Ir directo al contenido

    16 recetas de pescado para esa gente que odia el pescado pero le encantaría que le gustara

    La vida a veces es un poco confusa.

    Soy una persona adulta a la que no le gusta el pescado. Sé que es complicado de entender, pero a veces pasa, y como yo hay muchas personas ahí fuera que sufren exactamente el mismo problema.

    Disney

    Sin embargo, como mucha otra gente, no me resigno a vivir eliminando de mi dieta una gran parte de los alimentos que, además, proporcionan muchísimos beneficios para mi salud.

    Pero claro, ES MUY COMPLICADO.

    FX

    Por eso, y como acto de buena fe con el resto de la humanidad, he decidido recopilar una serie de recetas que pueden ayudar a esa gente como yo, a la que no le hace nada de gracia el pescado, a mantener un porcentaje del mismo en su dieta diaria.

    Tomoyuki Tanaka

    1. Tacos de pescado al pastor.

    pizcadesabor.com

    Puede que no te guste el pescado, pero hay muchísimas probabilidades de que te flipen los tacos. Si es así, esta puede ser una solución maravillosa para que comer pescado se convierta en un placer. Con esta receta puedes utilizar cualquier tipo de pescado blanco, como merluza, bacalao, mero o cazón.

    Tienes la receta al completo aquí.

    2. Varitas de merluza caseras.

    valkicocina.com

    Puede que aunque no te guste el pescado, las varitas de merluza congeladas no te parezcan tan mal de sabor pero no las comas porque no dejan de ser un producto precocinado que no te hace pensar que estás comiendo sano. Sin embargo la cosa cambia ¡si las haces tú! Esta receta puede que no sea todo lo sana que tenías en la cabeza pero al fin y al cabo pueden sustituir de vez en cuando a los nuggets y te harán un favor.

    Sigue la receta completa aquí.

    3. Fiskekaker o pastel de pescado noruego.

    amapolaelmundoenunplato.blogspot.com.es

    Esta comida noruega que generalmente se prepara para niños (¿por qué somos todos en el fondo sino niños?) es prácticamente una hamburguesa de pescado pero sin lo peor de la hamburguesa de pescado: esa textura tan... de pescado. No tienen espinas, son fáciles de hacer y no se tarda nada y encima se sirven con mayonesa. ¿Puede haber algo mejor?

    Puedes ver la receta completa aquí.

    4. Albóndigas de merluza en salsa verde.

    directoalpaladar.com

    De nuevo, si uno de tus problemas al comer pescado es la textura, esta receta de albóndigas puede ayudarte con eso. Además, no te esperes ese fuerte sabor a pescado que te genera rechazo, el vino de Jerez, el perejil y el ajo se encargan de que su sabor sea muy parecido al de unas albóndigas tradicionales. Perfectas para el tupper de la ofi.

    Puedes ver la receta completa aquí.

    5. Mini hamburguesas de salmón.

    directoalpaladar.com

    Para empezar, entra por los ojos, porque ¿a quién no le va a apetecer una hamburguesa? Pero además, el hecho de no tener espinas y de la suavidad y jugosidad del salmón hace que la textura sea muy agradable. Si aún así el sabor atún te sigue pareciendo demasiado pescado, puedes probar siempre con atún, que aunque es menos jugoso quizá te resulte más fácil de comer.

    Puedes ver la receta completa aquí.

    6. Cazón en adobo.

    rtve.es

    En general, el pescaíto frito es siempre una buena opción si no te gusta el pescado. El sabor del pescado suele ser suave y la fritura hace que ese gusto a mar que tan poco nos agrada se camufle. Pero el cazón en adobo es el rey del camuflaje. El propio sabor del adobo tapará cualquier otro sabor y la textura del cazón es suave y agradable.

    Puedes ver la receta al completo aquí.

    7. Pescado a la pizza.

    cocinerosargentinos.com

    Uno de los mejores trucos para comer algo que no te gusta pero que sientes que debes comer es usarlo como base para pizza. Pasa con el brócoli o la coliflor e igualmente pasa con el pescado. Nada con tomate y mozzarella puede estar malo.

    Tienes la receta al completo aquí.

