back to top

17 historias reales de miedo que no te van a dejar dormir

NI DE COÑA.

publicado

Hemos pedido a la comunidad de BuzzFeed que nos cuenten sus experiencias paranormales más extrañas. Aquí están los escalofriantes resultados.

1. La impostora:

Me levanté una noche a hacer pis y me llevé el teléfono al baño. Mientras caminaba por el salón y escribía, me tropecé con una chica con un vestido blanco. No levanté la vista, dije "perdón" y seguí mi camino. Momentos después caí en la cuenta de que estaba sola en casa y no en mi bullicioso instituto. Al día siguiente, cuando mi novio vino a recogerme para ir al cine, me preguntó por qué me había quedado mirándole por la ventana del piso superior y por qué me había cambiado mi vestido blanco. Pero ni siquiera tengo un vestido blanco.

rcarrillo

Publicidad

2. El intruso:

Estaba solo en casa viendo la televisión cuando vi que algo se movía en el dormitorio principal. Forcé la vista y vi a un hombre que salía del armario y caminaba hacia la otra parte del cuarto. Se detuvo, me miró, se llevó el dedo a los labios y se dio la vuelta. Tenía sangre en la cara y le faltaba la parte de atrás de la cabeza. Volvió a desvanecerse dentro del armario. Nos mudamos cuando descubrimos que el pequeño agujero misterioso del techo de nuestro dormitorio era de un inquilino anterior que se disparó en ese punto exacto.

jlmcmorrough

3. El cliente más amistoso:

Soy embalsamador. Mi experiencia más inquietante fue cuando estaba preparando a un niño para un velatorio y noté que alguien me tiraba del pelo. Un par de minutos después escuché una risita y la puerta se cerró de golpe. Todas mis máquinas se detuvieron y hubo un silencio absoluto. Cuando terminé y vestí el cuerpo, sentí un golpecito en el hombro y calor en la cintura, aproximadamente a la altura a la que estaría un niño si te abrazara.

briw45

4. Las criaturas nocturnas:

Cuando era pequeña mi familia se mudó a un apartamento en el que se había cometido un asesinato antes de que nosotros viviéramos ahí. Todas las noches mi hermana mayor me pedía que cerrara la ventana de nuestro dormitorio y, cuando miraba al exterior, veía tres caras que me devolvían la mirada. No tenían pelo, nariz ni boca. Solo me miraban, pero nunca hacían nada. Bien, hace unos meses mi familia estaba hablando sobre ese apartamento y mencioné las caras. Mi hermana se giró hacia mí muy sorprendida; me dijo que ella también las veía y por eso era por lo que siempre me pedía que cerrara la ventana.

angelicac4

Publicidad

5. El misterioso momento de mamá:

Hace algunos años estaba en el piso superior de la casa de mi madre jugando al ordenador cuando escuché que se abría la puerta principal y entraba mi madre. Ella gritó: "¡Amber! Estoy en casa" y parecía estar liada con la compra. Bajé corriendo las escaleras para ayudarla... pero ella no estaba ahí. Su coche tampoco estaba en la entrada.

—Amber Rodriguez, Facebook

6. El acto del diablo:

Hace dos años estaba medio dormido cuando de pronto sentí como si alguien me tiraba de las piernas para sacarme de la cama. ¡De pronto me levanté y empecé a asfixiarme con violencia! Me llevó unos minutos recuperar el aliento, y fue tan terrible que mi madre se despertó y fue a ver qué me pasaba. Y AQUÍ VIENE LA PARTE MÁS TERRORÍFICA: A la mañana siguiente mi madre me dijo que no se acordaba de mi ataque de tos, pero me contó que había soñado QUE EL DIABLO ESTABA INTENTANDO ARREBATARME DE SUS BRAZOS.¿Pero qué cojones es esto?

mawio

7. La guerra de susurros:

Cuando era pequeña vivía sola con mi madre. Cada pocas noches, después de que ella se acostara y apagara todos los televisores, escuchaba a un hombre y una mujer conversando en voz baja como si nada en la zona de la cocina. Siempre tenía que concentrarme mucho para asegurarme de que realmente estaba escuchando algo, porque era tan débil que no podía distinguir palabras. Esto duró años y pensaba que mi madre no me creería si se lo dijera. Después de que nos mudáramos se lo conté por fin; ella me dijo que siempre había experimentado lo mismo.

laurab4

8. El escenario estático:

Hace algunos años estaba visitando a mi hermano y su familia, que vivían en una casa victoriana muy antigua. Estaba acurrucada con mi sobrina en un futón en el cuarto de juegos cuando de repente, en mitad de la noche, se encendió el televisor, a pleno volumen, con una pantalla de estática. Mi sobrina de tres años saltó de la cama y corrió al televisor, apagándolo. Cuando le pregunté cómo sabía que el televisor se encendería, se encogió de hombros y dijo: "Todas las noches a esta hora lo encienden" y volvió a dormirse.

