back to top

9 consejos sexuales para todo aquel que tenga un pene

Las "cosas" pueden mejorar.

publicado

Penes: Todo aquel que tenga uno sabe lo temperamentales que pueden llegar a ser.

NBC / Via giphy.com

Una noche son tus mejores amigos (listos para la acción durante el tiempo que los necesites) y a la noche siguiente te fallan, como si les hubieras hecho algo imperdonable.

Si eso te tiene confundido, debes saber que no eres el único. La relación entre los penes y los cuerpos a los que están unidos es compleja. Lo que excita a un pene puede que no excite al siguiente y, a veces, puede que nada funcione en el momento.

Pero solo porque los penes sean un poco confusos, no quiere decir que tengas que entrar en pánico por tratar de entenderlos.

Nickelodeon / Via makeagif.com

Y mientras más te preocupes por el correcto funcionamiento de tu pene, más difícil será la excitación sexual.

Aunque no tiene que ser de esa manera. Aquí te echamos una mano con algunos consejos para que tengas sexo más placentero, ya sea porque estés lidiando con un pene que no coopera o porque solo quieras aprender uno o dos trucos.

1. Antes que nada, recuerda que la comunicación es muy importante.

Warner Bros. / Via giphy.com

Odio tener que decirlo, pero no puedes esperar simplemente a que tu pene haga todo cuando llegue el momento. Suele funcionar mejor cuando hay estímulos psicológicos y físicos. Y una buena forma de lograr esta combinación es hablando con tu pareja, explica el Dr. Paul Gittens, director del Philadelphia Center for Sexual Medicine, a BuzzFeed Health.

Hay muchas maneras de hablar sobre cosas placenteras sin hacer que parezca un tutorial, comenta el especialista en terapia sexual Ian Kerner, autor de She Comes First, a BuzzFeed Health. Puedes empezar por decirle a tu pareja que hable cuando algo le duela "o si quiere otro tipo de estímulo, como más rápido, más lento, más duro, más fuerte", dice Kerner.

O si no sabes qué decir, solo haz un comentario sobre lo que sientes o lo que ves y cómo eso te excita. Es como explicar lo que te gusta en medio del acto, en lugar de decir lo que desearías que hiciera. "Siempre y cuando hagas solo comentarios positivos cuando tu pareja lo esté haciendo bien —dice Kerner— todo debería ir bien".

Publicidad

2. No olvides la estimulación erótica previa.

http://@kinky.quotes / Via instagram.com

El hecho de que el pene esté duro no significa que esté estimulado del todo y listo para el sexo, dice Gittens. Es un error muy común pensar que los penes no necesitan estimulación sexual previa tanto como las vaginas. Es falso. Así que ve más despacio antes de llegar a la penetración. Puedes masturbarte un poco, decir guarradas, empezar con estímulos orales o manuales o lo que sea que te excite.

Tómate tu tiempo para entrar en calor mientras mejora el flujo de sangre hacia el pene y para meter tu otra cabeza en el juego. "Se puede llegar a esa interconexión con la experiencia, así que no se trata solo de una mano, una boca y un pene implicados, sino de dos personas", comenta Kerner.

3. Al mismo tiempo, fricciona la cabeza del pene y haz presión en el tronco y la base.

POP / Via imgur.com

Es claro que los puntos sensibles del pene varían de una persona a otra, pero ambos expertos reconocen que el frenillo (donde la parte inferior de la cabeza se une con el tronco) es una de las zonas más sensibles del pene, gracias a un racimo de terminaciones nerviosas que se encuentran allí. Así que no dudes en visitar esta parte. "Responde bien a la fricción, ya sea con las manos o al lamer, chupar o mordisquear", dice Kerner.

Mientras que el tronco del pene suele responder más a la presión a medida que te acercas a la base. "Así que si te enfocas en la estimulación manual, utiliza una mano para hacer presión en la base del pene en el tronco y sigue dando fricción en la cabeza del pene", dice Kerner.

"Una buena estimulación peneana requiere de la combinación de diferentes grados de fricción y presión", explica. Es bueno saberlo.

4. No supongas que el pene es la única zona erógena.

Comedy Central / Via giphy.com

Claro, el pene puede ser el epicentro de la excitación sexual. Pero podrás tener una experiencia más completa (sin mencionar la estimulación sicológica), si tienes en cuenta otras partes sensibles del cuerpo.

Más allá del perineo y los testículos, él sugiere conectar "el norte con el sur", tocando el estómago, pellizcando los pezones o poniendo las manos de tu pareja en las partes que quieres que te toque (el cuello, la boca, las orejas, lo que sea).

Descubrir todos estos lugares placenteros será divertido para los dos, dice Gittens. "El receptor va a sentirse bien y la persona que inicia la respuesta también consigue una sensación de excitación sexual al ver que está excitando a su pareja".