    8. Atún en salsa de curry rojo.

    gastronomiaycia.republica.com

    El atún es uno de nuestros mejores amigos cuando no nos gusta el pescado porque en realidad yo tengo la teoría de que el atún no es en realidad pescado, es otra cosa. El caso es que si además lo combinamos con una salsa potente y a su vez deliciosa como el curry rojo, el resultado es apto para todos los paladares.

    Sigue esta riquísima receta aquí.

    9. Este sencillo flan de merluza al vapor.

    clara.es

    La merluza también es otro de nuestros mejores amigos cuando queremos comer pescado pero nuestra alma tiene miedo. Pero nada de esos palitos de merluza congelados, hay otras formas de comerla mucho más originales y sanas, como este flan de merluza al vapor. Puedes seguir la facilísima receta aquí.

    10. Esta suave y deliciosa crema de ahumados.

    elagoradeangeles.com

    Si te encantan las cremas pero no te ves con fuerza para enfrentarte a una crema de marisco tradicional, puede que esta crema en la que el ahumado es el principal protagonista sirva para camuflar el sabor a pescado que no te gusta. Además, la cebolla, el tomate, el pimiento y la guindilla ayudarán a darle ese sabor casero que tanto te gusta en cualquier crema para que sea tu nuevo plato favorito.

    Tienes la receta competa aquí.

    11. Estos crujientes bocados de sardinas a la andaluza.

    Podría parecer que las sardinas no son la mejor opción para alguien a quien no le gusta el pescado, pero lo cierto es que esta receta es más que apta para todos los públicos. La textura crujiente del rebozado y el sabor a limón hacen que solo percibamos un ligero y agradable sabor a sardina. Tienes la receta completa en este blog.

    12. Estos resultones rillettes de trucha

    gastronomiaycia.republica.com

    Si tienes invitados en casa y quieres ofrecerles un plato que lleve pescado pero que también puedas comer tú, estos rillettes pueden ser la opción perfecta. Normalmente están elaborados de carne, pero en este caso optamos por una versión ligera con trucha que se puede hacer en menos de 20 minutos.

    Sigue la receta paso a paso aquí.

    13. Este riquísimo carpaccio de bacalao con olivada de aceitunas y anchoas.

    clara.es

    ¿Pescado crudo para alguien a quien no le guste el pescado? Pues sí, vamos a por el triple salto mortal. Sobre todo porque con el bacalao y su sabor salado, esa esencia del pescado que nos disgusta desaparece casi por completo, además de que el fuerte sabor de la olivada nos dará como resultado un plato apto para los más escépticos y perfecto para llevar una sana dieta mediterránea.

    Sigue la receta aquí.

    14. Esta fresca ensalada de sardinas.

    clara.es

    Cuando la combinamos con otros ingredientes de sabor potente, como el queso de cabra, el vinagre o el ajo, la sardina puede ser una de nuestras mejores aliadas. Podemos utilizar sardinas en escabeche que camuflará todavía más el sabor a pescado y tendremos una receta ligera, sana y perfecta para el verano.

    Puedes encontrar todos los ingredientes de esta receta aquí.

    15. Estos tradicionales buñuelos de bacalao.

    elpetitchef.com

    Al igual que las croquetas, los buñuelos son una de las opciones clásicas para camuflar el pescado en nuestras recetas. Al tratarse de una fritura, conviene no abusar, pero cada cierto tiempo podemos disfrutar de esta delicia tradicional que sabrá a los veranos en casa de tus abuelos y que saborearás sin pensar siquiera que lo que estás comiendo es pescado.

    Tienes la receta paso a paso para que los hagas fácilmente aquí.

    16. Este cremoso paté de atún.

    cuuking.com

    ¿Por qué empeñarse en comer pescado en la cena o en la comida cuando puede ser perfectamente una merienda? Hay muchas opciones de paté de atún procesado, pero una vez que te des cuenta de lo fácil que es hacerlo tú mismo y lo rico que está (pese a ser pescado), no vas a volver a cogerlo del súper. Además, si no te flipa el atún siempre puedes jugar con las especias para suavizar su sabor.

    Sigue la sencilla receta aquí.