back to top

18 Secretos que los masajistas nunca te revelarán

No, no te masturbaremos.

publicado

Muchas gracias a las masajistas que nos contaron toooodo acerca de su profesión: Noelle Nieva, de The Brooklyn Body Shop, en Brooklyn (Nueva York); Elise Watson, de Balanced Harmony Massage, en Virginia Beach (Virginia); y Geraldine Villeneuve, autora de Put Your Best Feet Forward.

1. No, los masajes no son solo un lujo para los ricos y famosos.

United Artists / Via giphy.com

Es cierto que un espá de lujo podría dejarte sin un peso, pero tampoco es imposible encontrar un masajista titulado decente por una tarifa asequible. Cuando lo encuentres, te darás cuenta de lo necesario que es en realidad un masajista para tu bienestar. En ocasiones, solo necesitas un buen masaje para quitarle dolencias a tu cuerpo. Complácete.

Puedes comenzar comparando precios de masajistas por tu zona acá.

Publicidad

2. Está bien tanto si no sabes lo que quieres como si sabes exactamente lo que quieres. De todas maneras, la comunicación es importante.

NBC / Via giphy.com

Dinos exactamente qué zona necesitas que abordemos y cuánto quieres que nos centremos en ella. Algunas personas acudirán suponiendo que es un masaje en general con tiempo adicional centrado en una zona específica. Otras, en cambio, querrán que nos centremos en una zona específica todo el rato. Asimismo, dinos más cosas como si te duele al presionar o si debemos hacerlo más. Deja tus necesidades claras a lo largo de la sesión para asegurar que sacas el máximo partido a tu tiempo sobre la camilla de masaje. Así te irás sintiéndote relajado y rejuvenecido. ¡No seas tímido!

3. Los masajistas saben cantidades industriales de anatomía y fisiología, además de conocer diferentes técnicas.

Warner Bros. / Via giphy.com

Se tardan dos años en acabar la escuela de masajistas y los requisitos varían dependiendo del lugar. Sin importar a dónde vayas, aprenderás de anatomía y fisiología y todas las diferentes técnicas de masaje, desde el shiatsu/tailandés hasta el sueco de tejido profundo, pasando por masajes de piedra caliente y reflexología. Este entrenamiento nos aporta una buena base para trabajar antes de decidir en qué técnicas nos vamos a centrar. Por ejemplo, el drenaje linfático, la terapia craneosacral o los masajes deportivos. Si buscas a alguien específico, puedes buscar especialidades en esta base de datos. Si estás comparando precios por internet, asegúrate de que el masajista esté titulado por el estado.

4. Los masajistas suelen ser personas ocupadas, así que pide una cita a tiempo si quieres tener la mejor experiencia.

Imagine Entertainment / Via giphy.com

Tenemos frecuentemente horarios frenéticos porque solemos tener citas consecutivas de clientes. Si tu cita es para una hora concreta, solicítala para ese momento, ya que tenemos que terminar de trabajar contigo a la hora designada. Llegar a tiempo te garantizará una experiencia mejor, ya que podremos llevar a cabo los movimientos del masaje, como entrar en calor y enfriarte sin limitaciones de tiempo.

5. En ocasiones, pueden producirse erecciones en mitad del masaje.

FOX / Via imgur.com

Oye, pasa y por supuesto que nos damos cuenta. Seguro que los clientes también se dan cuenta. Es una respuesta natural y normal al tacto, pero dado que nuestros clientes vienen para relajarse y las lucen suelen estar tenues, no decimos nada del tema. En lugar de ello, podríamos plegar más las toallas en la zona para ocultarla y así seguir trabajando.

6. No, no obtendrás un final feliz, así que ni lo pienses.🙅

Bravo / Via giphy.com

Masturbaciones, sexo oral, lluvia dorada... No hacemos favores sexuales. Aunque existe el masaje erótico, pretender que eso suceda puede resultar una ofensa para tu masajista. Se rechazará el servicio rápidamente a aquellos que nos llamen para eso, y si alguien viene y da a entender algo relacionado con eso, el masaje acabará en ese momento y no será reembolsado. Es una gran confusión pensar que la terapia de masaje está orientada al sexo (es una profesión bastante diferente).

Publicidad

7. Muchísima gente va sin ducharse con antelación y eso es, absolutamente, lo PEOR.

Paramount Pictures / Via giphy.com

Oye, también somos humanos. También apestamos, incluso después de ver muchas cosas mientras dábamos masajes. Al trabajar muy cerca de ti (tocándote y oliéndote), no vendría mal darte una ducha antes del masaje. Con respecto a esto último, los perfumes y aromas pueden resultarnos apabullantes también, así que procura no llevar hasta después del masaje.

8. En realidad, la higiene básica hace que todo vaya mejor.

Nickelodeon / Via buzzfeed.com

Aparte de que el mal olor invade nuestras fosas nasales y de que no queremos masajear un cuerpo sudado, las uñas largas del pie nos arañan a veces. Mucha gente viene (sobre todo en verano con las sandalias/chanclas puestas) con suciedad en las plantas de los pies o, bueno, con los pies llenos de mugre. No es agradable trabajar en esas condiciones y no todos los masajistas pondrán de antemano tus pies en remojo.