5. Prueba con algunos estímulos externos.

@goodvibestoys / Via instagram.com

Sí, existen juguetes sexuales y lubricantes específicamente para penes. Y sí, tal vez quieras probarlos. Puedes probar con un anillo para el pene, el cual le dará más presión a la base del pene o también puedes buscar uno que vibre un poco. También hay lubricantes calientes o fríos y todo tipo de juguetes sexuales solo para ti.

O puedes probar a jugar con las temperaturas (como frotar hielo en el estómago o chorrear cera caliente) o cosas como látigos o paletas. Solo asegúrate de que tanto tú como tu pareja estén cómodos con lo que decidan hacer, dice Gittens, porque "cuando una persona empieza a forzar algo, deja de ser divertido".

6. Y, bueno, tal vez algo de estimulación interna.

Cartoon Network / Via pinterest.com

Debes tener algo en cuenta antes de decir "no, gracias". La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto, y se puede estimular tanto interna como externamente, explica Kerner.

Así que tal vez debas empezar por estimular el perineo, es decir, el espacio que se encuentra frente a la próstata, ubicado entre el escroto y el ano. Está lleno de terminaciones nerviosas sensibles, que puedes estimular al toquetear, presionar o lamer. Esto activará la sensibilidad de placer de la próstata, así como de la zona del ano, dice Kerner. No dudes en empezar por ahí, hasta que finalmente te sientas cómodo de entrar. Una vez que hayas asumido ese compromiso de complacer la próstata, dice que debes "insertar el dedo unos tres o cuatro centímetros hasta sentirlo y luego estimular con movimientos suaves, como si llamaras a alguien con el dedo índice, y hacerlo en dirección al ombligo".

No olvides que siempre que se trate de una penetración anal, debes ser cuidadoso. Las manos deben estar limpias, las uñas cortadas (para que no te hagas daño) y debes usar bastante lubricante para ayudar en el proceso. Para hacerlo más seguro, tal vez puedes considerar juguetes diseñados especialmente para la estimulación anal. (Puedes leer más sobre juguetes anales para hombres aquí).

"Esto definitivamente agrega mucha más sensación", dice Kerner, pero si aún no estás convencido del todo, no hay nada de malo. "A muchos hombres simplemente no les gusta la estimulación de la próstata y no quieren sentirse presionados".

Publicidad

7. Prueba a jugar con los testículos, pero con cuidado.

Lucasfilm, Ltd. / Via giphy.com

Al igual que todo lo que hay ahí abajo, los testículos y el escroto pueden ser un buen blanco para la estimulación sexual, gracias a las terminaciones nerviosas sensibles que se encuentran allí. Dice Kerner que probablemente lo mejor es masajear la piel del escroto, pellizcarla ligeramente o agarrarla, y chupar, lamer o acariciar suavemente los testículos. Recuerda que esta es una parte muy muy sensible del cuerpo, así que no deberías aplicar demasiada presión.

8. Cuando estés a punto de eyacular, haz una pausa.

WWE / Via imgur.com

Este truco conocido como el método "edging" o arranque y parada es bueno expresamente para las personas que tienen problemas con la eyaculación precoz, dice Gittens, pero lo puede probar cualquiera.

Básicamente, la idea es que tengas la sensación de venirte sin llegar al clímax, dice Kerner. La clave es saber cuándo estás en esta zona (tal vez por una contracción o por el líquido preseminal) y luego mantenerte allí o dar marcha atrás, explica.

9. Frota el pene sobre cosas en lugar de meterlo dentro de cosas.

@baileemykell / Via instagram.com

El pene no solo tiene que ser para meterlo en agujeros; se puede utilizar para tocar otras partes del cuerpo también, dice Kerner. Así que, por ejemplo, si estás teniendo sexo del tipo "p en la v", puedes sacarlo y frotar el tronco contra el clítoris o los labios vaginales de tu pareja. También lo puedes frotar en el estómago, pecho, glúteos o cualquier parte de tu pareja (siempre y cuando a ambos os guste y os sintáis bien haciéndolo).

"Hay muchas maneras de estimular el pene sin necesidad de coito y muchas maneras de volver a la calma de ser necesario", dice, y añade que también puedes hacer esto mientras tratas de controlar la eyaculación.

Y recuerda, no te asustes si el pene no está cooperando. Todo el mundo tiene sus días libres.

Comedy Central / Via cc.com

El pene es como el mercado bursátil, dice Kerner. "Fluctúa según una amplia gama de factores y es normal que haya cierta imprevisibilidad y volatilidad". Así que no te dejes arrastrar por pensamientos negativos cuando las cosas no te salgan como quieres. En ese caso, ten en cuenta tanto tu cuerpo como el medio ambiente, reflexiona y si puedes cambiar algo, entonces hazlo; de lo contrario, NO TE PREOCUPES POR ESO, dice. "Los penes también son resilientes, así que volverán a manifestarse".

Por otro lado, si empiezas a notar que el problema es cada vez menos situacional y ocurre cada vez que tratas de tener sexo, dice que puede ser un buen momento para hablar con un médico.

Este post fue traducido del inglés.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss