back to top

16 Historias que comprueban que la mierda y las citas no van juntas

Nada dice "amor verdadero" como ver a tu amor cagar en la arena.

publicado

Le pedimos a la Comunidad BuzzFeed que compartieran sus historias de terror sobre popó en citas. Aquí están los asquerosos, pegajosos y viscosos resultados.

1. El recogedor de popó:

Un chico me invitó a ver una película después de la cena. Empezamos a abrazarnos cuando empecé a sentirme mal por la comida. Corrí al baño donde tuve una diarrea explosiva. Pensé que eso me haría sentirme mejor, pero no... ¡el vómito empezó a salir! Dejé completamente vomitado el inodoro. Cuando me senté a recomponerme, me di cuenta de que había dejado popó en el suelo mientras vomitaba. Traté de limpiarlo, pero solo quedaba un cuadrito de papel higiénico. Lo recogí con el rollo vacío, embarrando el popó en el piso, escondí el rollo en la basura y me fui. Nunca más volvió a invitarme a salir.

—Holly Snelson, Facebook

Publicidad

2. El vegetal infame:

Yo estaba con un chico que me gustaba mucho y cuando regresamos a su casa, yo DE VERDAD tenía que hacer caca. Por lo general, eso no me pondría nerviosa, pero me había comido una bolsa de maíz en la cena la noche anterior por la ~vida universitaria~. Mi popó tenía la consistencia de helado cremoso, girando alrededor de la taza del inodoro con pedazos de maíz. No se podía bajar la palanca, así que después de entrar en pánico, le pagué a su compañero de habitación 20 dólares para que se echara la culpa. Nunca me comeré una bolsa entera de maíz otra vez.

Southpark96

3. La leche de Satanás:

Yo estaba estreñida en casa de los padres de mi novio, así que me dio leche de magnesia. Estábamos tumbados en la cama cuando me di cuenta de que había tomado demasiada - antes de que pudiera ponerme de pie, salió diarrea de mi culo. Corrí al baño y vi mi tanga blanca empapada en lo que parecía chocolate, pero olía a muerte. La envolví en papel higiénico y la tiré a la basura. Más tarde ese día, fuimos recibidos por su perro, que traía una cuerda blanca colgando de su boca. Después de luchar, mi novio jaló la cuerda, revelando mi tanga destrozada.

terraview27

4. El espectáculo de caca en la ducha:

Una noche, VERDADERAMENTE tenía que hacer caca cuando estaba en casa de mi nuevo novio, así que hice lo que cualquier chica haría: simulé que me bañaba para poder hacer mi asunto en paz. Pero algo estaba mal con su inodoro y no pude aguantar - así que, de repente, estaba cagando EN SU REGADERA. Él no dejaba de preguntar en la puerta si todo estaba bien, así que yo seguía insistiendo en que no me sentía bien y que estaba "dejando correr el agua sobre mí" - pero en realidad estaba tratando de empujar la caca al desagüe de la ducha.Todo lo que quiso hacer después de que salí fue abrazarnos.

kaylanw

Publicidad

5. La guerrera de agua:

Fui a Costa Rica con mi novio con quien no había estado saliendo por mucho tiempo. Me había sentido mal del estómago todo el día, y durante el almuerzo, con bermudas blancos, me hice popó. Corrí al baño, pero no había agua en el lavabo. Pero sí había agua en el inodoro... así que vergonzosamente lavé mis bermudas en la asquerosa taza de porcelana.Vine caminando, con agua sucia chorreando por mis piernas y anuncié que el almuerzo había terminado.

sarahctaplin

6. Un paseo para recordar:

En la universidad, invité a una chica a comer sofrito en mi casa y luego fuimos a dar un paseo por la playa. Después de 15 minutos, mi estómago empezó a revolverse, por lo que pregunté si podíamos regresar. Yo tenía tanto dolor que le pedí que caminara delante de mí, porque estaba seguro de que iba a explotar - y así pasó. La caca hizo erupción en mi culo y corrió por mis piernas, empapando mis calcetines.Yo estaba totalmente descargado para cuando volvimos a mi casa. Le dije apresuradamente, "Nos vemos después", me dirigí directamente a mi ducha, y nunca hablé con ella de nuevo.

—Chris Stebbins, Facebook

7. El lodo de mariscos:

La primera vez que mi ahora marido y yo hicimos un viaje juntos, nos dieron una habitación en un antiguo hotel de lujo, en Denver y cenamos mariscos. La cena estuvo bien, pero cuando volvimos a la habitación, mi estómago empezó a retumbar y había pedos- obscenos. Me dirigí al baño, donde tuve las peores sesiones de diarrea de mi vida que duraron toda la noche. La peor parte fue que el hotel era muy viejo, no había ventiladores y las ventanas no se abrían para nada. Ese olor estará en mi mente para siempre.

jessicah4

8. El que estaba demasiado cerca para ser cómodo:

Tenía un terrible dolor de estómago cuando conocí a la mamá de mi novio por primera vez, pero traté de ignorarlo. Cuando terminó la cena, finalmente me excusé para ir al baño del piso de arriba (más aislado) ... pero su madre insistió en que el baño de arriba era un desastre, y me hizo señas para que usara el que estaba al lado de la mesa de la cocina donde estábamos sentados. Así que, exploté ruidosamente en el baño, mientras mi novio y su mamá terminaban sus comidas afuera de la puerta.

