go to content

16 Cosas que todo dueño de un gato gordo debería saber

Aquí verás cómo cuidar de la mejor manera a tu rechoncho atigrado.

publicado

¡Incluso quizás podrían salvar tu alma! Pero, como veterinario, puedo decirte que no están saludables.

La obesidad en gatos domésticos es una tendencia en aumento, y puede tener un impacto real y serio en la salud y esperanza de vida de tu gato. Entonces, si quieres que tu peludo amigo sea feliz y viva por más tiempo, ten estas cosas en mente:

1. Más de la mitad de los gatos en Estados Unidos tienen sobrepeso.

Pusheen The Cat / pusheen.com

Y ese número va en aumento. La última encuesta conducida por la Association for Pet Obesity Prevention, en 2014, muestra que casi 58% de todos los gatos en los U.S. — casi unos 55 millones de gatos — están pasados de peso o son obesos.

Este es un aumento significativo comparado son el 53% de los gatos que se encontraban obesos o con exceso de peso cuando se inició la encuesta en 2007. Además, los gatos son más propensos que los perros a sufrir de sobrepeso.

2. La obesidad en los gatos está ligada de manera directa a numerosos problemas de salud.

Allan Watkin / Flickr: allenthepostman / / Creative Commons

La diabetes, enfermedades del hígado, enfermedad inflamatoria intestinal y ciertas condiciones dela piel pueden estar ligadas a la obesidad felina. Estas son enfermedades crónicas que requieren de supervisión médica constante a largo plazo y pueden afectar la calidad de vida de tu gato.

Los gatos gordos también corren el riesgo de sufrir de artritis debido al desgaste excesivo a los que son sometidos sus articulaciones como consecuencia de los gramos extra. Mantener a tu gato en su peso ideal disminuye la probabilidad de que desarrollen estas enfermedades crónicas.

3. Pero la mayoría de las personas con gatos con sobrepeso ni siquiera lo saben.

Los dueños de gatos parecen estar, por lo general, ignorantes de los problemas de peso de su mascota. Es importante saber reconocer visualmente cuando tu gato se encuentra por encima de un peso saludable, en vez de esperar a la confirmación del veterinario, ya que es mucho más sencillo prevenir el aumento de peso que revertirlo.

4. Puedes darte cuenta si tu gato está en su peso apropiado tan sólo con verlo.

Purina / purina.com

El gato doméstico promedio pesa entre 3.6 y 5.4 kilos, pero esto varía dependiendo de la raza y el sexo. Algunos gatos de contextura delgada pesan casi 3 kilos, mientras que un Maine Coon puede superar los 9 kilos.

"SI observas a tu gato desde arriba, su cintura debe verse como un reloj de arena que se adelgaza un poco siguiendo las costillas" dice la Dr. Angela Witzel, especialista veterinaria en nutrición y Jefe del Clinical Nutrition Service en la University of Tennessee College of Veterinary Medicine, a BuzzFeed Life.

"Si tu gato visto dese arriba parece un cilindro o su cintura se ensancha por encima de las costillas, está obeso." Usar un sistema con escala de condición física de gatos puede ayudarte determinar el peso de tu gato sin necesidad de usar la balanza.

En el caso de un gato de pelo largo cuya cintura se encuentra elegantemente cubierta por pelo, usa tus manos para sentir los costados de su cuerpo. Si usando un toque forme puedes sentir las costillas, tu gato está en forma. So sólo sientes carne, es hora de una dieta.

5. La dieta y el ejercicio son los factores primordiales que causan la obesidad en los gatos.

Steven Zolneczko / Flickr: pepemczolz / Creative Commons

La razón más importante en el aumento de la obesidad felina que se ha suscitado en las últimas décadas son la falta de ejercicio y dietas no apropiadas, dice Witzel. ¡Lo que tiene mucho sentido! La buen noticia es que ambas son cosas que puedes cambiar si deseas ayudar a tu gato a perder peso.

