back to top

¿En España no hay racismo? ¿Seguro?

Moha Gerehou ha recibido insultos y amenazas racistas a través de Twitter

publicado

Moha Gerehou, periodista en eldiario.es y presidente de la asociación SOS Racismo Madrid, ha publicado recientemente un tuit donde mostraba su sorpresa al encontrarse con un grupo de legionarios en Madrid pidiendo una calle para Millán-Astray.

La cara que se te queda cuando pasas al lado de un grupo de legionarios que pide una calle para un franquista.

A raíz principalmente de este tuit, Gerehou comenzó a recibir insultos racistas y amenazas. El periodista publicó algunas de las respuestas que recibió en tres tuits bajo el título "En España no hay racismo".

Publicidad

Estos tuits recopilatorios despertaron grandes muestras de apoyo entre sus seguidores y también entre desconocidos que llegaron a ellos gracias a sus más de 1000 retuits.

@mohagerehou ánimo, compañero, y ni caso. No representan más que a su propia ignorancia y a su miedo.

@mohagerehou ojalá fuera verdad..., que no lo hubiera. lo que no se es si son pocos con mucho ruido o no. esperemos que así sea.

Al darle visibilidad a los insultos recibidos, el periodista se encontró con respuestas aún más violentas. Por ello, Gerehou mencionó a la policía para dejar constancia del acoso racista que estaba viviendo en redes sociales.

Hola @policia, aquí estamos de nuevo. Ya no me subastan, me amenazan de muerte por seguir denunciando el racismo. G… https://t.co/xQbaBlTIWc

Publicidad

Como Gerehou cuenta a BuzzFeed España, no es la primera vez que recibe insultos y amenazas de este tipo.

Hace tan solo unos meses, Gerehou participó en el hashtag antirracista #EstadoEspañolNoTanBlanco que pretendía mostrar, según explicaron sus creadores, "que vivimos en un país que no es homogéneo. La comunidad racializada existe aquí, y no somos algo ajeno a la realidad de las demás personas: nos afectan los impuestos, las elecciones, las políticas, el clima, etc. Pero incluso dentro de la comunidad hay variedad de sectores con características propias”.

Solo por el simple hecho de subir una fotografía acompañando al hashtag el periodista recibió amenazas e insultos racistas o como el mismo cuenta "fue el día en el que 'me subastaron'", lo que no hacía sino demostrar la necesidad de aquel hashtag.

En aquella ocasión, Gerehou denunció su caso ante las autoridades pero como él mismo nos cuenta no sirvió de nada.

"Generalmente se trata de un proceso muy lento, mi caso lo lleva una Unidad de Delitos Tecnológicos que tiene que conseguir que las compañías telefónicas accedan a dar la IP de los acosadores... llevo un par de meses y todavía no se ha solucionado nada, no creo que se consiga en un año".

Gerehou explica que no confía en la justicia para resolver estos casos de forma satisfactoria: "Suelo poner el ejemplo comparando el caso del racismo con el de la violencia machista. Con la violencia machista tienes un teléfono al que puedes llamar, que no deja constancia en las facturas, hay juzgados especializados en temas de machismo, hay sensibilización por gran parte de la sociedad, del Gobierno y de las autoridades, con el racismo esto no sucede, un caso de racismo es casi un conflicto vecinal".

"En un caso como este debería priorizarse el agravante de racismo, porque por algo que yo no puedo cambiar (mi color de piel) se me está amenazando. No voy a denunciar porque no existen mecanismos eficientes por los que yo crea que pueda recibir justicia".

Gerehou explica además que en su caso tiene un gran altavoz: además de periodista en un periódico de alcance nacional es el presidente de la acociación SOS Racismo en Madrid: "yo denuncié mi caso hace meses y no tengo respuesta... ¿Qué puede hacer entonces una persona que carece de poder mediático o institucional?", se pregunta.

Para solucionar el problema del racismo en España se necesita, tal y como apunta Gerehou, un esfuerzo institucional.

"Puede que en Twitter exista mayor visibilidad y gente concienciada y, si bien es cierto que hay cierta parte de la opinión más sensible a estos temas, a nivel institucional no se apoya este discurso: no hay diversidad, no hay visibilidad. Hay que demostrar que una persona puede ser española y negra, china y negra o latina y negra".

Esta visibilidad viene siendo necesaria por parte del Gobierno, como apunta Gerehou, "para evitar que ocurran barbaridades" tales como los recientes episodios homófobos que se han vivido en la Comunidad de Madrid provocando que el Gobierno tomase conciencia y con ello medidas: "hay que visibilizar y actuar antes de que la gente empiece a recibir palizas por ser negro o latino".

Pero no solo las instituciones deben tomar medidas, como apunta Gerehou, también deben tomarse medidas en redes sociales.

"Es curioso pero a Twitter siempre se le llena la boca hablando de diversidad, pero ¿qué hace exactamente por la diversidad y la inclusión? Twitter, con su política de respetar la privacidad y los datos de sus usuarios a veces protege a las personas que cometen estos delitos".

Patrocinado