back to top

13 Cosas que puedes hacer por tu amiga con depresión posparto

Estas son algunas cosas que puedes hacer para ayudar.

publicado

La depresión posparto es tan grave e indiscriminada como la depresión normal. Puede afectar a cualquier nueva mamá y es difícil de procesar, diagnosticar, entender y tratar. Puede ser una situación confusa no solo para la nueva mamá sino, también, para quienes la rodean. Si sospechas que tu amiga tiene depresión posparto, aquí te presentamos algunas cosas que puedes hacer para ayudarla.

1. Pregúntale si tiene depresión posparto.

Flickr: maggyvaneijk

Es fácil que las nuevas mamás confundan la DPP con cansancio o nostalgia por el bebé y normalicen sus pensamientos y conductas atemorizantes. Si tu amiga parece estar mostrando los síntomas de DPP, entonces pregúntale: ¿Crees que podrías tener depresión posparto? Un médico general a menudo utiliza la Escala de Edimburgo para diagnosticar la depresión en una nueva mamá, y, además de ayudar a tu amiga a diagnosticar y tratar la condición, también puede ser un gran consuelo que un profesional reconozca que algo no anda bien. Ofrécele acompañarla: Pronunciar las palabras en voz alta a mi propio médico general fue una de las cosas más aterradoras que he hecho en mi vida, pero, a partir de ahí, las cosas mejoraron.

2. Dile que todo está bien.

pexels.com

Alrededor del 10 al 15% de las nuevas mamás desarrollan DPP, y es importante saber que no hay nada de qué avergonzarse. Drew Barrymore la tuvo; Stacey Solomon la tuvo; yo la tuve. La apertura y la honestidad en ese momento fueron esenciales, y las amigas que habían pasado por algo similar o estaban pasando por ello fueron una cuerda salvavidas. Además del hecho de que fueron compasivas, disfruté el consuelo que da estar juntas y reír sobre lo enojadas que estábamos. Eso me hizo sentir un poquito más normal.

3. Insiste en ayudar.

pexels.com

Muy a menudo, el mundo, incluso para una mamá con DPP, puede verse mucho más positivo después de un par de horas de sueño y una prolongada ducha caliente. Para mí, poder lavarme el cabello o tener una casa limpia podía dejarme sintiendo revitalizada durante varios días.

Ofrécete a cuidar al bebé de modo que ella pueda volver a la cama, o si no quiere dejar a su nuevo bebé, haz algo útil por ella, como limpiar la cocina. Probablemente dirá que no quiere que lo hagas, pero persevera: Trata de no aceptar un no por respuesta.

Publicidad

4. Haz sus mandados.

Eric Bailey/ pexels.com

Cuando tienes depresión posparto, hasta la más pequeña tarea fuera de casa puede parecer insalvable, así que eliminar los mandados de la lista de cosas por hacer de tu amiga puede significar quitarle un gran peso de encima. Desde ir a comprar los víveres hasta ir a la Oficina de Correos y cambiar un foco fundido, cada pequeño detalle ayuda enormemente.

A mí solía aterrarme visitar tiendas concurridas cuando estaba en mi punto más bajo. Como no tenía confianza en mí misma ni el deseo de ver a otras personas, solía ser una dura experiencia. Los visitantes que llegaban con leche y pan eran promovidos a un estatus divino.

5. Consiéntela.

blurtitout.org

Las flores son la opción evidente para animar a una amiga con DPP, pero tener que deshacerse de los pétalos marchitos puede ser otra labor que agregar a la pesada lista de cosas por hacer. Prueba regalos alternativos que estén dirigidos a consentir y sanar: las cajas de Don't Buy Her Flowers son, específicamente, para mamás, y Buddy Boxes de la fundación Blurt son para quienes necesitan un estímulo.

Para mí, tenía que ver con cuidarme y amarme: pintarme las uñas, pintarme las cejas, ponerme un nuevo lápiz labial. Desde que hice una pausa en mi carrera para tener a mi bebé sentí que había dejado de existir fuera del papel de "mamá", así que el hecho de recordar ponerme primero a mí durante un par de horas me hacía sentir humana nuevamente.

6. Habla con su pareja.

pexels.com

La DPP puede ser algo confuso y molesto para cualquiera, incluyendo para la pareja de la nueva mamá, a quien puede dificultársele entender o ayudar. Estar sola en casa con un bebé todo el día es algo que aísla a la nueva mamá, especialmente si alimentar o poner a dormir es un conflicto.

