Ir directo al contenido
  • Lola badge
Updated on 30 dic. 2018. Posted on 20 nov. 2018

#FAQLOLA: ¿puedo ser feminista y bailar reguetón?

Resumiendo: sí. Pero te contamos por qué.

Recientemente, hemos inaugurado un consultorio a través de la cuenta de Instagram de BuzzFeed LOLA, donde cada martes intentamos resolver las dudas de nuestras lectoras sobre cuestiones de feminismo y género, ya sea tratando temas concretos (como el machismo cotidiano o el sexismo dentro de las relaciones heterosexuales) o con temas más abiertos y generales.

Desde que iniciamos esta aventura hay algunas cuestiones que suelen repetirse de tanto en tanto y que, por ello, creemos que quizás necesiten un desarrollo mayor. Una de estas preguntas es si podemos ser feministas y que a la vez nos flipe el reguetón.

Twitter: @PennyJayG / Via instagram.com

Esta dicotomía entre la posibilidad de ser una buena feminista y, al mismo tiempo, disfrutar con el perreo no es nada nuevo. La periodista June Fernández, ya desarrolló su opinión al respecto en un conocido artículo de 2013 titulado 'Si no puedo perrear, no es mi revolución', donde argumentaba, desde su experiencia como una mujer en vasca en Cuba, cosas tan magníficas como esta:

"Si hay un reparo ante el reguetón que me gusta rebatir es el de que es un baile machista porque la mujer se mueve para darle placer al hombre. Es curioso porque, bajo una premisa aparentemente feminista, una vez más se niega la sexualidad y el placer de las mujeres. ¿O sea que si yo me froto contra un tío es para darle gustito a él? ¿Acaso no creen que frotarme contra una pierna o un paquete me da gustito a mí?"

Sin embargo, el tema del reguetón y del feminismo sigue dándonos dolores de cabeza, de modo que vamos a empezar por lo básico: no existe prácticamente ningún género musical que no sea susceptible a ser machista. El reguetón, sí, pero también la música pop, el indie, el rock, el rap, el trap, el R&B, el metal o el country. Vivimos en una sociedad machista y salimos de épocas todavía más machistas donde, ¡sorpresa!, también sonaba música. Si hacemos un viaje por cada género y escuchamos a los artistas, escucharemos letras machistas en todas partes.

¿Pero por qué Don Omar desata tantas críticas y no David Guetta cuando hacía que todo el mundo se viniese arriba en la discoteca cuando sonaba 'Sexy bitch'?

Muchas veces la crítica hacia el reguetón, y solo hacia el reguetón, parte más del clasismo o el esnobismo de quien elabora la crítica que de una preocupación real por cuestiones de feminismo y género. No olvidemos que el reguetón es música de Latinoamérica y, además, de calle: un doble combo que no gusta demasiado en Europa. El reguetón nace con un importante componente de clase: muchas de las estrellas del reguetón de la actualidad tienen unos orígenes muy humildes.

A esto hay que añadirle el sesgo con el que en los países europeos nos acercamos a la sexualidad de las mujeres. La mujer tiene que ser un sujeto (por no llamarlo directamente objeto) pasivo, deseado pero no deseante y expectante ante los acercamientos del varón. El reguetón no es así. Con el perreo, tanto la mujer como el hombre tienen un papel activo en el baile. Tanto ella como él toman las riendas. La mujer pasa de ser un objeto pasivo a un sujeto tan activo como el hombre. En el reguetón la mujer se contonea, mueve sus caderas y su culo, se restriega contra un hombre o contra las paredes del club y tiene pleno poder sobre su cuerpo y sus movimientos. Y, en una sociedad que todavía bebe de las viejas etiquetas de mujer santa o mujer puta, ver a un buen puñado de chicas perreando hasta abajo por gusto, placer y diversión todavía escuece de lo lindo.

Con esto no estoy negando el machismo en algunas canciones de reguetón, ni mucho menos, sino exponiendo el doble rasero con el que se juzga este género musical. Por qué este y no otro es el objeto de todas las críticas y por qué nuestra forma de mover el culo en una discoteca se utiliza como arma arrojadiza contra el movimiento feminista... casi parece que algunos hombres están deseando aguarnos las fiesta cada vez que ven que somos nosotras las que disfrutamos y lo pasamos bien.

Y si todavía te sientes mal, siempre puedes buscar reguetón feminista y, como dice Ivy Queen: mujeres, vámonos pa la disco a bailar.

Otras preguntas frecuentes:

¿Es machista que un hombre me sujete la puerta?

BuzzFeed Daily

Keep up with the latest daily buzz with the BuzzFeed Daily newsletter!

Newsletter signup form