esta persona el trabajo es un mero trámite, una forma de acceder a otros bienes y servicios que desea. No tiene intención de relacionarse con nadie. ¿Quién es esta persona? ¿Qué piensa? ¿Qué siente? Nadie lo sabe. Es el misterio de la oficina.

7. El sobrino.

Marcos Chamizo / BuzzFeed / Thinkstock

Nadie sabe qué hace esa persona que coloca folios en blanco y siempre está tomando café en la oficina hasta que alguien te chiva que es hijo/sobrino/yerno/cuñado/amigo del hijo del director general.

8. El fantasma tocahuevos.

Marcos Chamizo / BuzzFeed / Thinkstock

En todas las oficinas hay una especie de presencia que se dedica a robar tuppers, coger cosas que no le pertenecen, gastar el último plato y no lavarlo, calentar contínuamente pescado en el microondas o productos que explotan dentro, dejar un pestuzo en el cuarto de baño, cambiar cosas de sitios y en definitiva, ensuciar. No existe. Nadie le ha visto. Nadie sabe quién es. Atentos a 'Cuarto Milenio': pronto darán respuestas.

9. La madre.

Marcos Chamizo / BuzzFeed / Thinkstock

Como su propio nombre indica, la madre es madre. Su mesa está llena de fotos de sus hijos y siempre sale antes de trabajar porque "los niños y tal" y tu asientes como diciendo "si, si, te entiendo, el feminismo y eso" pero algún día te gustaría salir antes porque "el vino y depilarme para un polvo y tal". La madre siempre coge las vacaciones la primera, entra más tarde y se va más pronto. Lo bueno es que después es un encanto y si no la miras directamente a los ojos no siente la obligación de hablarte de la textura de la última caca de su recién nacido.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss