back to top

22 Secretos que los empleados de las guarderías de perros nunca compartirán contigo

Es más que un trabajo "adorable"

publicado

1. Trabajar en una guardería es bastante genial, pero no hay nada más denigrante que el que alguien se refiera a tu trabajo como "adorable".

carterse CC / Via Flickr: australianshepherds

2. Para ser honestos, la mayor parte del trabajo es en realidad limpiar lo que hacen los perros.

Via giphy.com

3. Y limpiar caca es endemoniadamente estresante porque alguien siempre está tratando de comérsela o rodar sobre ella.

Tony Alter CC / Via Flickr: 78428166@N00

4. La parte más horripilante del trabajo es intentar entrar y salir por las puertas sin desatar una poderosa estampida.

NFL / Via giphy.com

5. Uno de tus brazos está siempre dolorido al final de la jornada por tanto lanzar pelotas de tenis.

Matt McGee / Via Flickr: pleeker

6. Podrías hacerte un abrigo con la cantidad de pelos que llevas a tu casa después del trabajo.

Via giphy.com

7. Y no puedes ir a ninguna parte después del trabajo sin ducharte porque el olor a perro es demasiado fuerte.

Matt Miller CC / Via Flickr: pug

8. Si no te asignan a tu habitación para perros preferida durante el día, tu turno está básicamente arruinado.

instagram.com

9. Y la habitación para perros pequeños es siempre la más alocada porque son chiquitos y SABEN que pueden salirse con la suya.

instagram.com

10. Los perros también forman hermandades, así que a veces la guardería se siente como una escuela secundaria.

instagram.com

Argh, los golden retrievers tienen que dejar de buscar jugar a lanzar la pelota.

11. Cuando la gente trae en perros que no están bien entrenados, no es tan divertido para ti o los perros.

Via giphy.com

12. Así que tienes que pasar mucho tiempo enseñándoles a todos órdenes y buenos modales para que puedan jugar sin peligro.

instagram.com

13. Y siempre hay que un "coqueto" en serie que ama acosarte a ti y a los otros perros.

MTV / Via giphy.com

14. Cuando los perros comienzan a ponerse un poco demasiado ruidosos, gritas "¡¿QUIEREN IR A PASEAR?!" para pararlos en seco.

Via giphy.com

15. Cuando conoces a los padres de tu perro favorito, les dejas notorias pistas acerca de tu deseo de que te hagan invitaciones para ir a jugar.

ABC / Via giphy.com

16. La gente envía a sus perros a la guardería junto a listas de aperitivos increíblemente extravagantes, y tú como que desearías que te mimaran así también.

Via giphy.com

Milk-Bone a las 10, Greenies al mediodía, el cuero crudo se remoja en caldo de pollo caliente durante 30 minutos y luego se sirve en un plato frío a las 14:00.

17. Albergas un amargo resentimiento hacia las personas que se paran en la puerta y sacan de quicio a los perros al quedarse mirándolos con caras de idiotas.

huntingdesigns CC / Via Flickr: huntingdesigns

18. Te golpeas la frente con la mano muy fuertemente cuando los padres se enojan porque sus perros han de volver a casa sucios.

Jennifer Pack CC / Via Flickr: petitshoo

19. Pasas la mitad del día tomándote selfies con los perros de otras personas.

instagram.com

20. Y el fondo de pantalla de tu teléfono definitivamente consiste en una foto de un perro que no es ni siquiera tuyo.

instagram.com

21. Quieres traer a casa a todos los perros que llegan a la guardería cada día para que puedan pasar más tiempo con humanos.

Chisel Wright CC / Via Flickr: chiselwright

22. A pesar de que se supone que debes estar parado y jugando, secretamente los abordas para abrazarlos durante un tiempo también.

instagram.com

23. Albergas un poquito de amargura hacia los padres del perro cuando ellos se llevan a tu mejor amigo lejos de ti al final del día.

Stage 6 Films / Via giphy.com

Pero siempre y cuando puedas ver a tus pequeños amigos peludos de nuevo, todo está bien.

Via giphy.com