A menos que hayas visto a la madre de un bebé recién nacido, es difícil darte cuenta de lo demandante que es el bebé, tanto física, como mental y emocionalmente, y sin este entendimiento puede ser fácil que una pareja se distancie. Háblale sobre las cosas prácticas que pueden hacer juntos para ayudar a tu amiga y asegúrate de que esté pudiendo lidiar también con los cambios que trae un nuevo bebé.

7. Recomiéndale recursos.

morethantoast.org

La depresión posparto es una enfermedad que aísla y es fácil sentirse sola, así que puede ser un enorme consuelo leer acerca de las experiencias de otras mamás o, incluso, escribir sobre ellas. Yo me la pasé escribiendo durante mi experiencia de depresión posparto, tal y como lo hizo la editora de revistas del blog Not Another Mummy. El apoyo entre pares a través de grupos como #PNDhour en Twitter es también invaluable.

Publicidad

8. Habla.

Flickr: petrolly / Via Creative Commons

Algunas veces, una breve plática puede marcar una enorme diferencia. Anima a tu amiga a platicar sobre cómo se siente y cómo le está yendo con la maternidad.

Si se siente incómoda hablando contigo acerca de su depresión posparto, entonces dirígela a PANDAS (las siglas de Pre And Post-Natal Depression Advice and Support: Apoyo y consejo sobre depresión pre y posparto) que ofrece una línea de ayuda gratuita y grupos de apoyo a lo largo de todo el país.

9. Di "Te quiero. Vas a superar esto".

Ed Gregory/ pexels.com

Cuando estás en medio de la DPP, es fácil hacer que el mundo sea tu enemigo y sentir que vas a estar así por siempre. Mis días estaban llenos de muchas emociones negativas -tristeza, sensación de ineptitud, ansiedad- y, simplemente, no podía ver cómo salir de mi agujero de salud mental. Sin embargo, ocurrió: miro hacia atrás y veo lo desequilibrada que me sentía hace tres años y lo mucho que he avanzado hasta ahora, y estoy muy orgullosa de haber luchado para salir de la depresión con la ayuda de mis hermosos hijos, padres y amigos.

Hazle saber a tu amiga que esto también pasará y que la quieres y la apoyas. Dale un abrazo mientras se lo dices.

10. Ayúdala a sentirse humana.

Flickr: maggyvaneijk

Es tan fácil que una nueva mamá quede tan absorbida por sus responsabilidades cambiantes en la vida que se olvida de quién fue alguna vez. ¿Qué disfrutaba hacer para consentirse antes de dar a luz? ¿Un corte de cabello? ¿Salir a comer? ¿Una clase de yoga? Hazle una reservación y ofrécete a cuidar al bebé de modo que ella pueda recordar que las pequeñas cosas producen mucho placer.

Yo comencé a hacerme depilaciones del área del bikini cuando tenía DPP y, hasta hoy, sigo sintiendo que son 30 minutos bien invertidos. Pueden estar arrancándome el vello por la fuerza desde la raíz, pero es tiempo dedicado a mí y solo para mí, y eso es sumamente valioso.

11. Hazla reír.

pexels.com

Nadie quiere pasar semanas sin reír. Mándale un mensaje de texto con un video de un gatito, una broma, el emoji de la popó (¿o es un helado?), cualquier cosa que pienses que la puede hacer sonreír en un día que de otra forma sería uno deprimente. Mi forma de escape fueron esas revistas de Real Life que nadie parece comprar pero siempre encuentras en los trenes. Leer acerca del tío de alguien que hizo crecer un corazón en una caja me hacía sentir mejor acerca de mi vida.

12. Llévale comida.

Monikakita/ pexels.com

Cuando tienes DPP lo último que quieres hacer es cocinar. Llévale a tu amiga algo hecho en casa y sustancioso que solo necesite calentar: una lasaña, un estofado, un curry. Puntos extra si hay suficiente como para que sobre para el día siguiente. Todo se ve mejor con el estómago lleno.

13. Quédate en silencio.

Flickr: studiobeerhorst / Via Creative Commons

Estar presente es, a menudo, el mejor regalo que puedes dar. Quédate por ahí durante una hora, aun si solo es para ver televisión juntas en silencio (puedo recomendar a Jeremy Kyle para la versión en vivo de esas revistas de Real Life). El simple hecho de saber que estás ahí hará toda la diferencia.

Por encima de todo, tú eres quien más conoce a tu amiga. Si piensas que tu amiga tiene DPP, la paciencia, la compasión, la ayuda práctica y el amor son el orden del día: exprésalas y serás de enorme ayuda.