Ir directo al contenido
  • Lola badge
Updated on 18 ene. 2019. Posted on 11 jul. 2018

9 consejos para masturbarse que son puro autocuidado

Es un ritual de placer.

Para mucha gente, masturbarse suele ser un proceso rápido y eficaz. Ya sabes, pim, pam, pum.

Pero también puedes convertirlo en una experiencia gratificante si te tomas tu tiempo y te masturbas de una forma plenamente consciente. Es un modo increíble de conocer bien tu cuerpo, descubrir qué cosas te ponen realmente y, por supuesto, de pasar un tiempo contigo misma realmente placentero.

Para las no iniciadas, la consciencia es la práctica de estar presente en el momento de la acción y darse cuenta de todo lo relativo a tu cuerpo, tus sentimientos y tus sentidos como individuo. Por lo tanto, la masturbación consciente es algo así como: llegar a un nivel extra de concentración y conciencia mientras tienes relaciones sexuales contigo mismo/a. Y aunque no todas las veces que te masturbas pueden ser el ideal de la plena atención (ni deberían serlo, ya que todos tenemos otras cosas que hacer), deberías disfrutar de un ritual de autoamor de vez en cuando.

Ya que probablemente te estés preguntando cómo lograrlo, hemos consultado con Daniel Saynt (fundador de The New Society for Welnnes(NSFW), una organización de sexo positivo que oferta talleres de educación sexual) para que nos dé algunos consejos.

1. Deja a un lado la obsesión por el orgasmo y céntrate en la exploración y el placer en sí mismo.

2. Prepara el escenario y crea el ambiente ideal para sumergirte de lleno.

Velas, iluminación de ambiente, música o ruido ambiental... Ya sabes, todo el tinglado. O al menos tómate algo de tiempo para prepararte y abrir una ventana para que entre el aire fresco. Puede parecer algo innecesario, pero en serio, es solo para crear un poco de ambiente que te ayude a relajarte y concentrarte en ti misma.

Si no sabes por dónde empezar puedes utilizar una playlist de masturbación. Saynt sugiere una selección de música melódica de NSFW exclusivamente realizada para este propósito. Y aquí se recogen algunos juguetes sexuales que deberías tener en cuenta.

3. Elige un momento en el que sepas que nadie te va a interrumpir o que no te va a distraer el miedo de que alguien te escuche.

4. Asegúrate de tener todo preparado antes de comenzar (y que sea variado para que puedas experimentar).

Por ejemplo: juguetes, lubricante, toallas, etc. De esta forma no tendrás que parar a coger algo una vez que cruces la puerta. En cuanto al lubricante (¡porque no es solo para el sexo en pareja!), Saynt recomienda usar uno a base de silicona ya que es más espesa (a no ser que estés usando juguetes que requieran algún lubricante a base de agua).

5. Si necesitas ayuda para calmar tus pensamientos y así poder concentrarte de verdad, puedes empezar con pensamientos no sexuales y ejercicios de relajación.

Nathan W. Pyle / Via buzzfeed.com

A veces es más fácil decir que hay que concentrarse que lograrlo en realidad, por lo que es normal que quieras tomarte un respiro de unos minutos antes de luchar de lleno por controlar cualquier tipo de estrés o pensamiento ansioso. Si no eres capaz comenzar con ello, es ideal empezar concentrándose en la respiración o repetir un mantra (en alto o en silencio).

6. Evita la pornografía en favor de las fantasía para que puedas concentrarte realmente en lo que te pone.

No pasa nada si normalmente te gusta ver porno o escucharlo mientras te masturbas, pero para lograr una atención plena, Saynt sugiere enfáticamente no recurrir a él. Tu cuerpo es menos exigente en cuanto a la excitación de lo que lo es tu mente, por lo que cuando ves porno, es eso lo que te excita, y no necesariamente las cosas que realmente te ponen. Y el objetivo es averiguar qué te gusta realmente y de qué modo responde tu cuerpo; el porno frustraría este propósito.

7. Explora todas tus zonas erógenas y evalúa cómo responden en función de cómo te tocas.

8. A medida que exploras, trata de visualizar tu cuerpo en tu mente, luego imagina cada toque o sensación como un color que aparece en tu piel.

Identifica cada color de modo que puedas estimularte más o menos en función de cómo sientas esa forma de tocarte. Si los colores no te funcionan, puedes imaginar tu cuerpo como un mapa de calor y descifrar dónde se concentra más el placer.

Este ejercicio te ayuda a crear un mapa de carreteras de tu cuerpo con zonas de placer; incluso puede resultar algo excitante por sí mismo. «Comienzas a visualizar tu cuerpo obteniendo placer y eso también puede resultar excitante», dice Saynt.

9. Cuando acabes, independientemente de que hayas llegado al orgasmo o no, tómate tu tiempo para reflexionar sobre lo que has aprendido en relación a tu cuerpo.

Entonces, ¿qué piensas de la masturbación como modo de practicar un autocuidado consciente?

Este artículo ha sido traducido del inglés.

Want to be the first to see product recommendations, style hacks, and beauty trends? Sign up for our As/Is newsletter!

Newsletter signup form