6. Los gatos también deben cuidarse de los carbohidratos.

reddit.com / Via buzzfeed.com

Como carnívoros, los gatos evolucionaron para digerir comidas pequeñas, altas en proteínas y bajas en carbohidratos de manera frecuente — piensa en ratones, topillos y pájaros (por si te lo preguntabas ay unas 30 calorías en un ratón). Sin embargo, la comida seca típica para gatos es más alta en carbohidratos que la dieta natural de un gato, dice Witzel.

Aunque esos carbohidratos no son un problema en la mayoría de los casos, si tu gato es crónicamente obeso o tiene problemas para perder peso, puede que valga la pena hablar con tu veterinario acerca de probar una dieta especial baja en carbohidratos (< 10%).

7. Dejar el tazón de comida a su alcance todo el día puede engordar a tu gato.

Instagram: @latvanyugynokseg

En el caso de un gato de interiores menos activo, dejar el tazón constantemente accesible lo convierte en un buffet de día completo, lo que inevitablemente lo hará aumentar de peso.

La mejor manera de ayudara tu gato a perder peso o a prevenir que lo gane es servirle comidas específicamente a ciertas horas del día. Un minimo de dos comidas al día está bien, dice la Dr. Debra Zoran, profesora y nutricionista veterinaria en Texas A&M University College of Veterinary Medicine, a BuzzFeed Life.

8. Si tu gato actúa como si se estuviese muriendo de hambre, ignóralo.

Flickr: 39311243@N05 / Creative Commons

Muchas dietas felinas fracasan debido a que el gato convence exitosamente a su dueño de que está muriendo de hambre o lo enloquece pidiendo hasta que ceda.

"Rogar es la manera en que las hormonas del gato le dicen que su cuerpo no quiere perder peso", dice Zoran. "Este es el pequeño secreto de la obesidad — tu cuerpo está hecho para conservar lo que tiene, así que cuando lo amplías con células grasas es contranatura perder peso". Por eso seguir un plan para prevenir la obesidad es mucho más sencillo que perder peso

Witzel sugiere alimentar a tu gato en una habitación que no uses muy seguido, como un baño de huéspedes, en vez de la cocina. De esa manera tu gato no asocia esa habitación transitada con sus comidas y es menos probable que trate de enloquecerte o tropezarte. O ambas.

9. Puedes animar (u obligar) a tu gato a ejercitarse más.

youtube.com

Si no tienes mucho tiempo para jugar con tu gato, algo sencillo como colocar el plato de comida y la caja de arena al otro extremo de la casa ayuda a tu gato a recorrer una cierta distancia cada día. O, si tu apartamento es diminuto, intenta comprar juguetes para gato que lo hagan trabajar por su comida.

Hacer que tu hogar sea estimulante visualmente para tu gato también es de ayuda. "Tener acceso al porche, un área cubierta o a una ventana hacia el exterior con una pajarera los estimula por medio de la caza". Dice Zoran. Esto puede hacer que tu gato sea más activo y que además queme esas calorías extra.

10. Compartir tu comida con tu gato es una mala idea.

Resiste las ganas de dejar que terminen tu tazón de cereal o laman tus platos cuando terminas de comer. Aparte de las calorías añadidas, los alimentos humanos pueden desajustar el tracto gastrointestinal de tu gato causando irritación al páncreas. Algunos, como las cebollas y el ajo, son de plano tóxicos para los gatos.

¿Y el viejo dicho de darles un tazón de leche? La mayoría de los gatos adultos son intolerantes a la lactosa y la leche de vaca es muy pesada para los gatitos, lo que básicamente quiere decir un boleto directo a la villa de la diarrea. Además, no son capaces de gustar lo dulce, así que no van a disfrutar de lo que quedó de tu postre tanto como lo harías tú.

11. El agua es importante.

instagram.com

Los gatos no son ávido bebedores de agua como los perros (o los humanos). Pero es importante que obtengan la suficiente, por su salud en general y para prevenir el desarrollo de ciertos tipos cálculos renales.

"A los humanos se les recuerda constantemente tomar agua porque nuestras dietas occidentales procesadas pueden ser muy insuficientes respecto a proveer agua contenida en los alimentos", dice Zoran. "El alimento seco para gatos no es diferente en este respecto".

La comida húmeda de gatos, la cual contiene un 85% de agua en comparación con el 5–15% de contenido de agua del alimento seco también pueden ayudar a aumentar su ingesta de agua.

12. Por lo general, a los gatos les desagrada cambiar de tipo de alimento, pero la comida húmeda puede ser de ayuda.

instagram.com

Se sabe que los gatos prefieren comer sólo un tipo de alimento, lo que puede ser un problema si quieres cambiar a un alimento con menos calorías. Cambiar a un alimento líquido o semihúmedo puede ayudar a influenciar a uno que es quisquilloso con la comida.

13. La mayoría de los expertos recomiendan la comida enlatada en vez del alimento seco.

Durante años, los expertos recomendaron al alimento seco para gatos debido a que ayudaba a prevenir la acumulación de sarro en los dientes. El debate continúa, pero ahora los expertos recomiendan a los dueños a comprar alimento enlatado. Los exámenes dentales deben ser parte de la revisión anual con el veterinario de tu gato y esto debería ayudar a descubrir problemas a tiempo y tratarlos.

14. Los mejores alimentos para gato son aquellos que contienen más proteína animal.

youtube.com

Los gatos han evolucionado como "carnívoros obligados", lo que quiere decir que dependen de la carne para proveerse de nutrientes esenciales. "Los gatos necesitan más proteína en sus dietas que los perros y los humanos, pero si tu gato está comiendo un alimento comercial balanceado, debería estar recibiendo toda la proteína que necesita", dice Witzel.

¿Cómo escoger un alimento? En el mundo de la nutrición para mascotas, los precios más elevados generalmente quieren decir mejor calidad, ya que contienen más proteína animal (y menos relleno) por lo que es más costosa de producir para los fabricantes.

Pero no te guíes sólo por el precio. Las etiquetas de la FDA en las marcas comerciales te dirán lo que necesitas saber, aunque puede que necesites de ayuda con la interpretación. Por ejemplo, por ley una lata etiquetada como "comida para gato de atún" debe contener al menos un 95% de atún, pero una lata etiquetada como "comida para gato con atún" sólo contiene un 3% de atún. Esta es llamada la regla del "con".

JSólo asegúrate de saber qué buscas en la tienda y pregunta a tu veterinario en caso de duda. En general, es una buena idea apegarse a las marcas reconocidas y alejarse de las genéricas o con descuento.

15. La pérdida de peso paulatina es importante.

Si tú y tu veterinario decidiesen que tu gato necesita adoptar una dieta, el cambio debe ser gradual. Una dieta de privación no es el camino correcto, ya que le privación en los gatos puede resultar en una condición potencialmente mortal llamada lipidosis hepática. Los gatos gordos que dejan de comer repentinamente son especialmente susceptibles a sufrir esta enfermedad.

16. Pesar a tu gato de manera regular es una buena idea.

d.aniela / Flickr: daniela-h / Creative Commons

Debido a que la pérdida de peso en los gatos debe darse con lentitud, y a que una pérdida de una libra en un gato de 15 libras es una hazaña (es un 6% de su peso corporal), en ocasiones es difícil ver los resultados — especialmente si tienes un gato de pelo largo. Comprar una balanza para bebés es una forma de estar al tanto del peso de tu gato.

Aún si tu gato no está gordo, pesarlo regularmente es una buena idea, dice Zoran. "Es fácil pensar que sigue en el mismo peso cuando en verdad ha ganado una o dos libras", dice. "Es mucho más fácil ver el problema mientras se desarrolla y cambiar sus hábitos pronto que esperar a que el veterinario te diga que está gordo".

Anna O'Brien es graduada de la Purdue's School of Veterinary Medicine y es también actualmente veterinaria en Maryland con un gato casi, casi gordo.

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss