back to top

Cómo hacer el mejor espagueti con salsa roja

Porque los tomates en lata siempre están en temporada.

publicado

Así que, has comido espagueti con salsa roja antes. Tal vez la salsa vino de una lata. Tal vez hiciste tu propia salsa.

Pero ¿has hecho *ESTA* salsa?

Tiene un ingrediente secreto muy especial que mejorará la calidad de tu vida/pasta.

Aquí está lo que necesitarás:

Para la receta completa, ve al final de esta publicación.
Lauren Zaser / Via BuzzFeed

Para la receta completa, ve al final de esta publicación.

Primero, hablemos acerca de las anchoas (ALERTA DE SPOILER: el ingrediente secreto). Están en esta salsa para darle un sabor más profundo y complejo. Y sé lo que estás pensando: no, tu salsa de tomate no sabrá a pescado.

Las anchoas de alta calidad también son mucho más suaves que las baratas, así que saca ese dinero extra y consigue una buena lata o frasco.  Puedes encontrar buenas anchoas en la mayoría de las tiendas.
Lauren Zaser / Via BuzzFeed

Las anchoas de alta calidad también son mucho más suaves que las baratas, así que saca ese dinero extra y consigue una buena lata o frasco.

Puedes encontrar buenas anchoas en la mayoría de las tiendas.

1. Comienza aplastando los dientes de ajo con la hoja de tu cuchillo. Esto quita la piel y aplana los dientes, lo que hace que sean más fáciles de cortar.

Lauren Zaser / Via BuzzFeed

2. Después, presionando con una mano en la base del cuchillo y con la otra la punta, usa un movimiento de balanceo para cortar finamente el ajo.

BuzzFeed

3. Para cortar finamente la cebolla, córtala a la mitad por todo lo largo. Después coloca el lado cortado hacia abajo y corta la raíz.

BuzzFeed

4. Después haz de 3 a 4 cortes transversales y de 4 a 5 cortes longitudinales. Cuando cortes a través de ella tendrás pequeños pedacitos de cebolla.

BuzzFeed

Esta salsa no se hace puré, así que es importante que la cebolla esté muy pequeña.

5. Después, coloca los tomates en un recipiente grande. Después aplástalos todos.

BuzzFeed

*Puedes* usar un pasapures o un procesador de alimentos, pero en lo personal encuentro esta parte del proceso SUPER divertida.

6. Deben verse muy aplastados, con unos cuantos pedazos flotando alrededor de ellos.

Puedes comprar tomates aplastados, pero me encanta la textura ligeramente más gruesa que se obtiene cuando los aplastas tu mismo.
Lauren Zaser / Via BuzzFeed

Puedes comprar tomates aplastados, pero me encanta la textura ligeramente más gruesa que se obtiene cuando los aplastas tu mismo.

7. Ahora calienta el aceite de oliva y la mantequilla en una cacerola grande con fondo grueso a calor medio. Añade las cebollas y el ajo y sazónalos con sal y pimienta.

BuzzFeed

8. Una vez que la cebolla se vea bien y suave (pero no dorada), añade las anchoas.

BuzzFeed

La lata (o frasco) entero. ¡Sólo échalas dentro!

9. Una vez que las añadas, literalmente se desvanecerán.

BuzzFeed

¿Ves?

10. Después, añade las hojuelas de pimentón y la pasta de tomate.

BuzzFeed

11. Cuece la pasta de tomate, agita ~constantemente~ durante algunos minutos hasta que se ponga rojo ladrillo brillante. Las azúcares comenzarán a caramelizarse, lo que le dará a tu salsa un increíble sabor profundo e intenso.

Lauren Zaser / Via BuzzFeed

12. Después añade el vino, raspando cualquier pedazo que haya comenzado a oscurecerse en el fondo. Y no olvides servir para ti una copa de vino. Te la mereces.

BuzzFeed

Inserta broma materna aquí.

13. Cocina hasta que el vino se reduzca a aproximadamente la mitad (esto sólo te tomará más o menos unos dos minutos). Después añade los tomates aplastados.

BuzzFeed

14. Llena una de las latas de tomate vacías con agua y añádela a tu salsa. Después usa la lata para colocar la cuchara para que no haya salsa *por todas partes*.

BuzzFeed

Añadir agua permite que tu salsa se cocine durante un largo tiempo, desarrollando el sabor, dejando que todo se mezcle bien y que los ingredientes se encuentren unos con otros en la olla. También mantiene la consistencia de la salsa en vez de convertirle en tu vieja pasta espesa.

15. Deja que este chico malo se cocine A FUEGO LENTO durante una hora y media o dos horas.

Debes ver unas cuantas burbujas pequeñas, no como cuando está a punto de ebullición o nada, ¿ok?
Lauren Zaser / Via BuzzFeed

Debes ver unas cuantas burbujas pequeñas, no como cuando está a punto de ebullición o nada, ¿ok?

¡Hiciste salsa! Puedes congelarla o refrigerarla si la preparaste con anticipación O proceder con la pasta ahora. De cualquier forma, se congela muy bien y probablemente deberías tener un poco en el congelador en todo momento.

16. Si vas a seguir adelante con la pasta ahora, quita 2 tazas de salsa de la olla para servirla en la mesa (a algunos les gusta con mucha salsa) O para congelarla y comerla después.

Lauren Zaser / Via BuzzFeed

17. Cuece la pasta en una olla grande de agua hirviendo con sal hasta que esté cocida ("al dente").

BuzzFeed

18. Una vez que la pasta esté lista, añade la pasta a la salsa. A mi me gusta sólo sacar la pasta de la olla con unas tenazas y ponerla directamente en la salsa.

Lauren Zaser / Via BuzzFeed

19. Mezcla todo junto, asegurándote de que toda la pasta se cubra uniformemente.

Lauren Zaser / Via BuzzFeed

20. Cocínala durante unos minutos. Esto dejará que la pasta absorba la salsa, lo que la hará exponencialmente más deliciosa.

Lauren Zaser / Via BuzzFeed

21. Sírvela con esa salsa de tomate extra y MONTONES de queso parmesano rallado.

Lauren Zaser / Via BuzzFeed

Es decir... MONTONES DE QUESO.

BuzzFeed

Espagueti con salsa de anchoas

Por Alison Roman

8 porciones

2 latas (28 oz.) de tomates enteros San Marzano

¼ de taza de aceite de oliva

2 cucharadas de mantequilla sin sal

8 dientes de ajo finamente picados

1 cebolla grande, finamente picada

Sal y pimienta Kosher

1 lata o frasco (2–3-oz.) de anchoas (el tamaño varía)

1 cucharada de hojuelas trituradas de pimentón

½ taza de pasta de tomate

½ taza de vino tinto seco

1 libra (aprox. 450 g) de espagueti o la pasta que quieras

Un trozo de queso parmesano para rallar

Coloca los tomates en un bol grande y profundo (o una olla, eso funciona también). Usando las manos, aplasta los tomates. Es decir, de verdad aplástalos mucho. Incluso puedes ponerlos en una licuadora o procesador de alimentos, pero en lo personal disfruto este proceso. No deben quedar pedazos grandes, sólo un espeso puré de tomate.

Calienta el aceite de oliva y la mantequilla en una olla mediana o grande a calor medio. Añade el ajo y la cebolla y sazona con sal y pimienta. Cocina, agitando ocasionalmente hasta que la cebolla esté totalmente suave pero no dorada, alrededor de unos 10 minutos. Esto debe ocurrir lentamente, se llama *sofreír* la cebolla. Esto permite que se cueza bien y que se ponga muy suave sin caramelizarse.

Añade todas las anchoas y cualquier aceite con el que estén empacadas. No te preocupes por cortarlas, literalmente se disolverán en el aceite (tan increíble, ¿verdad?).

Cocina esto, agitándolo ocasionalmente hasta que hayan desaparecido en el aceite, alrededor de 2 minutos.

Añade las hojuelas trituradas de pimentón y mueve todo, sólo para tostar un poco las hojuelas de pimentón.

Añade la pasta de tomate y cocina hasta que se ponga color rojo ladrillo brillante, alrededor de 4 minutos (esto es caramelizar los azúcares en el tomate, lo que le dará un sabor realmente grandioso y liberará el sabor a tomate crudo).

Añade el vino y cocina esto por alrededor de un minuto, sólo para quemar el alcohol.

Añade los tomates, los jugos y todo y revuelve todo junto, asegurándote de raspar el fondo de la olla para obtener todas esos trozos buenos. Llena una de las latas de pasta de tomate vacías con agua y añádela a la salsa.

Baja la lumbre a media-baja y cocina la salsa durante 1 ½ a 2 horas. Quieres que hierva a fuego lento: sólo deben haber unas cuantas burbujas aquí y allá. Quieres cocer esta salsa a fuego realmente bajo y lento. Si la lumbre media-baja es demasiado caliente (cada estufa es diferente) baja la lumbre a baja. Revuelve cada 30 minutos más o menos, pero la mayoría del tiempo puedes sólo ignorarla. Ahora sirve alrededor de 2 tazas de salsa: esto es lo que se conoce como tu "salsa extra". Sírvela junto con la pasta o congélala para después.

Para servir, cuece el espagueti (o la pasta que quieras) en una olla grande de agua hirviendo con sal. Escurre la pasta y añádela a la salsa. Sírvela justo de la olla o transfiérela a un bol para servirla. De cualquier forma, asegúrate de que la gente ralle montones de queso parmesano en ella cuando se la sirvan. Sirve junto con la salsa extra.