9. En el caso de los pies, cuidar de los tuyos podría cambiarlo todo en realidad.

@mandalamassageregina / Via instagram.com

Los pies son nuestra base, pero también son muy maleables: pueden amoldarse y ajustarse a la forma en que nos mantenemos y movemos. Esto puede provocar problemas si siempre cargas peso en una parte del pie o si llevas cierto calzado, ya que tus músculos tratarán de compensar el peso. Si las funciones de los músculos se desequilibran durante mucho tiempo, pueden provocar una reacción en cadena en otros músculos (incluso en órganos) más remotos del cuerpo. Así que si tienes dolor de espalda, podrías cuidar más tus pies a la vez por si acaso.

10. Tus poros se abrirán durante el masaje y toda la mugre que se encuentre en el interior de tu cuerpo se desparramará hacia fuera (un poco, al menos).

Microgen / Getty Images

Esto es particularmente cierto si bebiste alcohol el día antes, si fumas o si tomas ciertos medicamentos. Los masajes mueven de acá para allá los fluidos que rodean los tejidos celulares (líquidos intersticiales) y abren los poros, así que cualquier toxina que tengas en tu cuerpo saldrá por ellos. No los sentiremos, pero sí los oleremos.

11. Beber agua y hacer algo que te divierta después del masaje es la mejor manera de seguir relajado.

NowThis / Via giphy.com, youtube.com / Via giphy.com

Puedes hacer lo que quieras después de un masaje, ya sea salir a correr o echarte en el sofá para ver la tele. Lo único que te recomendamos hacer es beber mucha agua, ya que te ayudará a mantenerte limpio tras la mencionada desintoxicación. También puedes añadirle limón si te gusta.

Publicidad

12. Los gemidos y chillidos ruidosos son algo inoportunos.

NBC / Via youtube.com

Nos alegra mucho que los clientes disfruten del masaje y sabemos que se sienten bien, pero los grititos y gemidos ruidosos nos distraen a menudo de lo que estamos realizando y pueden hacernos sentir incómodos.

13. Vemos todo tipo de cuerpos todos los días, así que trata de no sentirte demasiado raro a la hora de desvestirte.

youtube.com

No hay nada por lo que sentirse avergonzado. Somos profesionales. Además, si trabajamos en ciertas áreas, será necesario que te quites la ropa para que obtengas el mejor masaje posible. Es algo difícil hacer un buen trabajo en tus caderas si tratas de mover tu ropa interior constantemente. Así que, dependiendo de lo que vaya a ser masajeado, desvístete o pregunta al menos al masajista para saber cuál es la mejor manera. También puedes dejarte algo puesto si te sientes demasiado incomodo desnudo.

14. De todas formas, solo para que lo sepas, hay zonas de tu cuerpo que nunca sobrepasaremos.

Karelnoppe / Getty Images / Via giphy.com

Queremos que te sientas respetado y seguro con nosotros, así que relájate y recibe la terapia que necesitas. Nosotros también establecemos nuestros propios límites como que nunca masajeamos los tejidos mamarios (a nadie) ni tocamos más allá de los 2/3 de las partes superiores de las piernas.

15. Todo el mundo puede (debería) darse masajes.

FOX / Via giphy.com

¿Tienes dolor de espalda? Date un masaje. ¿Qué hay de las lesiones deportivas? ¡Que te den un masaje! ¿Recién saliste de una operación? Un drenaje linfático podría ayudar. Literalmente, todo el mundo puede darse masajes por todas partes, y nuestra variedad de clientes va desde el ciudadano de a pie que practica deportes hasta famosos y militares. Los masajes son geniales para la recuperación, además de ser increíbles para el estrés y la angustia emocional.

16. Si tienes próximamente un tipo de evento que implique actividad física, ven a vernos unos días antes.

Disney / Via giphy.com

Ejercitamos realmente tus músculos estando con nosotros. Visítanos unos días antes de tu evento (ya sea un torneo de básquetbol o una mudanza) y te daremos tiempo para recuperar fuerzas y PREPARARTE para lo que venga en camino.

17. Pero si estuviste enfermo recientemente, te lesionaste o estás bajo tratamiento, podrías querer ir primero a pedir referencias a tu médico.

FOX / Via giphy.com

No queremos empeorar algo que ya de por sí no está bien, así que si te lesionaste hace poco, es mejor hablar con tu médico para saber en qué fase de recuperación está la lesión. Lo mismo ocurre si enfermaste recientemente o si estás tomando medicamentos, debido a que los masajes pueden afectar moderadamente a las funciones del hígado y de los riñones, y así cambiar la acción de los medicamentos. Si tu médico te da el visto bueno, estaremos listos para ti.

18. Somos gente compasiva que proporciona un servicio y que quiere ayudar de verdad a los demás.

@steliosrex / Via instagram.com

Mientras cada uno de nosotros comienza una terapia de masaje por razones distintas, una cosa que tenemos todos en común es el deseo de ayudar a la gente y a mejorar su bienestar. Nos dejamos el alma por ti.

Este post fue traducido del inglés.

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss