back to top

16 cosas que todos hacíamos a los 15 cuando íbamos a una discoteca light

Además de creernos supermayores.

publicado

1. Empezar a maquearte a las tres y cuarto de la tarde porque la discoteca abría a las cinco y media y sabías que iba a haber mucha cola.

Teniendo en cuenta que los institutos de toda tu comunidad autónoma se concetraban en dos o tres discotecas, pues sí, había cola.
Kapital Young / Via Facebook: 1412943228951626

Teniendo en cuenta que los institutos de toda tu comunidad autónoma se concetraban en dos o tres discotecas, pues sí, había cola.

2. Tener un look estrella que era: para chicos) camiseta con el cuello subido, pantalones vaqueros y Converses y para chicas) camisa o camiseta con cuello subido, falda con volantitos y tacón.

Si eras chica es probable que también te pintaras como si no quisieras ser reconocida en una ronda de reconocimiento.
Buzzfeed España

Si eras chica es probable que también te pintaras como si no quisieras ser reconocida en una ronda de reconocimiento.

3. Y, por lo tanto, salir de tu casa como un pincel antes de que empezase 'Saber y Ganar'.

RTVE / BuzzFeed

4. Aquí había dos tipos de adolescente: los afortunados que llegaban a la puerta de la discoteca en transporte público y los pobres desgraciados a los que llevaba una madre o un padre caritativo...

...porque no hay nada que cause mayor vergüenza a un adolescente que el que otros adolescentes descubran que TIENE PADRES QUE LE QUIEREN Y SE PREOCUPAN.
Paramount Pictures

...porque no hay nada que cause mayor vergüenza a un adolescente que el que otros adolescentes descubran que TIENE PADRES QUE LE QUIEREN Y SE PREOCUPAN.

5. Entrar en un Mercadona o similar todo emperifollado y comprar una botella de Malibú o Peché.

6. Beber tres chupitos de Peché en el parque de al lado de la discoteca y llevar ya un pedo como el de Dumbo cuando ve a los elefantes rosas.

Qué manera de emborracharse, qué baratos salíamos.
mtv

Qué manera de emborracharse, qué baratos salíamos.

7. Una vez dentro, hacer piña con tus amigos haciendo un círculo con los abrigos en el centro.

Porque pagar un euro por el guardarropa era todo un desequilibrio en tu pequeña economía.
IG: willagrace294 / Via Instagram: @willagrace294

Porque pagar un euro por el guardarropa era todo un desequilibrio en tu pequeña economía.

8. Bailar en círculo como si los abrigos fueran una especie de ofrenda al demonio y vuestro baile de mover mucho las manitas un ritual para conseguir enrollarse con alguien aquella tarde.

Columbia Pictures

9. Hacerte una foto en el photocall de la discoteca para que luego todos los adolescentes de tu ciudad te pusieran verde.

El photocall de las discotecas lights, nuestro Gossip Girl.
Oneinchpunch / Getty Images

El photocall de las discotecas lights, nuestro Gossip Girl.

10. Dar la vueltecita de fichar con tus amigas.

Porque quién sabe si volverá a estar por ahí el chico con look de surfero de interior que llevas viendo ocho viernes seguidos en la misma esquina.
MTV

Porque quién sabe si volverá a estar por ahí el chico con look de surfero de interior que llevas viendo ocho viernes seguidos en la misma esquina.

11. Caerte encima de los abrigos de otra gente.

i.imgur.com

¡Una forma fantástica de romper el hielo!

12. Enrollarte con alguien random de otro instituto al que terminarías viendo cada viernes y tendríais una relación de dos sesiones light más de duración.

Besos con mazo de baba.
NBC

Besos con mazo de baba.

13. Venirte arribísima y buscar a tus amigos cuando sonaba ese temazo de David Guetta o los Black Eyed Peas.

NHL

Porque eras adolescente, pero ante todo humano. Como Chenoa.

14. Salir de la discoteca y volver al parque de al lado a cotillear, darle otro trago al Peché y mear entre dos coches.

Salir de fiesta en mono parece una buena idea hasta que te toca desnudarte entera en medio de la calle para poder mear entre dos coches.

15. Ser la única persona de tus amigos que no liga y volverte a casa con muchísima pena.

Marv Films

A todos nos ha pasado alguna vez. Ni siquiera podías darte al alcohol, el Peché se había terminado.

16. Volver a tu casa a las nueve y media, completamente destrozado de bailar como si se acabase el mundo e irte a dormir a eso de las 11.

El sueño de tus padres hecho realidad.