back to top

Las 22 peores partes de ser una chica a principios de los años 2000

Tenías que sufrir por esas rayas de zigzag en tu cabello.

publicado

1. Quemarte un mechón de pelo tratando de rizarlo para que se pareciera al de Christina.

Getty Images

2. Darte cuenta de que te faltaba un pedazo del afiche en el que habías estado trabajando por meses.

3. Tratar de deshacerte de la trenza que te hiciste en vacaciones y terminar perdiendo el mechón entero de pelo.

4. Cuando los insectos se te quedaban atascados de vez en cuando en las 14 capas de brillo labial que te ponías.

5. O el pelo...

Es difícil decir cuál era peor.
posinginvintage.com

Es difícil decir cuál era peor.

6. Depilarte las cejas *más de lo suficiente*.

Sean Gallup / Via Getty Images

7. Y luego no poder regresarlas a su estado natural.

8. El tinte de pelo de Garnier que quedaba un poco diferente de lo que te prometían en la caja.

9. Cuando esas cosas de tus aretes favoritos se doblaban tanto que ya no te servían.

10. Cuando el tirante transparente del sostén se te pegaba a la piel en el verano.

11. Cuando te tenías que hacer la manicura con corrector líquido.

12. Cuando tratabas de peinarte con raya en zigzag y prácticamente tenías que hacerte un agujero en el cuero cabelludo con el peine.

13. Cuando una tacha se desprendía repentinamente de tu pulsera de Hot Topic.

14. Tratar desesperadamente de hacer que el tatuaje de henna que te hiciste en una feria durara tanto como fuera posible.

15. Cuando se caía tu bronceador en polvo y se quebraba en miles de pedazos que no servían para nada.

16. Cuando tu piercing de uña se enredaba en tu suéter de lana.

17. Cuando la correa de tus sandalias de plataforma se despegaba y estabas lejos de casa y no había una zapatería cerca.

18. Y el terrible dolor que el **elegante** cinturón con la deslumbrante hebilla de corona te producía en el vientre cuando te sentabas.

19. Cuando las caras botas UGG que compraste un par de años atrás finalmente se agujereaban.

20. Y la profunda tristeza que sentías cuando tu ropa deportiva de Juicy Couture se encogía.

21. O cuando se rompía el cierre de tu réplica de un bolso de Louis Vuitton.

22. Pero nada era peor que cuando tu perfume Glow se acababa de repente... EXCEPTO CUANDO SE CAÍA LA CADENA.