christinaelstong

Publicidad

9. El susto telefónico:

Mi madre y yo estábamos trabajando un día en nuestra tienda cuando sonó su teléfono móvil. La identificación de la llamada ponía "CASA" y mostraba nuestro número debajo. Me miró tranquilamente y preguntó: "¿Quién está en casa?". Mi padre estaba trabajando. Mi hermana estaba en la universidad. Mi abuela, que normalmente vivía con mis padres, había fallecido unos seis meses antes. Pero entonces recordé que no teníamos teléfono en casa, porque después de que mi abuela falleciera mi madre dio de baja la línea porque todos teníamos teléfonos móviles. Cuando devolvimos la llamada a ese número, había sido desconectado.

kellyh

10. Siri, la médium:

Mi madre me compró mi primer iPhone justo antes de fallecer. Después de perderla a veces encontraba a Siri abierta en la pantalla, con una pequeña conversación. Esto ocurrió algunas veces. Un día estaba asustado porque iba a empezar en mi nuevo empleo, y dejé el móvil en el escritorio junto a mí. Siri estaba abierta y la pantalla decía: "¿Qué haces?". Me deshice en lágrimas... "¿Qué haces?" era la frase que usábamos mi madre y yo para saludarnos por el teléfono.

hawright43

11. El fantasma agradable:

Tenía un vecino que era un viejecito encantador. Siempre trabajaba en su jardín y yo pasaba delante de su casa todos los días, así que hablábamos con frecuencia. Un día le vi y le saludé, pero no recibí respuesta. No quise molestarle y continué mi camino a casa. Algunos días después vi un camión de mudanzas y gente en el exterior de su vivienda. Me dijeron que el hombre había salido de excursión hacía una semana, había sufrido un ataque al corazón y había muerto. Acababan de recuperar su cuerpo. Había estado muerto durante una semana, pero yo le había visto hacía solo unos días.

mblackburn877

Publicidad

12. El salvador abrasador:

En la universidad vivía en un dormitorio famoso por estar embrujado. Una noche, mientras mis compañeras de cuarto no estaban, me siguió desde una fiesta un tío al que había rechazado. Estaba borracho y se puso agresivo después de que le dijera que se marchara, me agarró las muñecas y me tiró a la cama. Pero antes de que nada ocurriera lo separaron de mí. Había dos grandes ampollas en sus hombros con forma de huellas de manos, como si alguien lo hubiera cogido y lo hubiera escaldado. Se esfumó rápidamente y, mientras estaba tumbada llorando en la cama, noté una presencia muy maternal que me frotaba la espalda. Estaba demasiado angustiada para preocuparme de qué podría haber sido.

morgank4

13. El abracito súper terrorífico:

Hace algunos años, mi novio y yo nos despertamos asustadísimos inexplicablemente en mitad de la noche. Nos miramos y, en ese momento, la gran foto enmarcada que colgaba de la pared se estrelló contra el suelo. Le dije que estaba teniendo una horrible pesadilla en la que lo mataban a puñaladas. Él se asustó, diciendo que estaba teniendo exactamente el mismo sueño, solo que era yo quien estaba siendo apuñalada. Más tarde escuchamos a mi madre gritando en el piso de abajo. Esto era especialmente aterrador porque nosotros vivíamos en California y mi madre vivía en Inglaterra. No había nadie en casa excepto nosotros. Él nunca quiso volver a dormir en mi casa.

penelopet4

14. La pesadilla numérica:

Cuando mi hijo tenía algunos meses estaba intentando grabar su risa en mi teléfono. Le ponía en mi rodilla y le daba botes, y decía números antes de cada bote. Cuando reproduje la grabación, en ella se escuchaba a mi hijo riendo mientras yo contaba: "Uno, dos, tres..." y después de decir "tres" se podía escuchar una voz de hombre decir claramente: "cuatro". No había nadie más en la casa y el televisor estaba apagado. Cuando mi amiga escuchó la grabación se le puso la piel de gallina.

staceyjw

15. El susto de la comida rápida:

Estaba durmiendo solo en un cuarto que compartía con mi hermana de seis años, pero ella no estaba en casa. Tenía una caja registradora de juguete de McDonald's con una radio que reproducía una grabación al pulsar un botón. Estaba dormitando cuando escuché: "Bienvenido a McDonald's, ¿puedo tomar su pedido?" desde dentro del armario. Lo examiné, saqué la radio de la caja de juguete y la apagué antes de ponerla en un estante donde no me molestaría. Unos veinte minutos después estaba quedándome dormido y escuché una voz susurrar: "Quiero unos McNuggets de pollo, por favor". Puedes estar seguro de que salí corriendo de ahí.

cameronr4

16. Y Margie, la fantasma amigable:

Mis hermanos y yo hacíamos una ruta de reparto de periódicos y entregábamos el periódico a una señora llamada Margie. Como era mayor y vivía sola, uno de nosotros entraba a dejar el periódico y ver cómo estaba. Un día entré y ella estaba dormida en la cama, así que dejé el periódico en la mesa y me fui. Al día siguiente volvía a estar dormida y no había abierto el periódico del día anterior. Al día siguiente entré y Margie estaba despierta. Me dijo que estaba muy feliz y me dio un abrazo. Pero al día siguiente había coches en el exterior de su casa. Aparentemente Margie había muerto en su cama tres o cuatro días antes: yo había hablado con ella y la había abrazado unas 24 horas antes, cuando ella ya estaba muerta.

—Sejl Ó Longáin, Facebook

Nota: los escritos han sido editados por motivos de longitud y/o claridad.

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss