Ir directo al contenido
  • Lola badge
Updated on 23 nov. 2018. Posted on 21 dic. 2017

7 juguetes sexuales que me han flipado en 2017

Estos son los mejores vibradores, tapones anales y dildos de mi cajón de los juguetes sexuales este año.

¡Hola! Me llamo Anna y, como a muchísima gente, me encanta tener orgasmos. Para mucha gente con vagina, tener orgasmos es mucho más fácil (o al menos más cómodo) con la ayuda de juguetes sexuales.

Anna Borges / BuzzFeed

Mi trabajo consiste en escribir sobre sexo y, en consecuencia, me envían un montón de juguetes sexuales. Huelga decir que he desarrollado una especie de hábito de acumulación de juguetes sexuales, he probado un montón y tengo opiniones sobre todos y cada uno de ellos.

Pero incluso con un cajón de juguetes sexuales bien provisto, encuentro que vuelvo al mismo elenco rotatorio de antiguos juguetes fiables pero buenos. Así que he pensado que ya era hora de recomendar aquellos que han hecho más placentero este año tan horrible.

DESCARGO DE RESPONSABILIDAD: la mayoría me los han dado gratis, sí, PERO no tenia la obligación de escribir una valoración y, mucho menos, una positiva. Todos son, en realidad, juguetes que me encantan, que uso habitualmente y que de verdad estaría dispuesta a comprarme.

1. El Doc Johnson iRipple, que es un dios del punto G y realmente llega al clítoris de un modo que no consiguen los vibradores conejito.

Doc Johnson

Doc Johnson no había estado realmente en mi radar como una empresa de juguetes sexuales a la que recurrir, pero recientemente han sacado varios juguetes sexuales nuevos increíbles. El iRipple es, en serio, mi juguete sexual preferido del año.

Tiene tres motores separados y, sí, es intenso. La vibración interna nunca ha sido importante para mí (sí la critoriana y todo eso), pero entre la forma, que es como un dedo que se curva dentro de ti pero mejor, y la calidad de las vibraciones, me he vuelto creyente. Justo antes de encenderlo, siempre estoy en plan: "No es posible que las vibraciones sean tan viscerales, resonantes y buenas como las recuerdo. Prepárate para la decepción." PERO SIEMPRE LO SON. Uno de los patrones de vibración, una pulsación constante de tambor, hace que el juguete se note como si estuviera empujando dentro de ti sin tener que moverlo.

Sin mencionar que tiene una *pequeña* protuberancia que realmente coincide con mi anatomía, de manera que obtengo estimulación interna y externa al mismo tiempo. Por supuesto, todo el mundo es diferente, pero si te han decepcionado los vibradores conejito y siempre terminas sintiéndote como si te estuvieras apuñalando el clítoris cuando intentas usarlos, podría pensar en probar el iRipple.

Consíguelo en Shop Doc Johnson por 79,99 $.

2. El We-Vibe Touch, un delicioso y simple vibrador para el clítoris con una forma genial y vibraciones aún mejores.

We-Vibe

Cuando se trata de vibraciones soy bastante exigente; me gusta un tipo específico de vibración profunda y resonante y siempre me inclino por las configuraciones más poderosas que no son para las débiles de corazón/clítoris. Tengo mi viejo Magic Wand recargable, que establece el estándar de las vibraciones fuertes y, muchas veces, otros vibradores externos son demasiado zumbones, demasiado débiles o hacen demasiadas cosquillas en comparación. DICHO ESO, el Magic Wand es, a veces, una bestia enorme para llevarlo y por eso siempre estoy a la caza de algo más pequeño que esté a la altura de las circunstancias.

EL WE-VIBE TOUCH ES ESE JUGUETE. Tiene un poderoso efecto para un vibrador que cabe en la palma de la mano (realmente cómodo, añadiría, gracias a la sedosa silicona mate). No, no es tan bueno como algunos de mis juguetes más grandes, pero cuando no te apetece acarrearlos contigo, es una alternativa satisfactoria.

Además de la vibración, es puntiagudo y tiene una hendidura en la parte inferior, así que tienes la opción de usar una estimulación más específica y presión difusa. Y siempre es agradable tener la opción de ~cambiar~.

Consíguelo en Amazon por 50,88 $.

3. El Dame Fin, que es un vibrador versátil que te pones entre los dedos y que hace que el juego con el juguete sexual se vuelva realmente natural e íntimo.

Dame Products

No creo que los juguetes sexuales sean por naturaleza menos íntimos, pero es importante poder controlar el contacto y la vibración con la misma destreza que con los dedos. Puedes ajustar la presión y velocidad del contacto de un modo más natural, lo que, además de hacerlo más intuitivo, también hace que sea menos intrusivo.

Admitámoslo, ese es principal argumento para su venta. Aparte de eso, es muy simple: tres velocidades de vibración, sin patrones, sin vibraciones muy profundas y no tan silencioso como me gustaría. PERO aún así lo recomiendo si buscas un vibrador para el dedo porque lo que hace bien, lo hace realmente bien.

Consíguelo en Dame por 75 $.

4. El b-Vibe Rimming Plug Petite, que usa burbujas rotatorias en el cuello del tapón para simular el beso negro.

b-Vibe

Me gustan las cosas para el culo, pero soy muy novata en cuanto a penetración, lo que significa que no hay una gran variedad en mi barco cuando se trata de juguetes anales. En realidad, no hay un *montón* de innovación en cuanto a juguetes anales en general, así que cuando escuché que había un tapón que también simulaba el beso negro, pedí uno para probarlo enseguida. Pero en ese momento no tenían en existencias la versión Petite y ESTO ES LO QUE ME DIERON:

Anna Borges

No hace falta decir que este no es un tapón para principiantes, así que dejé de lado mis sueños de beso negro sin pareja. PERO ENTONCES, b-Vibe apareció con el Petite. Llegó, era algo menos intimidatorio y cumplió.

¿Se parece en realidad a un beso negro? No, en realidad no, pero es una sensación bastante diferente a un tapón que solo tiene un vibrador en el cuello y, sí, es tremendamente bueno.

Consigue b-Vibe por 145 $. (AUNQUE en la fecha de publicación también puedes conseguirlo rebajado en GroupOn por 119,99 $.)

5. El Doc Johnson iWand, que es un juguete de masajes de tamaño perfecto que se calienta pero no de un modo que dé miedo.

Doc Johnson

El iWand es otro juguete de la línea iVibe Doc Johnson (como el iRipple de arriba). Es un aparato para masajes con calor del que temía que me derritiera el clítoris (no confío en los juguetes que se calientan), pero resultó ser el juguete perfecto para una fría noche de invierno cuando mi obsoleto radiador no funciona. Con los vibradores no sueles tener la opción de jugar con la temperatura, dado que es más común en dildos hechos con materiales como metal o cristal que retienen el calor o el frío, así que el iWand proporciona una combinación excelente.

Aparte de eso, no es muy elegante y no cuenta con todas esas florituras que provocan orgasmos, pero no es demasiado grande ni demasiado pequeño (una bendición en un aparato de masajes, puesto que la mayoría son enormes) y, bueno, a veces es agradable tener un poco de calor vibrador en la vulva. O, para ser sincera, en tus hombros y espalda. VALE, ES MULTIUSO.

Consíguelo en She Vibe por 89,99 $.

6. El Satisfyer Pro Deluxe, que es una pequeña máquina de orgasmos por succión que prácticamente no requiere trabajo.

Satisfyer

Hay varios Satisfyers diferentes entre los que elegir y los he probado todos. El Pro Deluxe sigue siendo mi preferido porque prefiero agarrar algo redondo en vez de tener que usar un asa, lo que puede resultar algo raro. Pero obtienes la misma función con cualquier producto Satisfyer: una estimulación de sexo oral ~ondas de presión~ diferente de la sensación que notas con un vibrador.

No bromeo cuando digo que esta cosa no requiere ningún trabajo. Con los vibradores puedo llegar a estar excesivamente estimulada así que, generalmente, termino teniendo que recalibrar un poco. Pero con esta cosa, no es broma, puedes tan solo ponértelo en el clítoris, tumbarte y esperar. No os mentiré, para mí, los orgasmos inducidos por el Satisfyer pueden ser un poco... ¿aburridos? Hay algo estéril y poco sensual en lo fácil que es, PERO está en la lista porque, escucha, algunas noches no tienes ganas de esforzarte y un orgasmo garantizado es un orgasmo garantizado.

Dicho eso, si quieres cambiar las cosas, encuentro que tumbarme boca abajo con esto entre la piernas y apretar y soltar los muslos hace que el juguete me resulte aún más agradable. ES SOLO UN CONSEJO.

Consíguelo en Satisfyer por 49,95 $.

7. El NJoy Pure Wand, que es el juguete que me convenció de que todo el mundo debería tener metal en su cajón de juguetes sexuales y es también el primer juguete que me ha hecho chorrear.

nJoy

Este juguete es bastante legendario, así que estoy aquí para decirte que lo que has oído es cierto. Estos 700 gramos de acero inoxidable de calidad médica son los principales jugadores en la estimulación del punto G. Se balanceará contra tu punto G y te mostrará nuevos niveles de satisfacción. En serio. Según lo que te guste (especialmente cuanto aguante del punto G tienes) puedes usarlo tocándolo ligeramente y empujándolo o algo intermedio y la estimulación que obtendrás irá de "placer intenso e imparable" a "placer MÁS intenso y imparable".

Seguramente piensas que exagero. Pues no. ADMITIRÉ que probablemente no es así para todo el mundo, pero por mis observaciones, una experiencia habitual con Pure Wand es:

Paso uno: dudar es poder

Paso dos: probarlo por curiosidad

Paso tres: que se estremezca tu mundo/punto G

La persona que me recomendó Pure Wand dijo lo mismo: tienes que experimentarlo por ti misma porque va más allá de las palabras. Así que diré esto: si eres fan de la estimulación del punto G o piensas que el orgasmo con penetración es una bestia esquiva e imaginaria, seguramente Pure Wand valga la pena.

Consíguelo en Amazon por 79,95 $.

¡Por otro año de ahogar el terror existencial con orgasmos!

Este artículo ha sido traducido del inglés.

Want to be the first to see product recommendations, style hacks, and beauty trends? Sign up for our As/Is newsletter!

Newsletter signup form