kavery

Publicidad

9. Popoflix y chill:

Mi novio y yo estábamos en una cita una noche en su casa - sólo veíamos Netflix, comíamos pizza y pasabamos tiempo juntos. Él se fue a traer bocadillos y decidí que era el mejor momento para ir a hacer caca. Cuando terminé, ¡el popó no se iba porque era demasiado grande para caber en el agujero! Empecé a volverme loca, y por alguna razón terminé en su cocina, encontré un cuchillo de plástico, volví al baño, corté el popó a la mitad, y le bajé de nuevo. Por suerte, se fue. Terminé contándole, y aún estamos juntos.

sears

10. Hora del golf:

Me penetraron analmente agresiva y rápidamente después de una cita para cenar. A media penetración, su pene se resbaló hacia fuera, y en lugar de que saliera un aire, salió disparado un pedazo de mierda del tamaño de una pelota y se estrelló sobre su vientre, y luego cayó en su pie.Fue tan vergonzoso. No terminó. Se fue.

gaynonymous

11. El no tan sabroso bocado:

Yo estaba con mi novio, y queríamos tener sexo. Antes de estar demasiado calientes, me excusé para ir al baño. Juro que di a luz a un monstruo ahí. Finalmente terminé y me limpié, pero mi novio pensaba que me estaba poniendo un espermicida, que es un tipo de método anticonceptivo. Cuando salí, me hizo sexo oral. Me dijo que no usara el espermicida de nuevo porque "sabía a mierda".

christinamariej

Publicidad

12. El efecto secundario fangoso:

Había empezado con un nuevo medicamento que me daba diarrea como efecto secundario. Estaba en una cita en la playa con mi relativamente nuevo novio cuando, de repente, TENÍA que hacer. Salté, pero era demasiado tarde. Todo lo que pude hacer fue sentarme en la arena y dejar salir la diarrea más repugnante que jamás había hecho. Me dio tanta vergüenza que me puse a llorar, y mi novio tuvo que llamar a mi mamá para traer ropa limpia. Afortunadamente, eso no lo ahuyentó - acabamos de celebrar nuestro aniversario de cinco años.

rachelb40

13. El ataque del gato de mierda:

Después de una cita con un chico que apenas conocía, me desperté en medio de la noche, con ganas de hacer caca. Sus brazos y piernas estaban alrededor de mí y yo no quería despertarlo. Finalmente me deslicé hacia fuera y llegué al baño, pero yo no sabía que tenía un gato, el cual saltó de una caja de arena oculta. El gato literalmente me hizo cagarme del susto - acabé dejando manchas de caca por todo el inodoro. Pasé los siguientes 20 minutos tratando de limpiarlo, pero hasta el día de hoy, todavía no estoy segura si me faltó un lugar.

samy4

14. El desfiladero de caca:

Mi nuevo novio y yo estábamos en camino para presentarle a mis padres, y mi sistema digestivo no estaba funcionando muy bien. Estábamos cuesta abajo en un desfiladero cuando le grité que se detuviera. El único lugar para ir era un lugar de estacionamiento para motos de nieve, pero tenía tantas ganas de ir que no importó. Hice mi obra perversa en un banco de nieve, mientras mi novio trataba de crear una zona privada especial para mí con las puertas del coche y buscó algo parecido a papel higiénico en su coche. Hemos estado casados por cinco años, y todavía nos reímos del "desfiladero de caca" cuando visitamos a mi madre.

smelnychuk

15. El escuadrón enfermo:

Mi novio y yo habíamos estado en una relación a larga distancia, y yo estaba a punto de visitarlo para nuestra segunda cita en la vida real. Por supuesto, me dio la PEOR gripe estomacal de mi vida el día antes de irme, pero pensé que se me quitaría cuando llegara. Pues bien, ese no fue el caso: pasé los primeros dos días encerrada en su baño, vaciando mi intestino. Entonces, tan pronto como me sentí mejor, ÉL se contagió y ¡pasó horas cagando! Pero, todo salió bien - eso fue hace un año, y ¡ahora estamos casados!

courtneyg43

16. El maldito baño cerrado:

Yo estaba en una primera cita en la víspera de Navidad, así que cuando salimos del restaurante, todos los otros lugares estaban cerrados. Era un viaje de 40 minutos en coche de vuelta a mi casa, y yo empecé a tener una sensación horrible en el estómago. Empecé a buscar un lugar para hacer caca, y cuando nos acercamos a una gasolinera cerrada grité, "¡estaciónate!" Ella aplastó el freno y yo salté fuera, rezando para que al menos el baño estuviera abierto. No lo estaba, y sentí que la caca llenaba mi ropa interior. Detrás de esta gasolinera, con un clima helado, desnudé mi culo lleno de caca y limpié tanto como pude. Tiré mi ropa interior en el contenedor de basura, me puse mis pantalones manchados de caca y traté de caminar con calma de nuevo hacia ella. Ella me llevó a casa en silencio y cuando llegué, tomé una larga ducha y me sorprendió verla todavía allí después de salir. Hemos estado juntos durante siete años.

cwrod

Nota: Se ha editado el largo y/o claridad de las publicaciones.

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss