Ir directo al contenido
    Posted on 22 oct. 2017

    19 confesiones del primer orgasmo que seguramente te harán reír

    "En cuanto llegó el orgasmo, sentí pánico por si había hecho algo realmente malo y mis padres lo sabrían."

    Le pedimos a la comunidad de BuzzFeed que compartieran recuerdos de la primera vez que tuvieron un orgasmo, ya fuera por accidente o a propósito.

    Personas de todas las edades, géneros y sexualidades nos contaron sus torpes, raras y divertidas primeras veces. Estas son algunas de sus respuestas:

    1. Esta intervención divina:

    NBC / Via giphy.com

    Yo era una estudiante joven y ansiosa. Me hicieron una operación en la espalda cuando tenía 12 años que me dejó en cama durante casi un mes, así que me quedé con mi abuela, que formaba parte de la iglesia local. Su grupo de estudios de la biblia se sentía mal porque tenía que estar metida en la cama, así que entre todas me compraron un mini portátil. En resumen, en un día ya me estaba tocando con el porno que encontré. Descubrí el clítoris y nunca más miré atrás. ¡Gracias, señoras de la iglesia!

    —18/Mujer/Bisexual

    2. Esta sencilla historia:

    ¿Mi primero? Tenía unos 12 años, era tarde. ¡Me rasqué las pelotas, subí más arriba y supercalifragilisticoespialidoso! Ya era un hombre.

    —23/Hombre/Gay

    3. La curiosa explosión:

    NBC / Via giphy.com

    Estaba teniendo algunos pensamientos un tanto calientes en la cama siendo preadolescente y pensé: "Se nota raro aquí abajo. Me pregunto que pasará si lo toco." Lo hice y exploté inmediatamente. Para ser honesta, no tenía ni idea de lo que pasó la primera vez; en realidad me asustó. Sin embargo, tras familiarizarme con mi cuerpo y mis orgasmos, fue algo celestial desde entonces.

    —28/Mujer/Heterosexual

    4. El entrenamiento placentero:

    Mi primer orgasmo fue realmente durante un entrenamiento de baloncesto hace cuatro años. Al empezar el entrenamiento tuvimos que correr alrededor de la pista durante unos quince minutos. Empecé a notar una sensación caliente y de estremecimiento entre las piernas, así que empecé a correr más rápido porque me gustaba mucho y no quería que parara. Seguí corriendo hasta que "exploté". Realmente quería gemir pero, por supuesto, tuve que callarme para que mis compañeras de equipo no se dieran cuenta de lo que había pasado. Desde entonces tengo orgasmos cuando hago ejercicio pero tengo que añadir que son menos intensos de los que tengo con las relacione sexuales.

    —18/Mujer/Bisexual

    5. Este desvío inesperado:

    FOX / Via giphy.com

    Tenía probablemente unos 10 años y estaba tumbada descansando en la parte de atrás de una autocaravana. La vibración en mis muslos por el movimiento del vehículo empezó a ser realmente agradable y recuerdo que moví mi cuerpo a su ritmo hasta que, de repente, tuve un orgasmo. Por supuesto, no tenía ni idea de lo que había pasado, pero digamos que he sido una fan de dormir en coches en marcha desde entonces.

    —38/Mujer/Bisexual

    6. La intensa escalada:

    Tenía 7 años y estaba subiendo por un poste realmente alto que se frotaba contra mi clítoris, así que cuando estaba llegando arriba tuve un orgasmo clitoriano. Temblaba mucho y casi me meo encima. Nunca he tenido uno como ese. R.I.P.

    —16/Mujer/Bisexual

    7. El descubrimiento estando sola en casa:

    NBC / Via millsbizz.tumblr.com

    Creo que tenía 11 o 12 años y acababa de descubrir el porno cuando no había nadie en casa. No tenía ni idea de lo que estaba haciendo, pero me senté frente a la tele y me froté. En cuanto llegó el orgasmo, sentí pánico por si había pasado algo malo y paré enseguida. Pensé que había hecho algo realmente malo y mis padres lo sabrían. Aún así, me masturbé después de pensar eso.

    —19/Mujer/Bicuriosa

    8. Esta pareja accidental:

    Estaba haciendo lucha libre con un amigo y bueno... Hubo un frotamiento inadvertido que acabó en sorpresa. No tenía ni idea de lo que era correrse hasta entonces. Además, estaba perdiendo. Creo que siempre he sido un poco sumiso.

    —23/Hombre/Gay

    9. Este atrevimiento amistoso:

    Alex Blăjan / Unsplash / Via unsplash.com

    Cuando era niña, tenía muchas amigas que eran, cuando menos, muy sexuales. Un día, una de mis amigas me retó a tirarme a uno de mis grandes peluches. No lo hice, pero cuando ella se marchó sentí curiosidad. Me quité los pantalones y las bragas y empecé a tirarme a mi peluche más grande. Seguí haciéndolo hasta que sentí esa sensación extraña pero increíble. Justo después, tuve la sensación de que estaba haciendo algo malo. Pero me gustó tanto...

    —18/Mujer/Heterosexual

    10. La ayuda del fan fiction:

    Era una joven adolescente, estaba leyendo fan fiction bastante sexy y me gustó la sensación que me produjo. Finalmente, tras investigar un poco, empecé a tocarme mientras leía mi parte favorita. El romanticismo sexy de la situación de la historia realmente me puso. Me avergüenza un montón pensar en ello ahora.

    —18/Mujer/Lesbiana

    11. La caja de juguetes MVP:

    HBO / Via youtube.com

    Tenía 9 años, tal vez 10. Encontré un aparato de masaje vibrador en mi casa (básicamente era un aparato de masaje Hitachi pero no un juguete sexual) y pensé: "Eh, ¿por qué no probarlo ahí abajo?" No tenía ni idea de lo que era un orgasmo pero, sin duda, tuve uno. Recuerdo que pensé que era lo más guay del mundo, como si hubiera descubierto algo nuevo e increíble. Lo escondí en mi caja de juguetes (no es un eufemismo) y lo tuve todo el tiempo hasta la universidad, cuando dejó de funcionar.

    —24/Mujer/Bisexual

    12. El práctico truco del paño:

    Leisuretime70 / Getty Images / Via thinkstockphotos.com

    Siempre me ponía un paño enroscado entre las piernas, luego cruzaba la pierna izquierda sobre la derecha y la presión que eso ejercía sobre mi clítoris me producía un orgasmo. Me gustaba la sensación pero era muy joven así que no sabía qué esperar. Solo sabía que me gustaba y lo hacía cuando mis padres no estaban en casa.

    —46/Mujer/Heterosexual

    13. El plan del juego de Cosmo:

    Tenía 14 años y había leído mucho en Cosmo sobre masturbación y sabía que tenía que probarlo. Probé con los dedos pero no lo estaba haciendo en el sitio correcto así que decidí probar el método de la alcachofa de la ducha. Cuando no había nadie en casa, me metí en la ducha y abrí el grifo. Puse un pie en la repisa y dirigí el chorro al lugar más alto y directo. Tan solo apunté hacia allí y lo fui moviendo hasta que me gustó. Me hizo cosquillas y seguí sosteniéndolo así hasta que noté una sensación súper eufórica y de alivio. Me quedé atónita. Me sentí mal por ello durante el resto del día pero empecé a hacerlo habitualmente (y ahora puedo al fin hacerlo con los dedos) porque, en serio, ¡¿qué tiene de malo?!

    —18/Mujer/Heterosexual

    14. Este descubrimiento revolucionario:

    newyorkcomiccon.com / Via giphy.com

    Haciéndome una paja en la ducha. No sabía lo que estaba haciendo en ese momento. Me asusté cuando al final me corrí. Pensé que había descubierto algo desconocido del cuerpo humano hasta que puede decirse que una búsqueda en Google tuvo conmigo la charla sobre sexo que mis padres habían estado olvidando.

    —24/Hombre/Gay

    15. Este acto feminista:

    Una noche, con 14 años, había estado leyendo un montón de literatura feminista sobre la masturbación y, finalmente, decidí probarlo mientras estaba medio dormida. Con mi grueso pijama de lana y mis bragas me froté hasta que tuve un orgasmo y lo noté tan intenso que estaba deseando hacerlo de nuevo. Aún me siento sucia y nerviosa por tocarme sin ropa interior, así que lo hago así siempre y es el modo como todavía tengo los orgasmos, aunque me encanta tocarme estando totalmente desnuda.

    —18/Mujer/Posiblemente bisexual y seguramente no heterosexual

    16. Esta venganza dental:

    Cylonphoto / Getty Images

    Cuando tenía 12 años le robé a mi hermano el cepillo de dientes eléctrico como venganza por ser malo conmigo y porque realmente quería que se enfadara, así que me lo metí en los pantalones y lo encendí. Dejadme que os diga que, en ese momento, no sabía lo que estaba sintiendo pero, sin duda, fue memorable. Después de eso me volví adicta y él nunca volvió a encontrar su cepillo de dientes.

    —20/Mujer/Heterosexual

    17. Este descubrimiento retardado:

    Tuve mi primer orgasmo con un vibrador cuando tenía 20 años. Ni siquiera supe que las mujeres podían tener orgasmos hasta que fui a la universidad y nadie que hubiera conocido en mi corta experiencia de citas se había preocupado por mi propio placer, así que supuse que las mujeres no obtendrían nada placentero de los encuentros sexuales. Mi compañera de habitación me ayudó a elegir mi primer vibrador y me hizo un breve resumen de lo que hacer.

    —24/Mujer/Heterosexual

    18. Esta charla caliente:

    Cartoon Network / Via reddit.com

    Tenía 13 años y estaba sola en casa. Había pasado todo el día en un chat de Internet en secreto, hasta que una chica empezó a enviarme mensajes diciéndome que quería devorarme. Yo no sabía realmente lo que era la masturbación, pero de algún modo mi mano acabó en mis pantalones y empecé a frotar toda mi mano por ahí. Al final me corrí y, no es coña, todo mi cuerpo rebotó arriba y abajo y tembló durante media hora. Me masturbé cada tarde durante todo un mes.

    —19/Mujer/Lesbiana

    19. El vídeo de instrucciones:

    En serio, tenía que aprender sobre mi clítoris (y, además, cómo tener orgasmos) del porno. Estaba escondida en mi habitación después de clase viendo (¿puedes creértelo?) una cinta VSH de mierda con malos actores y cortes de pelo aún peores y, por mi vida, que no pude imaginarme por qué esa chica estaba frotando a la otra de esa manera. Aún así, parecían saber algo que yo no sabía, así que lo probé. De repente, vi el cielo. Fue un descubrimiento tan fantástico que me estuve masturbando durante los siguientes cuatro años.

    —25/Asignada mujer al nacer, no binaria, femenina/No heterosexual

    ¿Quieres aparecer en BuzzFeed? ¡Sigue a la comunidad de BuzzFeed en Facebook y Twitter!

    Este artículo ha sido traducido del inglés.

    BuzzFeed Daily

    Keep up with the latest daily buzz with the BuzzFeed Daily newsletter!

    Newsletter signup form